bullying escolar consecuencias

Bullying escolar, la violencia entre iguales

Número de visualizaciones

POR

Carmen Soto Peña
EDUCACIÓN:
  • Graduada en Trabajo Social por la Universidad de Granada.
  • Máster en Problemas Sociales: Dirección y Gestión de programas sociales.
EXPERIENCIA:
  • Profesora del departamento Sociocomunitario de INESEM Business Shool.
  • Trabajadora Social. Experiencia profesional en Servicios Sociales Especializados, asesoramiento, orientación y atención social a personas sin hogar.
ESCRIBE SOBRE:

Intervención Social · Problemas Sociales · Exclusión Social · Género

Graduada en Trabajo Social. Cuenta con experiencia como trabajadora social y actualmente es profesora del Departamento de Educación y Sociedad de INESEM

El marco cultural contemporáneo se muestra muy sensibilizado con algunas de las formas en las que se manifiesta la violencia. El bullying escolar o acoso, la violencia de género o el maltrato infantil, etc., son algunas de ellas. Para llegar a este grado de sensibilización campañas como “No alimentes al monstruo” o  “Se buscan valientes”  ejercen un papel fundamental.

A lo largo de la historia el ser humano ha recurrido a la violencia con el fin de someter a otros semejantes y resolver conflictos. Pero a pesar de vivir en una sociedad violenta, hoy en día, los comportamientos agresivos no están considerados como estrategias correctas. Por lo que se entiende que para una convivencia equitativa, sin que esté presente la figura del abusador y el abusado, son necesarias formas de relación en las que la violencia no sea una opción.

Para el entendimiento de un fenómeno como el bullying escolar es necesario tener en cuenta, que se trata de un problema multifactorial. En este problema, convergen diversas causas vinculadas al origen, como el contexto cultural y social, los antecedentes familiares, además de la institución educativa en la cual se desarrollan.

Teniendo en cuenta lo complejo que resulta la problemática del bullying escolar, profundizar sobre los actores, el contexto en el que se manifiesta, y los factores que influyen en su inicio y desarrollo forman una parte esencial para su abordaje. ¿Cuáles son las causas del bullying escolar? ¿Qué consecuencias tiene sobre los y las menores expuestos a este tipo de situaciones? ¿Qué efectos negativos produce?

Introducción al término y tipos de acoso escolar

Para dar respuesta a estas cuestiones en primer lugar comenzaremos con una conceptualización del término, según  Ortega y Mora-Merchán (citado en Gómez, Gala, Lupiani, Bernalte, Lupiani y Barreto, 2005, p. 168) el bulling hace referencia a:

“Una situación social en la que uno o varios escolares toman como objeto de su actuación injustamente agresiva a otro/a compañero/a y lo someten, por tiempo prolongado a agresiones físicas, burlas, hostigamiento, amenazas, aislamiento social o exclusión social, aprovechándose de su inseguridad, miedo o dificultades personales para pedir ayuda o defenderse”

Es decir, el acoso escolar se presenta como una forma de intimidación y acoso dentro del ámbito escolar, donde una persona abusadora ejerce violencia física, o psicológica sobre la víctima.

Existen diferentes formas de acoso dentro del ámbito escolar que son consideradas bullying y todas ellas contienen el factor de abuso psicológico.

  • El bullying verbal tiene como característica principal el uso de expresiones crueles, amenazas e insultos, burlas, motes, etc.
  • El bullying físico se caracteriza por un comportamiento intimidatorio por parte de la persona acosadora y puede ser directo o indirecto. El directo se dirige contra el cuerpo de la víctima y el indirecto contra la propiedad de esta.
  • En el bullying social o relacional se trata de aislar a la persona del grupo de iguales de manera que la víctima quede separada del resto y parezca invisible.
  • El ciberbullying es la forma más novedosa de violencia debido a la aparición de las redes sociales. Se caracteriza por el abuso que la persona agresora ejerce mediante las redes sociales, correos electrónicos y mensajes de texto. Este tipo de bullying es muy peligroso ya que no termina dentro del ámbito escolar.

Causas asociadas al acoso escolar o bullying escolar

Como mencionamos con anterioridad, esta forma de maltrato tiene su origen en múltiples factores en donde condiciones personales, familiares o escolares funcionarían como desencadenantes de la situación de violencia.

Los factores personales que pueden provocar un comportamiento violento pueden ser la baja autoestima de la persona acosadora, ya que el sentimiento de superioridad a través de la violencia puede ser una forma de reafirmar la confianza en sí mismo. Esto formaría parte de una estrategia de afrontamiento errónea ante un problema de confianza y autoestima. Una vez detectada, se podría intervenir con el objetivo de proporcionar al menor abusador/a otros mecanismos defensa.

Otro de los factores vinculados al bullying escolar serían los antecedentes familiares. Un contexto familiar conflictivo, en el que alguno de los progenitores ejerza la violencia como forma de expresión habitual, puede desencadenar que los/as menores utilicen una escala de valores y estilos de relación basada en la violencia. Según Smith (citado en De la Villa Moral y Ovejero,  2014, p.331):

“Uno de los factores más importantes en el desarrollo de una conducta agresiva son los conflictos en el núcleo familiar y la falta de apoyo paterno, así como un estilo disciplinar y autoritario, el aprendizaje de roles de género estereotipados y los modelos de resolución violenta de conflictos generacionales”.

Además, la institución y el sistema educativo en sí, pueden facilitar procesos de frustración en los menores. Lo que a la larga puede traducirse en agresividad hacia los iguales.

Las consecuencias del acoso escolar

La probabilidad de que cualquier escolar, en algún momento de su proceso educativo, haya sufrido este tipo de violencia, como víctima, agresor/a u observador/a pasivo,  es muy elevada. La rápida detección de este problema y su  intervención funcionaría como agente de protección.

Las consecuencias de estos abusos pueden ser devastadoras y muy duraderas en el tiempo. En la víctima provoca sentimiento de miedo y rechazo hacia el espacio en el que se produce la violencia. Complementado con baja autoestima, pérdida de la confianza en los demás, estrés, o somatizaciones. Puede producir también ansiedad y depresión.

Esta situación de violencia hace que la persona abusadora pueda ver incrementados los problemas que le condujeron a este comportamiento. La escasez de empatía, poca comprensión moral, son algunas. Además, el mantenimiento en el tiempo de una conducta violenta puede perjudicar su desarrollo personal.

Las personas que ejercen el rol de observadoras, pueden presentar, una normalización de conductas violentas. Además de falta de empatía hacia los problemas de los demás, insolidaridad y miedo a ser una posible víctima.

A nivel institucional, como consecuencia se perjudica la calidad de vida de todas las personas del centro.  Esta situación complica la realización de los objetivos propuestos para el proceso educativo.

A modo de conlusión, analizar el bullying escolar desde una óptica profesional es un aspecto fundamental pero insuficiente, ya que, es necesario, una mayor investigación sobre la vivencia y perspectiva que los/as protagonistas tienen del problema y los significados que le atribuyen. La confianza y comunicación con los/las jóvenes son una herramienta de protección, ¡ÚSENLA!.

Referencias

Gómez, A., Gala, F. J., Lupiani, M., Bernalte, A., Miret, M. T., Lupiani, S., & Barreto, M. C. (2007). El” bullying” y otras formas de violencia adolescente. Cuadernos de medicina forense, (48-49), 165-177.

Jiménez, M. D. L. V. M., & Bernal, A. O. (2016). Relación entre el clima social familiar y las actitudes juveniles ante el acoso escolar. International Journal of Developmental and Educational Psychology (Revista INFAD de Psicología)., 5(1), 329-342.

2+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto