españa: aumentan los hogares unipersonales

Hogares unipersonales: la soledad como forma de vida

27/04/2015
Número de visualizaciones

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) ponen de manifiesto el aumento del número de hogares en España durante el año 2014. Concretamente hemos llegado a los 18,3 millones de hogares, pero lo que más ha sorprendido es descubrir que el 24,8% de los mismos está formado por una sola persona. Son 4,5 millones de hogares unipersonales, los que están compuestos por un único ocupante. Este aumento es significativo por su carácter exponencial y de marcada tendencia al alza. En el año 1991, el número de hogares unipersonales era de 1,9 millones, y diez años más tarde, en 2001, era de 2,9 millones. ¿Qué motivos explican esta realidad?

¿Quién ocupa los hogares unipersonales?

Casi la mitad de estos hogares unipersonales corresponden a personas mayores de 65 años. Principalmente, se trata de personas que han enviudado y han podido mantener su casa en propiedad, consecuencia de una vida sin guerras y del trabajo duro desde la infancia hasta la jubilación. En esta franja de edad, es la mujer la que sobrevive con más frecuencia, y representa un 70% del total (7 de cada 10 personas mayores de 65 años que viven solas son mujeres). Esta situación se invierte en el caso de las personas que viven solas y son menores de 65 años, pues casi el 60% son hombres. Para ellos, la causa más común del hogar unipersonal es la soltería o separación/divorcio, frente a la viudedad de ellas. Por regla general (el 82.7% de los casos), aunque la situación está cambiando, la ruptura de la pareja supone como resultado el hogar unipersonal formado por él y el hogar monoparental formado por ella y los hijos.

Vivir solo: ¿imposición o elección?

Podríamos decir que, en estos casos anteriores, el hogar unipersonal se impone (la ruptura y disolución de la pareja o la muerte de algún miembro de la misma). Sin embargo, la elección de vivir solo es algo cada vez más común. Pasan los años y parece que no nos soportemos los unos a los otros. Sea por el motivo que sea, cada vez estamos más solos, en general. La sociedad postindustrial alimenta la soledad, nos hace más individualistas y es descomponedora de las redes sociales ‘reales’, las de carne y hueso. En tiempos pasados, nuestros mayores se quedaban solos y nos volcábamos con ellos, mientras que ahora son un estorbo. Se supone que las Instituciones se encargan de compensar la falta de tiempo que implica responder a las exigencias del modelo de producción y sistema de vida, gestionando nuestros impuestos para facilitar una vida cómoda, para nosotros y para nuestros mayores. Esto no es así, para nada. Entonces, ¿qué nos venden de esta vida moderna a la que tenemos que aspirar? ¡Estamos peor que antes! Y lejos de ser catastrofista, o negativo, pretendo ser realista.

Por suerte, está en nuestra mano revertir, o al menos paliar esta situación. ¿Cómo hacerlo? Reconociendo el valor que tienen las relaciones humanas, las relaciones de verdad. Quizá se pueda comenzar por dedicar menos tiempo al móvil, o a Internet, y más  a las personas que nos rodean. Ser amables, abiertos, serviciales y empatizar con nuestros semejantes. La soledad es una opción, una opción que sienta bien cuando se escoge, pero que puede ser dramática cuando se impone. ¿Qué recogeremos cuando lleguemos a ancianos? Simplemente aquello que hayamos sembrado a lo largo de nuestra vida.

0
Categorizado en: Intervención Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto