consejos cómo mejorar la comprensión lectora

Cómo mejorar la Comprensión lectora: claves y trucos para mejorar

09/02/2016
Número de visualizaciones

Leer rápido resulta no sólo práctico sino también estimulante, ¿pero te has preguntado alguna vez por qué?
Porque cuánto más rápido leemos, mejor comprendemos lo que leemos. Pero… ¿qué es de verdad y cómo mejorar la comprensión lectora? Desde luego, saber de qué habla el texto, comprender lo que leemos, conocer las palabras y su significado. Relacionar unos significados con otros (que pueden estar en el mismo texto, o almacenados en nuestra memoria), interpretar el simbolismo de las metáforas que existan en el texto, captar la intención del autor, lo que es esencial para él, lo que quiere comunicarnos. Interactuar con el texto, haciéndonos preguntas al respecto, asociar otros datos, crear una estructura mental de la información que recibimos. Desarrollar una buena comprensión lectora es una de las grandes bases para la adquisición de aprendizajes más complejos. Muchas veces, los problemas de comprensión lectora se originan en la infancia ¿lo sabías?

Durante mucho tiempo se ha creído en la escuela, que en la lectura, lo que se hace es convertir los grafemas (la forma de la letra) en sonidos, y ya está. Pero no. La lectura es una actividad multidimensional y compleja.

Cómo hacer una representación mental

Fíjate cuántas acciones mentales hay qué hacer: Primero, crear una representación mental de la situación que evoca el texto (si habla sobre barcos, o guerras, o vestidos…)

Para hacer esta representación mental, el lector necesita:

  • Identificar los grafemas (formas de las letras) y transformarlos en sonidos
  • Hacerse una representación de estos sonido (saber a qué palabra exacta se refiere)
  • Acceder a los diferentes significados de esa palabra
  • Seleccionar el que es apropiado al contexto
  • Distinguir los valores sintácticos (quién es el sujeto, el predicado…)

Elaborar el significado de las frases y también del significado global del texto, a través del conocimiento del mundo que tiene el lector (por ejemplo, si el texto trata sobre barcos y el lector no conoce apenas nada de este mundo, le costará mucho comprender lo que explica, puesto que le faltará el dominio de los significados). Qué te parece, complicado ¿verdad?

Pero no debemos olvidar que nuestro cerebro y nuestra mente están preparados para realizar estas funciones con facilidad, ¡así que nada de asustarse!

En el proceso lector existe otra variable muy importante: la capacidad de escuchar. Porque leer, es también un acto de comunicación y ésta es interactiva, el autor nos explica, nos cuenta, nos describe y nosotros escuchamos. Puede ser una escucha activa (que estamos atentos, que nos hacemos preguntas al respecto, que asociamos lo que nos dice con otras cosas que ya sabemos) o puede ser una escucha pasiva, dónde dejamos la responsabilidad de la comunicación al que escribe, como si nos lo tuviera que dar todo masticado.

Cómo nuestro cerebro procesa las informaciones

Ahora, además, vamos a sumar un concepto de la PNL (Programación neurolingüística) que se refiere a las modalidades sensoriales. Todos tenemos por la biología de nuestro cerebro, tres canales para procesar la información: visual, auditivo y de sensación o cenestésico. Esto quiere decir que los datos que recibimos (lo que nos dice alguien, lo que vemos, leemos o sentimos) los pasamos por un canal favorito –que es uno de los anteriores-. Así que si tú eres auditivo (que prefieres este canal) seguramente te costará leer (ya desde el inicio de tu aprendizaje, allá cuando eras niño o niña) porque leer es fundamentalmente visual. Tú necesitarás subvocalizar para “escuchar” lo que lees. Seguramente te irá mejor leer en voz alta.

La postura que deberías asumir para leer

Y para terminar, ¿te podías imaginar que si no lees en una postura recta, le estás dando la orden a tu cerebro de que no esté activo?

Sentarse en la postura correcta, nos proporciona esta serie de mecanismos:

  • El cerebro recibe el máximo flujo de aire y sangre. Es decir, está preparado para actuar al máximo de rendimiento.
  • El cerebro alcanza su máximo poder, debido a que la energía eléctrica fluye adecuadamente hacia arriba.
  • Mi cuerpo le dice al cerebro lo que tiene que hacer. Si estoy erguido y alerta, mi cerebro también lo está. En cambio, si mi cuerpo está inclinado hacia atrás, hacia adelante o en cualquier otra postura no activa, le estoy diciendo a mi cerebro que es hora de descansar. Está demostrado que igual que el estado de ánimo influye en el lenguaje corporal, sucede también a la inversa: el lenguaje corporal influye en el estado de ánimo.
  • Los ojos pueden usar correctamente tanto la visión central como la periférica.

Cuando no estás colocando tu cuerpo en la postura favorable a la actividad mental, estás provocando –sin saberlo, claro está- que te cueste más comprender lo que estás leyendo.

Los errores chocantes de hoy, son:

  • Que no sepas escuchar activamente, que quieras que el autor te de todo-todo ya hecho, y que si no es así (que casi nunca lo es), te canses rápido y abandones.
  • Que no tengas como canal favorito para procesar la información, el visual, y por tanto vayas más despacio al leer, y por tanto al comprender.
  • Que no seas consciente de que tu postura perjudica la comprensión lectora

Sin embargo, todo error puede subsanarse. Así que:

  • Puedes cambiar tu idea de leer y comprender lo que lees y la idea que tienes de ti mismo o de ti misma. A partir de este momento puedes decidir que aprenderás eso de la escucha activa para que no te canses de leer a la primera de cambio.
  • Puedes potenciar todos tus canales sensoriales (los tienes los tres) y así ayudarte a entrar más en el visual, que te ayudará mucho a leer rápido y comprender más.
  • Puedes sentarte de manera que actives tu cerebro cada vez que tengas que leer
  • Puedes aprender a leer mucho más rápido y puedes aprender algunos trucos para comprender mejor, si sigues los artículos de nuestro Blog.

0
Categorizado en: Ciencias de la educación

2 Comentarios

  1. Lizbeth Ramirez dice:

    Leer rápido resulta no sólo práctico sino también estimulante, que curioso que miestras mas rapido leemos mas entendemos, mejor comprendemos, relacionar, interactuar, nos ayuda a desarrollar una buena comprension lectora, aveces el saber leer y comprender viene desde la infancia, la postura es relevante para una buena lectura, 

    1+
  2. DAVID AGUILAR MARQUEZ dice:

    MUY INTERESANTE….  YO SOY UNA DE LAS PERSONAS QUE NECESITO ESTARME ESCUCHANDO PARA PODER APRENDER. Y TAMBIÉN FALLABA EN LA MANERA DE COMO ME SENTABA .GRACIAS….

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto