educación de seguridad vial

Educación de seguridad vial y para la vida

03/06/2013
Número de visualizaciones

Estos días se ha celebrado en toda España las Jornadas Nacionales de Educación de seguridad Vial. Ésta es posiblemente una de las asignaturas más olvidadas junto con la educación sexual y a las que más atención hay que prestarle ya que no es un asunto que únicamente concierna a unos pocos.

¿Qué se entiende con educación de seguridad vial?

Podemos entender la educación de seguridad vial como el conocimiento por parte de los ciudadanos de las normas de seguridad y de las señales que rigen la circulación. Esto conlleva a que logremos adquirir una serie de valores y hábitos que nos permitan circular con una mayor seguridad tanto como peatones como conductores o pasajeros.

Las consecuencias de una correcta Educación Vial es bastante notable. Desde el año 1992 ha habido un notorio descenso en el número de fallecidos en accidentes de tráfico. Así, en dicho año, hubo según citas de la Dirección General de Tráfico 5035 víctimas mortales en accidentes de tráfico, esta cifra ha ido disminuyendo casi cada año hasta llegar, en 2012 a 1301 víctimas.

Entre las principales causas de los accidentes de tráfico se encuentra el exceso de velocidad o los despistes, errores humanos que posiblemente podrían ser evitados en su amplia mayoría por una correcta educación vial.

¿Cómo se pone en práctica realmente la educación de seguridad vial?

Cuando nos referimos a educación vial no hablamos de ir a un colegio y enseñar a los alumnos y alumnas a respetar las normas de circulación, o a decirles que deben usar casco cuando cojan la bici ni enseñarles las principales señales de tráfico, sino a una transmisión de valores y conocimientos que concierne tanto a niños como a jóvenes y personas mayores.

Es responsabilidad de todos tener  una conciencia social e individual por medio de la cual  se respeten las normas de todos. Porque con gestos tan simples como abrocharse el cinturón de seguridad, estar atento e ir sin distracciones como por ejemplo el móvil.

Se nos pretende concienciar por medio de campañas publicitarias de la Dirección General de Tráfico (DGT) o por medio de pequeñas campañas en los colegios o con Jornadas Nacionales de Educación Vial, pero los que verdaderamente tenemos la última palabra somos nosotros mismos. Nosotros somos los primeros educadores de la sociedad en lo que a las carreteras se refiere, debemos actuar con sentido común y con respeto a los demás.

Pequeños gestos marcan grandes diferencias y por medio del ejemplo y de la educación se puede dar un gran paso. Porque todos sabemos que el pasado no se puede cambiar…pero el futuro sí. Y recuerda que “A tu lado vamos todos”

0
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto