debate legalidad droga

¿No más drogas?La legalización de las drogas a debate

21/01/2014
Número de visualizaciones

La marihuana no es una droga más peligrosa que el alcohol o el tabaco”. Estas fueron las palabras del presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, durante una entrevista a una prestigiosa revista estadounidense. Considera que las penas impuestas a aquellas personas que consumen esta droga de origen natural son desproporcionadas e injustas. Decía Obama que “no deberíamos encerrar en la cárcel a jóvenes o individuos por largos períodos de tiempo por consumir cuando los que están escribiendo esas leyes han hecho probablemente lo mismo”.

Quienes me conocen bien, sabrán que esta es una postura que mantengo desde hace mucho tiempo. Solo puedo entender el hecho de mantener en la legalidad drogas como el alcohol o el tabaco si atiendo a motivos de interés político-económico. Es decir, considero que drogas como el alcohol o el tabaco siguen siendo legales debido a las grandes ganancias que generan para las industrias dedicadas a la fabricación y distribución de estas drogas legales, a sus beneficios multimillonarios, y a la gran recaudación que realiza el Estado del cobro de los impuestos aplicados a estas drogas.

Los daños del tabaco son dañino como la de otras drogas

Sin embargo, pese a la falta de información sobre los datos actuales, en 2010 solo el tabaco le costaba un 15 por ciento de su presupuesto al sistema sanitario. ¿Dónde está el beneficio cuando el tratamiento a los consumidores supera las cifras de la recaudación de los impuestos que se le aplican a la droga? Y dada mi experiencia profesional en el campo de la drogadicción, puedo asegurar que he conocido a personas que han sido capaces de desintoxicarse de otras drogas, en teoría más duras, como la cocaína, pero que se ven incapaces de abandonar el hábito del consumo de tabaco. ¿Por qué entonces es legal esta droga que tanto daño produce?

Prohibir las drogas no hace disminuir su consumo

Es complejo este asunto. Legalizar las drogas, o al menos regular su producción y distribución, quizá no sea la solución a todos los problemas que provocan estas, pero ¿acaso existe una solución a todos los problemas que provocan las drogas? La política predominante hasta el momento es la de perseguir y estigmatizar el consumo de estas sustancias psicotrópicas, pero ¿de qué ha servido? ¿Acaso se ha reducido el consumo de las mismas, o los problemas derivados de su consumo? Lo único que hemos conseguido es aumentar el gasto para financiar una guerra a las drogas que perdemos constantemente, pues nuevos traficantes reemplazan a los caídos, y nuevos consumidores deciden hacer lo propio. Las drogas no van a desaparecer.

Las ventajas de una hipotética legalización de drogas

Como puntos fuertes de la legalización de las drogas podríamos destacar el papel activo del Estado en su regulación, producción y distribución, siempre garantizando unos mínimos de calidad e higiene (rompiendo con la máxima de adulteración de las sustancias). Además, la reducción del gasto para combatir la droga y la recaudación de los impuestos aplicados a estas sustancias podrían destinarse a programas y campañas de concienciación y prevención del consumo, así como a educar a nuestros jóvenes en valores y en habilidades que le sirvan como herramientas para decidir por sí mismos. Todo esto en un contexto en el que la familia tomase un papel fundamental en la educación. ¿Demasiado idílico?

Otro punto fuerte es reducir el gran mercado ilegal o mercado negro que se ha generado alrededor de las drogas. Crimen organizado, o mafias si lo preferís, que compran a precios ridículos y venden multiplicando por tres cifras sus ganancias. Por supuesto, son los grandes bancos los que blanquean sus capitales, capitales manchados de sangre y polvo ilegal, pero esto no es de interés público, parece.

Analizando la situación en la que nos encontramos, con un capitalismo que agoniza necesitado de nuevos mercados que conquistar y explotar, y bajo los antecedentes de Países Bajos y de otras regiones (Washington y Colorado los de mayor repercusión), mi conclusión es que el panorama mundial va a sufrir los mismos cambios en cuanto a política de drogas se refiere. Si la droga se va a seguir consumiendo, aunque se penalice su distribución y consumo, ¿por qué no sacar un beneficio tan considerable de esta realidad?

El presidente Obama ya prepara el terreno. ¡Tiempo al tiempo!

1+
Categorizado en: Intervención Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto