función didáctica de la imaginación

¡Imaginación didáctica al poder!

18/03/2013
Número de visualizaciones

En entradas anteriores, hemos venido hablando del cambio que ha sufrido la imagen del profesorado durante los últimos tiempos.

Este cambio es en parte consecuencia directa de la creciente responsabilidad que se le demanda a los profesores en la actualidad y donde además de profesionales, tienen que comportarse como padres en muchos casos.

Para hacer frente a este nuevo hecho y no caer en la monotonía del docente, que mejor modo que usar un recurso del que todos disponemos: La imaginación, y más concretamente, la función didáctica de la imaginación.

Esta nos va a acompañar a lo largo de toda nuestra andadura profesional docente, vamos a poder contar siempre con ella y es necesario que no dejemos que se oxide, ya que es un recurso valioso y como he dicho antes, para toda la vida.

Pero ¿En qué consiste la función didáctica de la imaginación?


Imaginación didáctica significa tener capacidad de relacionar los contenidos o las secuencias didácticas con hechos novedosos o motivadores, que consigan “enganchar” a nuestros alumnos. Esto es la clave del proceso enseñanza-aprendizaje.

Dentro de esta imaginación existen variantes que pueden ayudarnos también a la hora de poner en práctica nuestros conocimientos. Algún ejemplo de esto podría ser planificar las actividades de un modo más entretenido o imaginativo, para así hacer entrar al alumno en la dinámica de la clase.

Las posibilidades son tantas como queramos. Podemos encontrar muchas maneras de convertir una clase sin fundamento, por así decirlo,  en una historia apasionante, con fuerza, que haga que nuestros educandos se interesen por saber más de lo que les estamos contando.

A veces se nos olvida lo fundamental que es la imaginación y su función didáctica, que lo importante no son los contenidos,  sino el modo en el que se imparten, la forma en la que se enfrenten los aprendizajes que queremos causar en nuestros alumnos.

Muchas veces las huellas que dejamos en nuestros educandos van más allá de un período de tiempo o de un aula y que esto suceda o no, depende de nosotros mismos y de nuestros recursos para lograrlo.

El cielo es el límite así que ¡Imaginación al poder!

1+
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto