Qué es la fobia

Conoce al enemigo y aprende cómo eliminar fobias

20/04/2021
Número de visualizaciones

Todas personas en algún momento de nuestras vidas sentimos miedo hacia algo, ya sea una experiencia, un hecho desconocido o incluso una persona. El miedo puede ser adaptativo, y en ocasiones, es normal que tengamos miedo, al que ya no es normal y se convierte en un problema lo llamaremos fobia. La diferencia se basa en cuando ese miedo nos paraliza y limita nuestra vida. ¿Cómo podemos identificar cuando el miedo paraliza nuestra vida? ¿Cuándo pedir ayudar? ¿Cómo podemos eliminar esas fobias que nos molesta y nos impide relacionarnos? Recuerda tener miedo es normal, tener fobias no.

Miedos, fobias y ansiedad

La claustrofobia, brontofobia, tanatofobia, acrofobia, zoofobia, o la amaxofobia forman parte de la fobias específicas que puede reducir nuestra vida social, salud mental y pueden presentarse tanto en población adulta como infantil.

Tipos de Fobias

Existen diferentes tipos de fobias y la mayoría de ellas responden a la siguiente clasificación:

  • Fobia animal: por ejemplo, insectos, serpientes, perros, mariposas, gatos, arañas, etc.
  • Entorno natural: se refiere a tormentas, agua, terremotos, alturas, etc.
  • Orgánica: como miedo extremo a la sangre, inyecciones, agujas o cirugías.
  • Situacional: por ejemplo, volar en avión, espacios cerrados, ascensor, barco o dormir con la puerta abierta.
  • Otros: diferentes estímulos o experiencias como los payasos, los cuchillos, los sonidos fuertes o agudos, asfixia, vómitos, etc.

Manifestaciones del miedo

El miedo y las fobias específicas se manifiestan en tres niveles:

En el ámbito fisiológico: activación del sistema nervioso, sistema cardiovascular, problemas respiratorios, alteraciones gástricas, etc.

El componente cognitivo que incluye la inseguridad, la dificultad para concentrarse, la dificultad para relacionarse, etc.

Respecto a nuestro comportamiento, las fobias implican conductas poco adaptativas, hiperactividad, acciones repetitivos, torpes y desorganizados, evitación experiencial, etc.

La neuropsicología de las fobias y el miedo

Además de considerar los componentes cognitivos y emocionales, debemos analizar la relación entre el funcionamiento del sistema nervioso y las fobias específicas.

La más conocida es la amígdala, una zona cerebral de nuestro sistema límbico que desde las primeras investigaciones en neurociencia se ha relacionado con el miedo. Es una estructura con diferentes elementos como la amígdala lateral que procesa la información externa y la asocia al estímulo fóbico utilizando la vía talámica, y la vía cortical siendo esta más completa. En esta área se dan las conexiones sinápticas que filtran e interpretan la fobia. Analizamos otra estructura como el núcleo basal que recibe información sobre el entorno o el núcleo central de la amígdala responsable de emitir las señales del tallo cerebral, implicado en la inmovilización conductual.

Según los estudios de Schienle en 2005 las personas con fobia muestras una alta actividad de la amígdala, la corteza visual, el hipocampo derecho y la corteza prefrontal dorsolateral derecha.

Evaluación y Diagnóstico

Según los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales V (DSM-V) publicado por la American Psychiatric Association, una fobia específica se caracteriza por:

  • Miedo o ansiedad intensa por un objeto o situación específica
  • El objeto o la situación fóbica se evita activamente de forma inmediata
  • La situación fóbica se evita o resiste activamente con miedo o ansiedad intensa.
  • Es desproporcionado al peligro real y al contexto .
  • Dura un mínimo de seis  meses.
  • Causa malestar relevante ámbito social, laboral y otras áreas importantes del desarrollo vital
  • La alteración no se explica por los síntomas de otro trastorno mental: la ansiedad y la evitación de situaciones asociadas al pánico son propias de este problema incapacitante.

Tratamiento de las fobias

10 señales para identificar cuando ir al psicólogo

En el caso del miedo debemos actuar cuando el comportamiento afecta a nuestra vida y rutina diaria:

  1. No guarda relación con el peligro real de la situación temida. “Grita y se esconde si ve una araña.”
  2. Es difícil de explicar o razonar. “¿Y por qué te dan miedo las arañas? Porque sí.”
  3. La persona no modula su comportamiento. “Se pone agresivo y molesta”
  4. Trata de evitar la situación temida. “No le gusta ir a una terraza por si pasa un perro cerca.”
  5. Persiste durante un tiempo prolongado. “Le pasa desde hace años, épocas más intensas, pero nunca desaparece este miedo.”
  6. El miedo no está asociado a una edad concreta. “Tiene ya 12 años y no se le quita.”
  7. No es adaptativo. “No quiere ir a de excursión al campo por si se encuentra con un animal.”
  8. Provocan gran malestar en el que lo sufre. “Se avergüenza y se enfada  pero no lo puede evitar.”
  9. Afecta a su vida escolar, familiar o social. “No puede dormir pensando en lo que ocurrirá mañana.
  10. Presenta síntomas psicosomáticos: vómitos, mareos problemas de sueño, alimentación. “Antes de subir a un avión, siempre vomita.”

Tratamiento psicológico para eliminar fobias

En la intervención psicológica profesional destinada a como eliminar fobias podemos encontrar diferentes técnicas enmarcadas en la terapia cognitiva-conductual y la terapia contextual:

Las técnicas de exposición se basan en enfrentar progresivamente a la persona con su propia fobia o estímulo que origina esa ansiedad con el objetivo de reducirla. De este modo, se aprende a manejar su comportamiento y sus patrones de pensamientos asociados. Puede realizarse mediante imágenes, realidad virtual o situaciones simbólicas

La desensibilización sistemática es una técnica similar a la exposición. Su finalidad es reducir la ansiedad y eliminar la conducta de evitación mediante la emisión de respuestas incompatibles. Se combina la jerarquía de estímulos con el entrenamiento en relajación y reestructuración cognitiva.

Desde la Terapia de Aceptación y Compromiso la persona analiza su huida de las situaciones temidas y las diferencias emocionales respecto a la conducta de enfrentarnos a las situaciones que nos dirigen hacia nuestros valores. Al huir le damos más valor a la fobia y la evitación favorece que se mantenga en el tiempo. La batalla por controlar el miedo alimenta la ansiedad previa por lo que la alternativa saludable es la aceptación.

Consejos para mejorar tu vida si sufres alguna fobia

Existen pequeños cambios en tu vida que te proponemos si deseas saber como eliminar fobias:

  • Procura enfrentarte poco a poco a situaciones desagradables. Puedes solicitar colaboración a personas cercanas para que te ayuden en esta tarea fundamental para mejorar tu calidad de vida.
  • Las técnicas de relajación y conciencia plena pueden ser muy útiles para esos momentos de exposición controlada / interno
  • Práctica un estilo de vida saludable, la trilogía sueño, alimentación saludable y ejercicio físico puede ayudarte a reducir los síntomas de ansiedad y pensamientos anticipatorios.

Para aprender cómo eliminar fobias debemos tener en cuenta nuestras emociones, pensamientos y comportamientos, aceptar al monstruo temido lo hará más pequeño.

0
Categorizado en: Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto