cómo reconocer la dispraxia verbal

¿Torpeza? ¡No! ¡Dispraxia verbal!

Número de visualizaciones
11/02/2016

El 80% de los problemas de aprendizaje están asociados a trastornos del lenguaje, siendo la Dispraxia verbal una de las patologías de origen neurológico más comunes entre la población infantil.

¿Conocéis la película “Guardianes de la Galaxia”?

En un intento por conocer el impacto que había generado la película en los espectadores, el Director lanzó una pregunta en facebook y entre todos los mensajes que recibió, uno de ellos captó su atención, la historia de un niño con “Dispraxia” que al sentirse identificado con uno de los personajes que aparecían en la película, comenzó a emitir palabras no utilizadas hasta el momento, un cambio que supuso el inicio de una terapia enfocada a mejorar su coordinación y su calidad de vida.

¿Qué es la dispraxia verbal?

La dispraxia muchas veces es asociada a la torpeza del niño ya que entre los síntomas que manifiesta este trastorno podremos detectar errores en el movimiento y en la coordinación. Una enfermedad neurológica muy común que afecta distintos aspectos del desarrollo y el aprendizaje y que podrá estar asociada a otro tipo de trastornos como la Dislexia, la Disgrafía o el TDAH. Difícil de detectar en edades tempranas debido a las diferencias en el desarrollo que experimenta cada niño, estimándose una mayor prevalencia de la enfermedad en los niños que en las niñas, afectando entre un 2% – 10% de la población infantil.

¿Qué consecuencias conlleva este trastorno?

Un trastorno que provocará problemas no solo en la coordinación motriz, también afectará a la lectura, la atención, la percepción, el pensamiento, las relaciones sociales (que se verán mermadas debido a comportamientos, en muchos casos, paranoides u obsesivos que podrán romper los lazos de amistad con sus compañeros) o el lenguaje, porque un niño con Dispraxia es consciente de lo que desea expresar, sin embargo, será incapaz de controlar sus músculos para producir o realizar la secuenciación de sonidos.

La dispraxia no implica deficiencia intelectual pero generará grandes dificultades en la realización de determinadas tareas que requieran cierta coordinación motora. Acciones que pueden resultar tan fáciles para nosotros como pueden ser abrocharnos los botones de una camisa o atarnos los cordones de los zapatos, se convierten en un problema complejo para los niños que padecen este tipo de alteración del desarrollo.

La importancia de la detección temprana en la dispraxia verbal

Una evaluación y detección temprana de este trastorno será fundamental para realizar una intervención que les ayude a mejorar su coordinación motora y a desenvolverse mejor en sus actividades diarias. Podremos simplificar y hacer más fáciles sus tareas haciéndoles ver que es un trastorno que les permitirá llevar una vida en la que no tendrá cabida la etiqueta de “Niño/a torpe”, solo habrá que buscar la forma más adecuada para que puedan hacer las cosas sin agobiarse.

El papel de la familia en coordinación con el colegio y con el resto de profesionales que ayuden al menor ante este trastorno, será fundamental para realizar una adecuada planificación pedagógica y llevar a cabo el tratamiento.

¿Habéis visto al famoso mago de la conocida saga “Harry Potter”?

Daniel Radcliffe, es un ejemplo de superación ante este trastorno. Un ejemplo que podemos utilizar para enseñar a los niños que no existirán limitaciones si somos capaces de buscar alternativas para realizar y ejecutar determinadas tareas, porque hay que aprender a vivir con este trastorno pero sin olvidar que “Todos los sueños pueden hacerse realidad si tienes el coraje de perseguirlos”.
Walt Disney

1+
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto