el efecto pigmalión y el efecto de nuestras palabras

El Efecto Pigmalión, el poder de nuestras palabras

Número de visualizaciones
21/01/2016

Según cuenta una leyenda mitológica griega, el Rey Pigmalión esculpió la figura de una mujer en la que plasmó su ideal de belleza femenina, una escultura en la que vio reflejada a la mujer perfecta. El Rey soñó día y noche con que su creación se volviese real y pudiese tomar vida propia. Un sueño por el que luchó con todo su empeño incluso, recurriendo a pedir la ayuda de Afrodita (Diosa del Amor). Un día, al llegar a casa, su sueño se había hecho realidad, su creación había cobrado vida, convirtiéndose en la mujer que robaba sus sueños cada día.

Hoy quiero despertar vuestra curiosidad porque estoy segura de que en algún momento de vuestra vida, aunque sea de forma inconsciente, habéis ejercido el Efecto Pigmalión sobre los demás. Un fenómeno muy estudiado en Psicología Social también conocido con el nombre de “Profecías Autocumplidas”.

¿Qué es el efecto Pigmalión?

¿Has demostrado a una persona la confianza que tienes en ella? ¿Le has hecho sentir que podrá conseguir todo lo que se proponga? Tanto si tu respuesta es afirmativa como si es negativa, te diré que ya has ejercido el Efecto Pigmalión. Si tu respuesta fue afirmativa, esa actitud y esas expectativas hacía las capacidades de la otra persona aumentarán su confianza en sí misma y aumentará su rendimiento hasta conseguir el objetivo marcado, en cambio, si tu respuesta fue negativa, tus expectativas afectarán negativamente a la otra persona, provocando que pierda la motivación y la confianza en sí misma, ayudando a que fracase en la consecución de sus metas y objetivos.

Un método ya utilizado en diversos ámbitos (empresarial, educativo, familiar, etc.) debido a su alta efectividad pero cuidado… igual que podemos utilizar el Efecto Pigmalión para obtener el máximo potencial de una persona de forma positiva, también podemos conseguir el efecto inverso y hacer que repercuta negativamente si las expectativas depositadas en una persona son bajas o nulas, llegando a limitar y condicionar su potencial o incluso de forma involuntaria promover su fracaso personal.

Si quieres obtener el máximo rendimiento y potencial de una persona haz que perciba las altas expectativas y confianza que tienes en ella, de esta forma conseguirás condicionar su comportamiento y se esforzará por aumentar su rendimiento consiguiendo excelentes resultados y el éxito en las metas que se proponga.

Habitualmente solemos colocar determinadas etiquetas y juzgamos a la gente condicionando de esta forma su comportamiento, sin ser conscientes de las graves consecuencias que puede provocar este hecho en los demás.

El efecto Pigmalión para conseguir el éxito

Desde que nacemos, la genética nos hace disfrutar de un potencial sin explotar, un potencial en permanente desarrollo que podremos trabajar con las herramientas adecuadas hasta alcanzar el éxito personal que perseguimos. Sólo si creemos firmemente en nosotros mismos, en nuestra capacidad para alcanzar aquello que nos propongamos y nos rodeamos de gente cargada de positividad que confíe en nosotros, nos animen y nos recuerden que todo aquello que podemos soñar, está a nuestro alcance, favorecerá el desarrollo de nuestra autoconfianza y nos impulsará a conseguir aquello que nos propongamos.

El éxito en todos los ámbitos de nuestra vida dependerá de nuestra perseverancia pero también de nuestra actitud, de la confianza que tengamos en nosotros mismos y de las expectativas que percibamos en la gente que nos rodea. Deportistas de élite, grandes empresarios que han conseguido alcanzar el éxito en los negocios, todos ellos, desarrollaron su potencial, entre otras cosas, gracias a expectativas constructivas que ayudaron e impulsaron su desarrollo. Ahora, el Efecto Pigmalión se está convirtiendo en un método que puede revolucionar las aulas y que está cambiando la dirección de muchas empresas que han comenzado a utilizarlo como una nueva estrategia empresarial para motivar a su equipo de trabajo. En este enlace podréis ver un Estudio realizado sobre la percepción que tiene el profesorado sobre sus alumnos y comprobar si el nivel de inteligencia emocional de los alumnos influye en la percepción que el profesorado tiene sobre ellos.

2+
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto