qué es el síndrome de burnout

Burnout: los profesores están quemados

11/09/2013
Número de visualizaciones

Los profesores están estresados. Esta no es una afirmación que me acabo de sacar de la manga, sino la conclusión de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Murcia en la que han constatado que el 65% de los profesores de Primaria, Secundaria y Bachillerato sufre el denominado síndrome de Burnout.

De este 65%, el 12% de los docentes padece el síndrome de forma clara, mientras que el otro 53% tiene una tendencia o riesgo de sufrirlo. Los principales síntomas de este síndrome son por ejemplo, el sentirse quemados y poco realizados en su trabajo. Su relación con los compañeros y con el alumnado se ve cada vez más fría.

El trabajo de los docentes posee una clara carga emocional, ya que se encuentran continuamente en contacto con diversas personas y además, establecen relaciones que pueden llegar a ser muy intensas en algunos determinados momentos.

Los efectos del síndrome de Burnout

Las personas que sufren este síndrome se sienten muy agotadas, más allá de lo físico. Se despiertan por la mañana muy cansados aunque no haya realizado ningún tipo de actividad física, por el simple hecho de saber que ese día  van a estar con esa persona o personas con la que mantienen esa relación estresante y agotadora.

Tratamiento para el síndrome de Burnout

El tema del tratamiento para este tipo de síndrome es algo complicado, ya que no existe un tratamiento único debido a que no afecta a todas las personas por igual. El mejor consejo que se puede dar es pedir ayuda psicológica ya que es difícil que una misma persona que sufre este tipo de síndrome modifique su propia percepción de las cosas.

Estos datos no son muy esperanzadores, e incluso nos lleva a afirmar lo que durante tanto tiempo se lleva denunciando en el gremio, que el trabajo del docente es uno de los más estresantes.

Pero muchos docentes pensarán que todo esto vale la pena porque lo que de verdad premia en este sector es la vocación de los docentes y el sentimiento común por compartir sus conocimientos. Son muchos los docentes que acuden cada día con una sonrisa a su puesto de trabajo y con ganas de enseñar, y es que no existe mejor remedio para el síndrome de estar quemado o burnout, que el optimismo.

0
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto