Educación financiera

De los juguetes al dinero, ¿es necesaria la educación financiera en la escuela?

13/09/2019
Número de visualizaciones

Hace algunos años, la educación no era primordial y se creía que un título profesional, la actualización constante e incluso la generación de conocimientos no eran la mejor opción para desarrollar la economía. Puesto que la riqueza de los países dependía de la extensión territorial, del número de fábricas e incluso de la calidad y cantidad de herramientas de trabajo y maquinaría.

Por el contrario; hoy en día, nos encontramos en un punto crucial para la educación y principalmente para su relación con la economía. Esto se debe a que los recursos económicos están presentes en la vida cotidiana de todos los seres humanos y, por lo tanto, es forzoso que ésta tenga injerencia directa en el proceso educativo.

Sin embargo, el problema está ubicado en los cimientos de la educación.

Aunque, la educación financiera es fundamental desde los primeros años de la infancia para mejorar la calidad de vida, aún nadie ha tomado la tarea de impulsar una propuesta para que sea obligatoria y que asignaturas como “economía”, “finanzas”, “ahorro”, sean incorporadas a los programas de educación pública.

Cabe mencionar lo fundamental que resulta, la colaboración de los padres inculcando a sus hijos la importancia de la lectura, el lenguaje, el pensamiento matemático, la adquisición de una responsabilidad en el cumplimiento de los deberes y de sus compromisos ; en las instituciones educativas de nivel básico, mostrando la responsabilidad de sus profesores para impartir asignaturas económico-financieras; de las autoridades y de las instituciones financieras para lograr lo anteriormente señalado.

De modo que, esos primeros años serán clave para asentar los conocimientos esenciales con que deben contar los menores y despertar en cada individuo el “hambre” por el aprendizaje y el gusto por las finanzas.

¿Cuál es el problema actual?

Vale la pena realizar la siguiente pregunta:

“¿La educación que reciben sus hijos los preparará para tener la suficiente seguridad financiera con el fin de no necesitar el apoyo financiero y médico del gobierno al final de su vida laboral?” (Kiyosaki,2013, p.3).

Esta pregunta contundente e importante quizás sea una de tantas preguntas que la sociedad se debería de formular en la cotidianidad del proceso educativo de los niños y jóvenes. Sin embargo, nos arriesgamos a decir que la mayoría de los padres de familia no la formulan.

En la actualidad es importante el boletín de calificaciones para los maestros y los padres de familia. Es uno de los instrumentos que le proporcionan valor a la educación.

Muchos estudiantes con capacidades cognitivas sobresalientes se preparan para llevar una vida exitosa como doctores, abogados, ingenieros, arquitectos; y muchas veces la mayoría de estos no cuentan con habilidades financieras puesto que desde el hogar no existió el cuidado para llevar una educación en su economía y dentro de la escuela no existió formalmente materia alguna que reforzará los conocimientos financieros necesarios.

Cómo se desarrolla la educación financiera en la infancia

Aunque un niño no esté familiarizado con el término “educación financiera”, la lleva a la práctica desde los primeros años de vida; el contar con la curiosidad por saber el precio de las cosas, de los artículos que adquieren los adultos en las tiendas y su forma de intercambiar y obtener bienes son algunos ejemplos de la relación significativa con éste término, lo que posteriormente le va a generar nuevas competencias para su vida diaria.

Gracias a la innovación, la tecnología, los procesos y las metodologías surgen los cambios en los procedimientos para mejorar la manera de hacer las cosas. Por tal motivo, ahora se busca introducir estas prácticas en los procesos de enseñanza-aprendizaje y así obtener resultados favorables en el entendimiento del mundo financiero.

México es uno de los países donde el tema de la jubilación pareciera un tabú puesto que la mayoría lo vive, pero muy pocos le hacen frente de una manera lúcida y concreta. Muestra de esta problemática son los números que arroja la Encuesta Nacional sobre la situación que enfrentan las personas en edad de jubilación laboral realizada por la Asociación Mexicana de Afores AMAFORE (2013) encontramos que:

  • 41% de los encuestados todavía trabaja
  • 28% es dependiente económico de algún familiar
  • Sólo el 23% hizo en alguna etapa de su vida planes para la jubilación laboral
  • 37% realizó algún tipo de ahorro o inversión por iniciativa propia para cuando ya no pudiera trabajar

Lo que ya tenemos

Por esta situación pensamos que es necesario empezar a darle la suficiente importancia a una educación financiera temprana, algunas instituciones como CONDUSEF han tomado la iniciativa realizando distintos mecanismos enfocados a persuadir a los papás que de forma conjunta con sus hijos comiencen una educación financiera de forma lúdica.

Para empezar, la CONDUSEF hace ciertas recomendaciones en tres escenarios:

  • El hogar. Donde los niños y jóvenes son observadores y analíticos de las decisiones de los mayores que repercutirán en las actitudes financieras futuras de los niños.
  • En la escuela. Donde día a día realizan actividades de compra venta, debiendo controlar sus gastos en actividades dentro de materias específicas y en kermeses
  • Los medios de comunicación. Con un enfoque bien dirigido pueden ayudar a la juventud a formular un juicio acerca de las cosas que procuran un bienestar al invertir en ellas o solo generan pérdida de dinero.

Otras opciones para los más pequeños

Entre otras opciones lúdicas para introducir a los pequeños a las finanzas encontramos juegos comerciales con tradición en el mercado:

Fútbol Financiero (Visa)Monopoly banco electrónico (Hasbro)Cash Flow 101 (Kiyosaki)Turista mundial deluxe

(Fotorama)

Cuenta regresiva para la jubilación (Practical money skills)

Estos juegos van a fomentar la cultura económica de una manera divertida y lo mejor de todo que será  en conjunto con la familia. Son juegos que invitarán a los participantes a tomar distintos papeles, realizarán distintas operaciones desde comprar, vender y administrar los recursos de una manera sana.

Entre otras ideas funcionales para reforzar la educación financiera encontramos realizar ventas de garaje con artículos que perdieron funcionalidad dentro del hogar, incentivar los talentos de los niños y jóvenes comprando sus productos como postres o naranjadas dentro del núcleo familiar, y de manera básica, pero de suma importancia la alcancía que será un dispositivo de ahorro e inversión a corto y largo plazo.

Empresas concienciadas con la educación financiera

Corporaciones interesadas por el tema de la educación financiera en niños y jóvenes han intentado compilar iniciativas que han generado un gran trabajo en equipo y desde luego una buena aceptación, resultado de esto fue el libro 1,2,3 Educación financiera para niños y jóvenes, avalado por la Asociación de Bancos de México, fue una propuesta de Bank of America Merrill Lynch, a través de su Cátedra en

Comunicación y Valores de la Universidad Anáhuac. La obra presenta de forma detallada los diferentes programas y acciones que llevan a cabo las asociaciones privadas y públicas con el objetivo de desarrollar en las personas competencias económico–financieras desde edades tempranas para fortalecer su futuro e impulsar la formación de líderes emprendedores en nuestro país. [2] Entre algunas de las instituciones con sus programas inspirados en apoyar las actividades financieras se encuentran:

  • Asociación de Bancos de México (ABM) con sus programas Mundo Pyme y el Día del Ahorro
  • Asociación Mexicana de Afores (Amafore) con su iniciativa Prepara tu Futuro. programa Valores de
  • La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) aborda un número considerable de programas de educación

Nueve consejos para instruir a los niños en educación financiera.

Así también, Scotiabank y Piggo que es una aplicación que se especializa en el ahorro y la inversión, proponen llevar a cabo estos nueve consejos para iniciar a los niños en la educación financiera [3]:

  • Empieza cuanto antes. Les toca a los padres dar ese primer paso.
  • Muéstrale que el dinero se gana con trabajo. Su trabajo les da dinero para comprar
  • Sé constante. La educación financiera y el ahorro deben convertirse en un hábito.
  • Aprende y equivócate. Deja que empiece a tomar responsabilidades, que se equivoque y que descubra el valor del trabajo.
  • Hazlo divertido. Informarse de las muchas alternativas para aprender educación financiera es tarea de los padres.
  • Elimina las recompensas inmediatas. Muchas veces con tal de que tu hijo haga algo tan básico como tender su cama, portarse bien o sacar buenas calificaciones, somos capaces de darles dinero. Hacer esas tareas son parte de pertenecer a la familia y de apoyar a todos. Evita esto a toda costa y crea dinámicas prácticas.
  • Conserva el ahorro. Parte de la educación financiera es entender la importancia del ahorro. En la medida que uno pueda cuidar el ahorro eso da una ventaja muy importante para los siguientes años. Ahorrar por ahorrar no tiene ningún sentido y si eres niño es más aburrido de lo que crees. Es mucho mejor si se ahorra por un
  • El dinero también es para compartir y desafortunadamente hay personas menos favorecidas en la vida. Compartir algo que puede hacer una gran diferencia.
  • Puedes enseñarle a invertir mientras él ahorra. Por cada peso que tu hijo ahorre tú podrás darle 10 centavos. Al momento en que junte 10 pesos, tú le habrás dado 1 peso. De esa manera entenderá que entre más ahorre más dinero tendrá.

Tendencias

De acuerdo al Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología que se realizó en julio de 2018 a través de la Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión en Ciudad de México, la educación financiera es reconocida globalmente como una habilidad esencial para la vida, y contribuye a que los países tengan un crecimiento más inclusivo y economías más resilientes. [4]

El tema financiero encaja muy bien con la metodología que vincula la educación con los juegos, donde el aprendizaje es significativo porque se llevó a cabo a través de actividades lúdicas y algunas tendencias sobre innovación financiera hacen uso de ella. Aquí el ejemplo de algunas:

Tengo Iniciativa es una metodología para niños de primaria, integral y única en México, que logra ampliar el conocimiento financiero, desarrollar la actitud empresarial, guiar procesos de innovación, impulsar la creatividad y fortalecer la ética social colaborativa.

7×7 es un juego de educación financiera creado por Origo Lab en Chile. Consiste en que un niño multiplique 7 veces su dinero en 7 sencillas etapas asociadas a metas porcentuales que se deben cumplir mediante actividades de microemprendimiento, incentivando el conocimiento del dinero, conceptos de educación financiera, fomentando habilidades matemáticas e integrando a profesores, directores, alumnos y familiares bajo un mismo desafío.

¿Invertimos suficiente en educación?

Actualmente el gobierno gasta miles de millones en planes sociales enfocados a adultos, tal situación hace partícipe al sector salud, de vivienda, trabajo y planes económicos. Se pudiera ahorrar más tomando acciones sobre educación financiera por esto creemos que es necesario una prevención financiera que en colaboración con la Secretaría de Educación Pública (SEP) en México, las distintas instancias de gobierno y las corporaciones sociales formulen una sinergia de la cual surjan políticas educativas donde se invierta en clases especiales a tempranas edades, programas de control financiero e incentivos a alumnos, padres y maestros que lleven de manera eficaz estos proyectos.

Para esto sería necesario la creación de un órgano descentralizado capaz de monitorear todos estos procesos que lleven a nuestro país a actuar en un marco preventivo para alcanzar un sano crecimiento económico.

Finalmente, la carencia de una buena administración de nuestro dinero muestra la constante demanda de una formación en temas financieros desde temprana edad. Por lo que recurrir a las tendencias en el mercado es una alternativa para llevar a cabo una sana innovación social.

“Educa a los niños y no será necesario castigar a los hombres” Pitágoras


0
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto