roles de género

Género no binario: las etiquetas son culturales

10/05/2021
Número de visualizaciones

Para hablar de género no binario es necesario hacer un repaso de lo que se conoce como género binario. Históricamente la sociedad ha desagregado los géneros en femenino y masculino, creando estereotipos y roles de género que suponen que: si una persona nace hombre o mujer tendrá unas funciones, comportamientos y atributos que son apropiados según su sexo.

Vivimos en una cultura binaria

En la ambigüedad de la cultura binaria, si una persona no se siente identificada con el sexo de nacimiento, con su género, es porque se siente identificada con el género opuesto. Si la persona de nacimiento es de sexo masculino, por ejemplo, pero al crecer no se identifica con el género masculino, como hombre ni con los roles que socialmente se aceptan para un hombre, se considera entonces que es una persona transgénero, que quiere ser mujer. Sin embargo, esta no es una regla general, hay personas que, aunque no se reconocen con el género acorde a su sexo, tampoco se reconoce con el género contrario.

La sociedad es dinámica, con la globalización ahora somos una entremezcla de culturas. Se han ampliado las perspectivas de lo probable y conocido y, con ello, se han abierto nuevas formas de percibirnos y percibir el mudo. Es apenas natural que, frente a las nuevas dinámicas sociales y la mezcla de la diversidad cultural, se entreteja nuevas identidades de género, expresiones de género diversa y gustos diferentes a lo tradicionalmente conocido, la forma de vivir la sexualidad está rompiendo los esquemas. El concepto de género binario es ahora limitado y obsoleto.

Cada día son más quienes no se identifican ni como hombre ni como mujer

personas que alzan su voz y se reconocen a sí mismas como de género no binario. Algunas de ellas refieren sentir que son una combinación de ambos géneros, a veces un poco más de un género que de otro . Otras, por el contrario, afirman que nada tiene que ver con sentirse de ambos géneros, que es una nueva forma de asumir el género . Entendido de esta forma podríamos decir que,

género no binario es estar en la intersección de los géneros que hasta ahora se reconocían, es no identificarse ni como hombre ni como mujer, un concepto relativamente nuevo. Una realidad que hoy están viviendo niñxs, adolescentes y personas en edad adulta.

Todos necesitamos sentirnos aceptados y encontrar nuestra propia identidad

Somos seres sociales y sexuales por naturaleza, desde que nacemos empezamos a prepararnos para interactuar con la sociedad y a medida que crecemos sentimos la necesidad de encajar, reconocernos como pares con otrxs. Por la educación tradicional para una persona de género no binario la búsqueda de su identidad puede ser confusa, tener cuestionamientos sobre su forma de pensar y sentir, ¿por qué no me identifico con ninguno de los dos géneros? ¿Estoy locx? ¿Qué está fallando en mí?  ¿soy transgénerx, pero no me siento del todo identificado como tal?, preguntas que se complejizan en medio de la binariedad del lenguaje y la poca visibilidad que tiene la diversidad de identidades en el castellano.

Ello aporta a conflictos emocionales del ser y pertenecer que pueden reflejarse en ansiedad y depresión y que anualmente cobran vidas de muchxs que optan por el suicidio o que incluso son asesinadxs por la incapacidad de respetar la diferencia.

Los estereotipos sociales fomentan el género binario y pone barreras a la diversidad

El panorama de la no binariedad tiene cientos de barreras y limitaciones por estereotipos sociales, estigma social y familiar, desconocimiento, irrespeto y miedo.

Visibilizar la existencia de otros géneros que la binariedad del lenguaje invisibiliza, el género no binario y todas las identidades de género y orientaciones sexuales diversas, permite que las personas encuentren respuestas en la búsqueda del ¿quién soy?, y de alguna forma aporta a la libertad, la comprensión y conocimiento para quien se encuentra en un proceso de reconocimiento de su género.

Hablar del género no binario, llevarlo a conversaciones cotidianas, comentarlo al interior de las familias y de las instituciones educativas, es una forma de construir nuevas realidades, de revolucionar las formas de ver el mundo y será uno de los más importantes recursos para prevenir violencias basadas en género y proteger del impacto social y personal que genera para un individuo el no pertenecer a las únicas dos categorías que le han enseñado. Todas las generaciones necesitamos salir de los estereotipos socioculturales que hoy son insostenibles porque, así como una huella digital, que es única, la sexualidad en sí misma, la manera de disfrutarla y vivirla, la identidad y la orientación sexual también lo son. El pronombre género no binario es apenas un abreboca de los diferentes pronombres que empezaremos a reconocer dentro de lo la diversidad de identidades de género.

1+
Categorizado en: Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto