objetivos aprendizaje servicios

Aprendizaje-servicios: Trabajando en una respuesta educativa, social y comunitaria

07/03/2017
Número de visualizaciones

El aprendizaje-servicios, trata de abrir una vía educativa que conecte los problemas de nuestro entorno con el desarrollo de aprendizajes basados en el servicio a esta comunidad, de forma que se contribuya a la mejora de la sociedad que compartimos.

En la actualidad, el desarrollo del talento y la innovación están en el centro del debate educativo. Los medios de comunicación lanzan mensajes constantes sobre la importancia de mejorar el sistema educativo y la educación que se imparte en nuestras escuelas, pero al hablar de innovación, de talento o mejora educativa, también debemos pensar para quién o para qué es importante ese desarrollo.

Palabras como talento, innovación, creatividad, autonomía, trabajo en equipo, etc. dejan de tener sentido si no somos capaces de plantearles una orientación determinada.

Nuestra tarea, como profesionales de la educación, está en guiar el desarrollo educativo de nuestros estudiantes para alcanzar el máximo potencial de sus capacidades, pero esas capacidades deben estar orientadas a la transformación y solución de problemas presentes en la sociedad en que viven.

Personas que se dedican profesionalmente a la educación, nos advierten de la importancia de dotar de contenido a estas peticiones, de diferenciar la innovación y la mejora educativa, de la simple memorización de datos y de la rutina constante en la realización de deberes de clase.

Pensadores, como Howard Gardner, nos recuerdan la importancia que tendrá, y que ya hoy día tienen, la construcción de una mente creativa, ética, sintética, disciplinada y respetuosa, para el desarrollo educativo de las niñas y niños. Otros profesionales, como Ken Robinson, nos advierten sobre las distintas formas en que nuestras escuelas están acabando con las posibilidades creativas de sus estudiantes.

El aprendizaje-servicio, se presenta como una forma de abordar algunas de los retos que nos plantean estos profesionales.

El Aprendizaje-Servicios como respuesta educativa y social

Inspirado en las metodologías desarrolladas por las pedagogías activas y la corriente de la nueva escuela (Dewey, Freinet, Kilpatrick…), el aprendizaje-servicio, orienta el proceso educativo hacia la observación crítica del mundo, haciéndonos sentir parte de este y por tanto, con la capacidad de intervenir en los procesos sociales que tienen lugar en él. Se trata,  de un aprendizaje basado en aportar un servicio a la comunidad, a la vez que nos aporta la experiencia necesaria para aprender de forma activa.

Desde el Aprendizaje-servicio, se apuesta por poner a trabajar todo nuestro talento, nuestra creatividad y nuestros conocimientos, en beneficio de la comunidad que compartimos, transformándose en un proyecto social y educativo que nos presenta retos y problemas para poner en práctica nuestras capacidades.

¿Cómo empezamos el aprendizaje-servicios?

Antes de ponernos manos a la obra en el desarrollo de un proyecto de aprendizaje-servicio, conviene tener en cuenta tal y como nos recuerda en este vídeo Josep María Puig, unos de los profesionales que más ha investigado sobre el tema, que el aprendizaje-servicio no puede ser algo puntual, ni está limitado a algunas escuelas, sino que se trata de una forma de educar y de construir nuestra sociedad. Así, resumiendo ampliamente el proceso de desarrollo de un proyecto de aprendizaje-servicio, podemos seguir los siguientes pasos:

  1. El primer paso, debería ser conocer nuestro propio grupo de trabajo, quiénes están dispuestos a aprender desde el aprendizaje-servicio, cómo se encuentra el grupo con el que vamos a trabajar, etc.
  2. En un segundo paso, debemos preguntarnos cuáles son los intereses del grupo, qué problemas detectamos en nuestra comunidad, en qué podemos ayudar… En este paso, es importante conectar con las entidades sociales, plantearles nuestras ideas y escuchar sus necesidades. El aprendizaje-servicio se nutre de la buena comunicación y se convierte en un factor muy importante para poder desarrollar un proyecto de aprendizaje-servicio que responda a las necesidades e intereses de la comunidad.
  3. El tercer paso, sería elaborar nuestro proyecto educativo de aprendizaje servicio, un documento que nos servirá de guía en todo nuestro proceso de aprendizaje, pero que tendremos que ir reelaborando durante todo el proceso para ir adaptándolo a la realidad. Este documento suele contener los objetivos, contenidos, actividades, las funciones de cada persona del grupo y del propio educador, los horarios, el calendario, los materiales, etc.
  4. Por último, pero no menos importante, todo proyecto de aprendizaje-servicio conlleva una evaluación. Esta evaluación no solo está orientada a la evaluación de las distintas personas que han formado parte del proyecto, sino que además se trata de la evaluación del propio proyecto y del grupo en general en el desarrollo de este, para mejorar las acciones propuestas, para valorar los resultados y para comprobar la incidencia que ha tenido el proyecto en la comunidad.

Os dejo varios enlaces donde poder aprender sobre aprendizaje-servicio y conocer proyectos relacionados:
Red Española de Aprendizaje-Servicio: https://aprendizajeservicio.net/
60 Buenas prácticas de aprendizaje-servicio (pincha para descargar)

En definitiva, el Aprendizaje-servicio es una forma de hacer que nuestro aprendizaje se nutra con la experiencia personal, pudiéndose llevar a cabo desde cualquier ámbito de la educación, ya sea formal o informal.

0
Categorizado en: Ciencias de la educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto