cuentos con imposiciones de roles y estereotipos de genero

¡Cuidado con el Princesismo!: Roles y estereotipos de género

Número de visualizaciones
08/06/2015

Las actitudes sexistas se sostienen en creencias tradicionales sobre los distintos roles  y estereotipos de género. El término se utiliza para referirse a la discriminación de ambos sexos.

La discriminación sexual no es solo un concepto dependiente de actitudes individuales, sino que se encuentra incorporado en numerosas instituciones de la sociedad. A menudo el sexismo es asociado con argumentos sobre la supremacía de género.

“En España, un estudio realizado entre 359 mujeres españolas con hijas de entre 4 y 7 años demuestran la gran influencia que tienen los personajes de princesas, ya que en este país las niñas prefieren jugar a ser princesas.”

Se refuerza el concepto de “princesismo” utilizando el término para referirnos a la imposición de una figura que infravalora las propias actitudes y capacidades de independencia y autonomía de la mujer.

Un modelo equivocado a seguir por las niñas

Actualmente se reproduce un concepto de belleza que enseña a las niñas que deben de ser altas, delgadas y con buen tipo (atendiendo a unas proporciones no asimiladas a la realidad), y con actitud feminizada basada en la dulzura, pasividad, abnegación, etc..

Esta imposición envía a las niñas un mensaje en el que se interpreta que son personas únicamente por su belleza, haciendo invisible todas aquellas virtudes que tienen las mujeres de ser, estar y experimentar el mundo. Además es un ideal en el que se cosifica a las mujeres, se las reduce a un cuerpo bello al que se debe hacer culto para complacer a los hombres.

Esto se puede convertir en un futuro indicador de predisposición de las chicas a tolerar acciones o actos de violencia de género.

De la misma manera, el imponer este canon de belleza tiene como consecuencia que muchas niñas y adolescentes tiendan a desarrollar enfermedades como la anorexia y bulimia, ya que se basa en medidas poco reales.

Estereotipos de género. Construcción de lo “femenino” y “masculino” según los cuentos y películas clásicas

  • Las mujeres bonitas no necesitan nada más, ya que el príncipe caerá rendido a sus pies y será quien le solucione la vida.
  • El valor de la mujer se reduce a que se pueda casar.
  • Si eres lo suficientemente bella, conseguirás un hombre rico que se fije en ti y no tendrás que preocuparte de nada más.
  • Si eres mujer todo lo superficial es lo que será valorado, que sepas cantar, bailar, que seas guapa y sepas comportarte como tal.
  • Nada en el mundo podrá alejar al hombre de ti, una vez se haya fijado en tus encantos. Excepto algún conjuro de brujería, ante el que por supuesto él te protegerá.

Clasificación de roles y estereotipos de género a través de los cuentos de princesas

En esta identificación de las mujeres en los personajes de princesas, también encontramos los estereotipos de género. Estos papeles enseñan a las mujeres que deben comportarse de manera pasiva, abnegada, como objeto de deseo, obedecer, tolerar… En lugar de basarse en la igualdad entre hombres y mujeres y aportar valores en los que no se haga distinción en la manera de comportarse por ser hombre o mujer.

Se trata de historias donde hace aparición el mito del amor romántico como proyecto de vida de las mujeres, basando su mundo en la idea de encontrar a un hombre que las proteja y salve de todo.

Esta creencia es aceptada y aprendida por niñas que intentan hacer girar su vida en torno a la idea de que su misión es encontrar al príncipe azul para ser mujeres completas y reconocidas. En lugar de mostrar que todas las personas por sí mismas son seres completos y que no necesitan a otro para sentirse reconocidos.

Debido a la idea machista de que una buena mujer es aquella que se casa y es mujer de su hogar, a las mujeres se les ha hecho ver, atendiendo a los estereotipos de género, que el principal objetivo de su vida es encontrar un hombre con el que casarse y formar un hogar y que de no ser así, habrán fracasado en sus proyectos de vida y serán estigmatizadas y observadas de manera negativa por la sociedad.

Y es aquí precisamente donde aparece el peligro de la idea preconcebida de ser princesas y protagonizar un cuento con final feliz en el que triunfe el amor romántico, y por el que muchas mujeres creen que deben aguantar todo para conservar a su “príncipe” y que así “debe de ser”, lo cual influye negativamente en su independencia, autonomía y acceso a una vida libre de violencia.

La idea de que la mujer es propiedad de los príncipes es trasmitida de manera que su identidad queda relegada a un mero objeto sin ideas ni pensamientos. Su imagen es reducida a su cuerpo y a los ideales de belleza establecidos y su felicidad eterna será alcanzada al casarse para ser supuestamente protegida y servir al “príncipe azul.

En este ideal de vida construido para la mujer, basado en “el princesismo”, se puede dar la situación de que el príncipe azul la someta a su forma de entender el mundo, su mundo, y no le permita ser libre de elegir si ese mundo es el que le da la felicidad, dando paso a situaciones violentas que ella justificarán tal y como dice todo manual de buena princesa.

0
Categorizado en: Intervención Social

1 Comentario

  1. John Lennon dice:

    “Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja,y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.No nos contaron que ya nacimos enteros,que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidadde completar lo que nos falta”.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto