Herramientas de autoevaluación

Escalera de metacognición y la importancia de ser conscientes de nuestro progreso

08/09/2021
Número de visualizaciones

La metacognición es el proceso por el que cada alumno es consciente de su propio aprendizaje, conocer sus habilidades, limitaciones, herramientas utilizadas, conocimientos de reserva, experiencias... la escalera de metacognición es una herramienta de autoevaluación que puede ayudarnos a poner en orden todo esto.

La capacidad metacognitiva es innata en los seres humanos

Esta capacidad metacognitiva es innata en los seres humanos para tomar conciencia y reflexionar sobre nuestros propios pensamientos.

Aplicada a el entorno del aula, la metacognición será la habilidad que poseen los alumnos para tomar conciencia de sus propios conocimientos, cómo ir autorregulando el aprendizaje y agilizar la realización de tareas.

Existen distintos tipos de metacognición:

  • Metacognición de la atención: ser conscientes de la capacidad que se tiene para prestar atención a una tarea y que factores intervienen cuando hay falta de esta o dificultan que se mantengan.
  • Metacognición de la memoria: la capacidad que tenemos para comparar y contrastar los conocimientos previos con los nuevos.
  • Metacognición del pensamiento: capacidad que tenemos sobre el conocer nuestro propio pensamiento. Conocer qué y cómo pensamos.
  • Metacognición de la comprensión: la capacidad de ser conscientes si somos capaces de comprender uno a varios conceptos y cómo los usamos.

Aplicad al aula, tiene como objetivo que los alumnos realicen aprendizajes significativos de cada uno de ellos para generalizar las distintas competencias cognitivas mencionadas anteriormente (atención, memoria, pensamiento y comprensión).

La metacognición en el aprendizaje podría resumirse como enseñar a pensar

¿Qué es entonces la escalera de metacognición?

La escalera de metacognición es el proceso de aprendizaje que permite al alumno reflexionar sobre lo aprendido en clase y cómo lo ha aprendido. A continuación, vamos a ver las distintas fases del proceso:

  • Ser consciente de qué se ha aprendido.
  • Recordar el procedimiento de cómo se ha aprendido
  • Reflexionar de qué sirve lo que se ha aprendido.
  • Ser capaz de utilizar lo aprendido en otras situaciones.

Los alumnos deberán realizarse distintas preguntas para poner en marcha su propio camino en la escalera de metacognición

  • ¿Qué he aprendido?
  • ¿Cómo lo he aprendido?
  • ¿Para qué me sirve?
  • ¿Dónde puedo aplicarlo?
  • ¿Qué habilidades he mejorado?
  • ¿Qué dificultades he tenido?

Algunos ejemplos de estrategias metacognitivas

Las estrategias metacognitivas permiten a el alumno construir su propio conocimiento y aplicarlo de forma práctica. La figura del docente será clave en este proceso, ya que harán de guía en el uso de estos procesos metacognitivos del aprendizaje.

Estas estrategias metacognitivas nos ayudarán a procesar la información y a regular el aprendizaje. Entre ellas existen estas:

  • Deducir el significado de las palabras según su contexto.
  • Autoevaluación.
  • Ensayar diferentes maneras de aprender algo nuevo.
  • Platearse preguntas.

Como podemos comprobar, la autoevaluación y metacognición están muy relacionadas entre sí, ya que la autoevaluación es una estrategia metacognitiva.

Hemos definido la metacognición como el conocimiento que tenemos sobre nuestro propio conocimiento, es por ello, que la autoevaluación está íntimamente relacionada con ella. Gracias a la autoevaluación podemos valorar que grado de conocimiento poseemos.

Para favorecer la metacognición es necesario fomentar el autoconocimiento y llevar a cabo una autoevaluación.

A través de la escalera de metacognición, que hemos mencionado anteriormente, los alumnos podrán reflexionar sobre su forma de pensar.

Nos centraremos en la autoevaluación en el aula como estrategia metacognitiva y en los beneficios que puede aportar.

Cómo llevar a cabo la autoevaluación en el aula

La autoevaluación es el proceso por el cual realizamos una valoración o evaluación de nosotros mismos, de nuestros conocimientos, capacidades, aptitudes, la forma de resolver una situación…

Aplicado al aula, los alumnos por tanto llevan a cabo una valoración y autoevaluación de los logros que obtienen después de realizar una actividad y, no solo eso, también describir cómo lo hicieron, cuándo, como se percibe la obtención de ese logro en referencia a sus compañeros y los más importante de todo, qué aspectos han de mejorar y cómo han de hacerlo.

¿Cuál es el objetivo de la autoevaluación en el aula?

La autoevaluación tiene por objetivo que los alumnos aprendan a valorar, criticar, desarrollen el sentido de la responsabilidad y que sean conscientes principalmente de su propio proceso de aprendizaje.

Por todo ello, es importante que, a la hora de introducir la autoevaluación en el contexto del aula, el docente lo haga de forma escalonada o progresiva, para que los alumnos se adapten a ella.

Algunas pautas que se pueden seguir en el aula para poner en práctica la escalera de metacognición pueden se:

  • Propiciar al inicio de cada unidad didáctica los criterios de autoevaluación que va a tener que considerar a la hora de valorar el trabajo que están realizando y elaborar un juicio o conclusión sobre sus progresos.
  • Deben realizar esta labor de autoevaluación de forma rigurosa, seria y con corrección.
  • Proporcionarle información a los alumnos de las competencias que se esperan alcancen, para que puedan valorar el grado de consecución en cada caso.
  • El docente debe guiarlos durante todo el proceso, para evitar la subjetividad. Es frecuente que, si el alumno no posee la madurez suficiente, caiga en este aspecto.

Va a ser importante la labor de guía del docente, sobre todo cuando los alumnos aun no tienen un grado alto de madurez.

Aspectos a tener en cuenta para la autoevaluación en el aula

A la hora de realizar la autoevaluación en el aula, el docente debe proveer a los alumnos de un espacio tranquilo para ello. Por su parte, los alumnos, han de adoptar actitudes tales como: organización, honestidad, realismo, objetividad, actitudes positivas antes los fallos y tomarlo como una forma de aprendizaje. Se irán registrando los progresos para comprobar el grado de consecución de las competencias.

Será muy importante que el alumno se sienta relajado y que sea consciente para ellos que proceso le ayudará a ser consciente de sus progresos y mejorar en aquellos aspectos que lo necesite. Si por cualquier motivo el alumno ese día no está en las condiciones optimas para realizar la autoevaluación será mejor dejarlo para otro día.

Algunas de las herramientas que se pueden utilizar para llevar a cabo la autoevaluación en clase serán: diarios, portafolio, planing semanal y herramientas de autoevaluación elaboradas por el docente (cuestionarios, lista de control, protocolos…)

Beneficios de la autoevaluación en el aula

La autoevaluación si se pone en práctica de forma correcta, siguiendo las indicaciones que hemos señalado anteriormente, puede ofrecer grandes resultados y beneficios. Entre los cuales destacan:

  • Es una actividad que ayuda al alumno a reflexionar sobre su propio proceso enseñanza y aprendizaje.
  • Es una muy buena estrategia para sustituir otras formas de evaluación, sobre todo el lo que refiere a la atención a la diversidad.
  • Ayuda al alumno a profundizar mucho más en el autoconocimiento que está adquiriendo y cómo lo está haciendo.
  • El alumno puede ser autónomo.
  • Proporciona motivación.
  • Fomenta la responsabilidad en los alumnos.
  • Fomenta la reflexión sobre sus propios aprendizajes, como los adquiere y el grado en el que lo hace.

Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto