que es la indefensión aprendida

Indefensión Aprendida, un reflejo de aceptación y resignación

Número de visualizaciones
11/04/2016

Casos de violencia de género, abusos… cada día información de esta índole son abordadas en las noticias televisivas o en prensa y estoy segura que en más de una ocasión y ante la impotencia y la frustración que generan este tipo de situaciones, te has planteado interrogantes a los que no has podido hallar respuesta. Después de ver noticias de este tipo muchas veces nos paramos a pensar en las víctimas y pensamos… ¿por qué no intentaron pedir ayuda? La respuesta y explicación a esta pregunta podemos encontrarla en la teoría psicológica conocida como “Indefensión Aprendida o Desamparo Aprendido”.

¿Por qué no somos capaces de reaccionar?

La Indefensión Aprendida puede manifestarse en el sujeto a través de déficits motivacionales, cognitivos o emocionales.

Cuando se manifieste a través de déficits motivacionales podremos observar un retraso en el inicio de respuestas voluntarias. Si se manifiesta mediante déficits a nivel cognitivo, el sujeto experimentará que las consecuencias son independientes de la conducta, y esto provocará que no pueda controlar la situación, hecho que le llevará a sufrir alteraciones emocionales  como consecuencia de la ansiedad y el miedo que, finalmente, terminarán dando paso, en la mayoría de los casos, al diagnóstico del trastorno depresivo.

“La Lista de Schindler”, una película de Steven Spielberg ambientada en la Segunda Guerra Mundial, reflejó el Holocausto nazi y consiguió alzarse con varios Oscar a la mejor película, guión y al mejor director. Spielberg plasmó en esta película la historia de un empresario alemán que salvó la vida a miles de judíos polacos durante el Holocuasto.

“Está bien, puedes irte, vete. Te perdono”

Una de las frases que podemos escuchar en una de las escenas de la “Lista de Schindler”. Una frase que intenta mostrar al espectador que bajo un mismo patrón de conducta, en determinadas ocasiones los judíos eran torturados o asesinados y en otras ocasiones la misma conducta no tenía consecuencia alguna. No existía una lógica entre conducta y consecuencia y este hecho ha llevado a vincular la trama de esta película con la teoría de  la Indefensión Aprendida con el objetivo de justificar la actitud pasiva de las víctimas en los campos de concentración nazi.

Cuando una misma conducta genera distintas consecuencias que no son previsibles, con el tiempo, terminan provocando la resignación del sujeto, quien finalmente, aprende que no puede hacer nada para cambiar la situación y termina resignándose y aceptándola.

Hechos como los acontecidos en esta película, hoy en día, podemos trasladarlos a otros ámbitos y situaciones sociales en las que podemos observar comportamientos de resignación o conformismo, comportamientos en los que el sujeto entra en una situación de bloqueo que no le permite intentar actuar y generar un cambio o incluso defenderse y denunciar los hechos acaecidos. Casos de violencia de género, mobbing, bullying o incluso conflictos familiares, nos pueden hacer caer en la indefensión.

“Más vale malo conocido que bueno por conocer”, un refrán popular que refleja la actitud de la que os hablo en el post de hoy, pasividad, conformismo y resignación.

Debemos luchar contra situaciones que terminen haciéndonos sentir indefensos y provoquen este tipo de actitudes que nos hagan incapaces de afrontar la situación.

Situaciones de este tipo requerirán de actuaciones que ayuden al sujeto a recuperar la confianza en sí mismo, para ello, será fundamental el apoyo y la ayuda de nuestro entorno más cercano así como la intervención profesional de un psicólogo especialista.

Anticiparnos y evitar estas situaciones desde la infancia, es una tarea obligada en la educación del niño. Muestras de confianza, incondicionalidad afectiva, igualdad, protección, refuerzo de las habilidades sociales, etc. por parte de las figuras parentales, permitirán que el niño pueda construir su propia historia apoyada en pilares fundamentales como el positivismo y la seguridad.

“Cuando no hay nada en que creer, cree en la esperanza.”

0
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto