El estudio de las emociones: termografía

Estudio de las Emociones. Termografía

25/02/2016

EDUCACIÓN:
  • Máster en Dirección de Recursos Humanos en la Empresa en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
  • Licenciada en Pedagogía en la Universidad de Granada.
EXPERIENCIA:
  • Profesora del Departamento de Educación y Servicios Sociocomunitarios de INESEM Business School.
  • Técnico de Formación en plataformas e-learning.
  • Consultora de Recursos Humanos.
  • Técnico Blended Learning.
ESCRIBE SOBRE:

Educación • Psicología • Área Social • TIC

Pedagoga y especialista en e-learning. Cuenta con una amplia experiencia en centros de formación. Actualmente ejerce como profesora del Departamento de Educación y Sociedad en INESEM.

0

Ver más artículos relacionados de Psicología , Emociones, Estímulo, Metodología, Procesos Psicológicos Básicos .

SUSCRÍBETE A ESTE CANAL

2 Comentarios

  1. Marisol Díez Sánchez dice:

    Interesante artículo, Nazaret. Al leerlo he recordado cómo, una vez más, la cultura y sabiduría popular recogen ya de alguna manera en muchas ocasiones lo que posteriormente la ciencia verifica. La expresión popular: “Esa persona es muy fría”, al fin y al cabo se refiere a aquellas personas que, como dice el artículo, no parecen sentir ninguna emoción. Y al mismo tiempo, alguien “cálido” es alguien emocional, afectuoso, aunque no con exceso, porque si no diríamos de esa persona: “está hirviendo”…  Y seguro que se nos ocurren más ejemplos referidos a la relación entre la temperatura corporal y las emociones.Ojala, como dices, la posibilidad de hacer medidas y observaciones fisiológicas de todo esto sirva para mejorar nuestra calidad de vida.       

    0

    • Nazaret Barrio Nazaret Barrio dice:

      Gracias por sus palabras Marisol, técnicas como la termografía y otras muchas más, hoy en día, están inmersas en un constante proceso de estudio e investigación, creciendo a pasos agigantados, con el objetivo de conseguir una mejora en nuestra calidad de vida. De lo que no hay duda, es que sentimientos como la alegria, la tristeza, la ira, etc. dejan huella, haciendo posible justificar determinados comportamientos y estados anímicos.
      Si resulta de su interés, le recomiendo que realice la lectura de los artículos que semanalmente publicamos en la revista.
      Una vez más, gracias.

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *