El proceso de mediación familiar

La mediación familiar: Un proceso constructivo

19/12/2018
Número de visualizaciones

El filósofo griego Aristóteles puso de manifiesto el carácter social del ser humano. Esta cualidad hace que las personas continúen conformando comunidades aún en los entornos más hostiles. En este contexto comienza a aparecer la mediación familiar. Sin embargo, conviene advertir que debido a este aspecto tan humano los conflictos derivados de la convivencia no son un fenómeno exclusivo del ámbito familiar. Sino de todos aquellos contextos en los que las relaciones humanas confluyen.

Uno de los propósitos a la hora de formar una familia es que las relaciones entre los miembros sean equilibradas. Pero, la realidad es que, los problemas dentro de este contexto forman parte de lo cotidiano. Estos conflictos, en ocasiones, acaban desembocando en situaciones problemáticas de ruptura, separación o divorcio.

Para enfrentar estas cuestiones el campo de la mediación familiar trata de gestionar de manera no violenta la resolución de estos conflictos, incentivando la comunicación y el diálogo entre las partes implicadas. Además, este proceso de negociación se ve asistido por un tercera persona neutral. Esta, se encarga de propiciar decisiones consensuadas para la resolución del mismo. ¿Cuáles son las características del proceso mediador?, ¿es posible minimizar daños en un proceso de separación o divorcio?, ¿cuáles son las ventajas de la mediación familiar?.

¿Qué es la mediación?

Los orígenes de la mediación familiar tienen lugar en Estados Unidos. Se desarrolló en la época de los años 30, durante la Gran Depresión. Posteriormente en los años 70 aparece como disciplina de negociación comunitaria y familiar.

Mediación familiar como alternativa

El enfoque mediador depende en cierta medida de la disciplina desde la que se aplica. Por lo que la mediación en el ámbito jurídico tiende a tener un carácter contractual y no terapéutico. Por otro lado, cuando la mediación es contemplada desde las ciencias humanas y sociales se convierte en un proceso para gestionar un conflicto favoreciendo la comunicación entre las personas asistidas.

Según se define en la Ley 1/2009, de 27 de febrero, reguladora de la Mediación Familiar en la Comunidad Autónoma de Andalucía: La mediación familiar se entiende como un proceso extrajudicial para la gestión de conflictos no violentos que pudieran surgir entre los miembros de una familia o grupo convivencial. Mediante la intervención de profesionales especializados que, sin capacidad de decisión sobre el citado conflicto, les asistan facilitando la comunicación, el diálogo y la negociación entre ellos, al objeto de promover la toma de decisiones consensuadas en torno a dicho conflicto.

La mediación familiar se presenta como un método alternativo al proceso judicial. Aunque las separaciones y divorcios ocupan la mayor parte de los procesos mediadores, esta práctica está destinada a todo tipo de conflictos familiares como herencias, problemas paternofiliales, desacuerdos entre las partes sobre los cuidados de los progenitores, gestión de una empresa familiar, etc.

El proceso mediador. Fases y características

Para la resolución del conflicto, durante el proceso mediador se pretende que las partes implicadas afronten de manera compartida la búsqueda de soluciones consensuadas. Para llevar a cabo la mediación es necesario tener en cuenta las diferentes fases en las que se desarrolla.

La etapa inicial es la fase de premediación. En esta, se exponen las causas que han motivado el inicio del proceso. A continuación, se concretan de manera oficial los compromisos que las personas usuarias van a adquirir. Se elaborará, también una entrevista inicial con el objetivo de profundizar y verificar de manera detallada las cuestiones que han llevado a cada una de las partes a la situación de conflicto.

La segunda etapa del procedimiento es la fase de negociación. En esta, se establecerán de manera concisa los puntos de conflicto y de acuerdo. De forma, se tratará de que las partes establezcan una vía de diálogo fluida y sólida. Esto les permitirá llegar a una solución de manera consensuada.

Características de la mediación familiar

  • La mediación familiar se identifica por tener un carácter voluntario. Es decir, todas las partes involucradas deben acudir de manera libre
  • Las partes involucradas tienen un papel protagonista en el proceso y son las encargadas de llegar a  una solución.
  • Durante el procedimiento se tienen en cuenta las emociones implicadas. Pero la persona mediadora no intervendrá en ese ámbito, siendo derivados a otra persona especialista si fuera necesario.
  • Todas las partes ganan. Ya que la solución es pactada por las partes, y por lo tanto, beneficiosa.
  • Este proceso es confidencial. Por  lo que las personas deben comprometerse a mantener la privacidad del contenido tratado en las sesiones.

Además de las características expuestas, la mediación familiar tiene ciertas ventajas frente a los litigios judiciales. En los que no se favorece el entendimiento entre las personas sino que desde un juzgado se dicta una sentencia considerada adecuada por una persona ajena al problema y el contexto en el que se desarrolla. Algunas de las virtudes de la mediación son que trata de proteger las relaciones para que no sufran un deterioro mayor. Abre vías de diálogo donde se toma conciencia de las diferentes posiciones. Se consideran las necesidades de todas las personas. Los acuerdos conseguidos son más estables debido a que las decisiones tomadas son propias.

Por último, no podemos obviar la necesidad de reflexionar sobre los problemas de la convivencia y las relaciones. Para que éstos no sean considerados como un lastre sino como una oportunidad de crecimiento. Cuando surge una dificultad es el momento adecuado para repensarnos, y sembrar la semilla de relaciones más sanas funcionales.

¿Quieres prestar ayuda en la solución de conflictos?

Si te ha parecido interesante este articulo y deseas conocer más sobre el proceso de mediación, te presentamos otros artículos similares: Además, desde INESEM te presentamos una serie de acciones formativas con las que podrás especializarte en este ámbito de forma profesional y trabajar en la asistencia personal:

Categorizado en: Intervención Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto