¿Influyen los malos hábitos orales en las alteraciones del habla?

alteraciones del habla

13/03/2017

EDUCACIÓN:
  • Licenciado en Educación Secundaria
  • Psicólogo Clínico-Educativo
  • Magister en Psicopedagogía
  • Master en Neuropsicología (Universidad Nacional Rey Juan Carlos Primero-España)
  • Segunda Especialidad en Problemas de Aprendizaje y Psicopedagogía
  • Tercera Especialidad en Terapia de Lenguaje y Logopedia
  • Cuarta Especialidad en Educación Primaria
EXPERIENCIA:
  • Docente de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú)
  • Docente en la Universidad Autónoma del Perú
  • Docente Instituto Peruano de Orientación Psicológica IPOPS
  • Creador del Programa “Mnemotecnia Rítmica Corporal para el Aprendizaje de la Geografía
  • Autor de los libros “Aprendo a Narrar con la R-RR", "Trastorno Fonético Fonológico: Evaluación-Diagnostico y Tratamiento", "Conciencia Fonológica: Intervención en dificultades de Lenguaje y Lecto-escritura", "Problemas de Aprendizaje desde la concepción neuropsicológica y abordaje terapéutico".
ESCRIBE SOBRE:Educación · Trastornos del lenguaje · Aprendizaje
Psicopedagogo y Psicólogo. Cuenta con una amplia experiencia como especialista en terapia de lenguaje y aprendizaje. Actualmente ejerce como docente de la Universidad Mayor de San Marcos y la Universidad Autónoma del Perú, labora como psicoterapeuta en centros de salud mental.

4+

Ver más artículos relacionados de Logopedia .

59 Comentarios

  1. karen Saldaña dice:

    Los malos hábitos pueden alterar el normal
    desarrollo orofacial, produciendo deformaciones en la dentura, además de
    problemas psicológicos, emocionales, y otros como pueden ser respiratorio, digestivo y de aprendizaje.

    1+

  2. Edith dice:

    Este mal habito también ocasionará defectos en las arcadas dentarias. Las situaciones de succión enérgica y chupeteo continuado, tanto del chupete como del pulgar u otros dedos, son hábitos que pueden causar, como consecuencias, deformidades en la boca e impedimento el correcto alineamiento de las piezas dentarias. Esto es lo esperable en niños que están todo el día con el chupete en la boca, incluso cuando corren y juegan. Si el hábito no es tan enérgico y se limita a algunas situaciones concretas del día, lo normal es que no cause ningún perjuicio permanente y que se consiga una correcta mordida, siempre que el hábito desaparezca antes del inicio de la erupción de los dientes permanentes (hacia los 6 años). En estos casos de succión menos vigorosa y más ocasional, prácticamente siempre va a ocurrir que el niño conseguirá una mordida correcta, si el hábito ha desaparecido antes de los 3 años. En cualquiera de los casos, si el hábito aún se mantiene hacia los 6 años de edad, nos vamos a encontrar con una variada clase de problemas: Los dientes centrales inferiores se desvían hacia dentro, mientras que los dientes centrales superiores se separan y desvían hacía afuera. Se deforma y estrecha el techo de la boca. Las arcadas dentarias, inferior y superior, se desajustan y pierden la alineación correcta. Se producen las denominadas mordidas alteradas “abierta” o “cruzada”. Cuanto más se prolongue en el tiempo el hábito de succión, mayor será este efecto de deformacion. 

    1+

  3. Sonia Alvarado dice:

    Excelente artículo, es muy importante descartar polipos en las areas nasales desde pequeños y estar pendientes de los niños llevandolos siempre a sus chequeos con el pediatra.

    0

  4. CECILIA G.C. dice:

    LOS MALOS HABITOS SIEMPRE HABITAN, PERO SI NO SE CORRIGE A TIEMPO PUEDE OCASIONAR UN DAÑO MAYOR, POR ESO SE DEBE ESTAR PENDIENTE DE LOS NIÑOS, LA SUCCION DEL DEDO TIENDE A MALFORMAR LA FORMACION DE LOS DIENTES Y PUEDE OCASIONAR UNA MALA OCLUSION DENTAL.

    1+

  5. DAYANNA SANTA CRUZ dice:

    LOS MALOS HÁBITOS ORALES, ESTÁN SIEMPRE PRESENTES, YESTO ORIGINA ALTERACIONES EN EL HABLA. LA SUCCIÓN DEL DEDO PULGAR CAUSA DEFORMACIONES EN LA POSADA DE DIENTES. LA RESPORACION ORAL- BUCAL ES CUANDO EL NIÑO RESPIRA POR LA BOCA Y ESTO TAMBIEN DIFICULTA EN SU MORDIDA, ESTOS NIÑOS DEBEN SER ATENDIDOS POR ESPECIALISTAS ( PEDIATRA, OTORRINO, ORTODONCISTA, ODONTOPEDIATRA)

    0

  6. Marilia Sánchex dice:

    El mal hábito oral :es una conducta incorrecta que con el tiempo se vuelve automática de reproducir incoscientemente,este hábito atenta con la estructuta,funciones orofaciales y con la calidad de vida del paciente.Al mantener este hábito produce desequilibrios de los músculos que podrán producir alteraciones en el habla .Depende de  3 factores para este desequilibrio:La edad que comienza,tiempo de duración y la frecuencia que se realiza.Succión  del dedo: a los 3 años aproximadamente ya desarrollo los dientes de leches deberia desaparecer este hábito.Posterior a esta edad se puede desarrollar una mala oclusión dental,una mala mordida  y deformaciones en la posición de los dientes.Además este mal hábito tiene cognotaciones psicólogicas,los cuales provienen posiblemente de una manifestación de ansiedad,de regresiones infantiles .Respiración oral-bucal: se presenta en la  mayoria de niños con insuficiencia respiratoria nasal ,a lo cual buscan la manera de respirar por la boca .
    El menor respira abriendo la boca ,descendiendo la lengua ,lo cual produce una posterorotación de la mandibula para poder conseguir el aire .
    Su caracteristica es tener un paladar ojival,maxilar inferiores estrechos,asi como también los problemas de la mordida y dientes.

    0

  7. margarita grimaldo garcia dice:

    Los malos hábitos en los niños puede a llegar a causar serios problemas que influirán en el habla, ya sea en la etapa de la succión del dedo, ya que la edad adecuada para que lo realicen es aproximadamente hasta los 3 años, pasando esta edad se presenta una mala oclusión dental en donde se puede desarrollar una mala mordida y deformaciones en la posición de los dientes, así como también las dificultades de los postulares de la mandíbula. otro de los problemas que influirían en el habla es la respiración oral-bucal ya que el niño hace el esfuerzo para poder respirar a traves de la boca causando problemas en sus mordidas y dientes.

    0

  8. Hurtado Flores dice:

    No tenia noción alguna que estos malos hábitos orales podrían traer consigo a futuro consecuencias  en el habla,  siendo sorprenderte el saber que  estas conductas podrían generar desequilibro en un niño que no presenta algún problema alguno. Como el de la Succión del dedo, donde concuerdo con que dentro de una etapa de desarrollo de exploración del niño estaría bien  , pero cuando sobrepasa la edad máxima es donde se podría presentar los problemas a futuro.Y como diferentes teorías psicológicas explican el porque los niños realizan esta conducta de mal habito oral, ya sea por manifestación de angustia, necesidad de contacto corporal y emocional. Talves se podría observar  cuando un niño es destetado a temprana edad , ya sea porque la madre vuelve a trabajar o porque tiene que realizar diversas tareas, podría ser un ejemplo. Ya que para todo hay un edad máxima y mínima para darse las cosas. Para concluir, es relevante el saber estos malos habitos orales para ayudar a nuestros hijos o niños  y como podrían afectarlos a lo largo de su vida.

    0

    • Alexandro L. Huanca Alexandro L. Huanca dice:

      Recuerde que en educación, psicología y el campo médico podemos encontrarnos con estas dificultades, es necesario informarnos sobre bien, para hacer las derivaciones respectivas y/o prevención.

      0

  9. Jordy Torres Pineda dice:

    El tener un mal habito oral trae consecuencias a largo plazo, ya que el niño(a) puede alterar la salud de sus estructuras, funciones orofaciales y en su calidad de vida, por otro lado altera tambien la formacion de los dientes (mala oclusion dental), es vital de los padres estar monitoreando que habitos estan adquiriendo, si se encuentra alguno o capaz esté, corregirlo inmediantamente y no dejarlo pasar.

    0

    • Alexandro L. Huanca Alexandro L. Huanca dice:

      Recuerde siempre que debemos partir de supuestos hipotéticos para analizar estos casos y si es psicólogo ayudarnos del método clínico.

      0

  10. CAROLINA PINEDA dice:

    Es necesario estar atento en el proceso de desarrollo del niño, en que momento empieza y deja de llevar el dedo a la boca, tiempo de uso del chupon, etc., dado que como se evidencio en el artículo la consecuencia fisica mas importante es la alteracion de la estructura orofacial produciendo en el futuro problemas de lenguaje y aprendizaje. Los padres o cuidadores cercanos deben entender que la estimulacion en el lenguaje oral es crucial en el niño, asi como la atencion periodica de salud en los niños. En caso de presentarse ya el problema recurrir a ayuda especialista sin dejar pasar el tiempo.

    0

  11. Konny Munive dice:

    Es
    indispensable reconocer un mal hábito oral, ya que este en el futuro puede ser
    causante de alteraciones en el habla. Adicionando a los malos hábitos
    mencionados (succión del dedo y respiración oral-bucal), se encuentra la rinolalia,
    que es el exceso o defecto de la salida del aire por la cavidad nasal, este
    provoca dificultades para encontrar la correcta resonancia de los fonemas. Los
    malos hábitos masticatorios pueden provocar movimientos linguales y labiales anómalos.
    La succión del labio superior o inferior, este causaría el desplazamiento de
    los dientes incisivos y maloclusion dental, y en el habla afectaría la
    pronunciación de fonemas. (Cab, 2011). 

    0

  12. Claudia Placido dice:

    Los malos hábitos orales comienzan desde bebes y pueden provocar alteraciones en ciertas estructuras faciales, craneales y sobre todo a nivel dental por ejemplo: apiñamiento de los dientes, rotaciones dentales, problemas de maloclusion y retraso en el crecimiento del maxilar. Algunos de estos hábitos son normales en la infancia y luego comienzan a desaparecer, sin embargo, en ocasiones perduran dos años ó mas y es cuando pueden empezar a dar problemas. Ante estas situaciones es importante prevenirlo, intentando eliminar los malos hábitos del niño. sera en muchas ocasiones necesario, la intervención del pediatra, odontólogo, logopeda y/o psicólogo; con el fin de poder atajar el problema físico que desencadena y a la eliminación del mal habito

    0

  13. fanny dice:

    Estos malos hábitos orales Los malos hábitos orales comienzan desde bebés, y provocan alteraciones durante la infancia pueden provocar efectos dañinos sobre desarrollo de las estructuras faciales y la dentición en los niños. en lo cual pueden provocar alteraciones en los dientes, problemas de retraso en el crecimiento maxilar, También lo origina la no retirada del chupete, el chuparse el dedo o el morderse los labios.en estos casos la succión del dedo este es el habito que puede provocar alteraciones del habla y que debería desaparecer en los niños de 3 año aproximadamente, debido a que esa edad ya esta todos los dientes de leche en boca puede desarrollar una mala oclusión dental.  y en la respiración bucal El niño es incapaz de respirar por la nariz. Los signos y síntomas que nos pueden hacer sospechar de su existencia son: duerme con la boca abierta, ojos cansados, tiene ojeras, la arcada dentaria superior es estrecha, lengua floja, dientes anteriores hacia delante, nariz pequeña y orificios poco desarrollados, puede estar irritable y ansioso, con dificultad de concentración.

    0

  14. Josue Salvatierra Araoz dice:

    En el caso de la succion de los dedos si el hábito aún se mantiene hacia los 6 años de edad, nos vamos a encontrar con una variada clase de problemas: Los dientes centrales inferiores se desvían hacia dentro, mientras que los dientes centrales superiores se separan y desvían hacía afuera. Es una manera de defenderse frente a la irrupción de ansiedades tempranas derivadas de la separación con su madre o sustituto o de la presencia de problemas familiares.

    0

    • Alexandro L. Huanca Alexandro L. Huanca dice:

      Saludos, comparto con usted su comentario, y considero que el planteamiento de hipótesis respecto a la succión digital debe darse desde la psicología pero también desde el odontopediatra, recuerde que pueden ser múltiples las hipótesis, por tal razón el psicólogo debe aplicar el método clínico en estos casos.

      0

  15. maria dice:

    Este articulo es sumamente importante debido que nos da a conocer que si un niño tiene un mal habito oral, este producirá alteraciones del habla.que dependen de tres factores muy importantes que son, la edad en que comienza el mal habito, el tiempo de duración y la frecuencia con que se realiza.así mismo el que un niño pase mucho tiempo con su dedo en la boca, genera que pueda desarrollar una mala oclusión dental, lo que luego se convertiría en deformaciones en la posición de los dientes, así como también dificultades posturales de la mandíbula.del mismo modo es sumamente importante tener en cuenta que también causan problemas psicológicos y emocionales en el niño.

    0

    • Alexandro L. Huanca Alexandro L. Huanca dice:

      Recuerde que en educación, psicología y el campo médico podemos encontrarnos con estas dificultades, es necesario informarnos sobre bien, para hacer las derivaciones respectivas y/o prevención.

      0

  16. Katherine C. Niño de Guzman Palomino dice:

    Es interesante como las teorías psicológicas interpretan la conducta
    de la succión del dedo; del porque lo hacen y que factores estarían implicados.
     Por otro lado, es muy conocida la frase: “todo en exceso en malo” y enlazándolo con
    este tema, se podría mencionar que el bebé que se succiona el dedo lo hace por
    la ausencia de contacto corporal y emocional, siendo esta una respuesta natural
    de defensa, lo malo está en que esta conducta persista, que los padres no
    identifiquen lo que el niño necesita, que no brinden el adecuado afecto y
    protección al niño, siendo esto un factor protector imprescindible para el
    niño. Siempre será de suma importante que los padres estén pendientes de sus
    hijos, para ayudarlos a superar las dificultades, corregir los malos hábitos y
    finalmente siempre estar en busca de información para tener una adecuada
    intervención la cual pueda ser derivada al profesional encargado. ¡Prevenir es
    mejor que curar!  

    0

  17. lilibeth samaniego candia dice:

    los malos hábitos es una conducta
    que puede ser consistente, ya muchos sabes que los niños tienen esa conducta de
    la succión de dedo que trae como consecuencias, desarrollar una mala
    mordida, deformaciones en la posición de los dientes, así como también
    dificultades postulares de la mandíbula creando en ellos también a largo plazo
    problemas en su pronunciación.

    0

    • Alexandro L. Huanca Alexandro L. Huanca dice:

      Por tal razón es necesario poder conocer sobre estas temáticas y la repercusión que pueden generar, para poder hacer la prevención y/o derivación oportuna.

      0

  18. Smar Torres E. dice:

    Por eso es necesario que los padres, como los maestros de Educación Inicial y de los primeros grados de Educación Primaria tengan una información adecuada para enfrentar y actuar apropiadamente ante el niño con alguna alteración del habla, hasta que se pueda llevar al niño a un especialista.De allí que cuanto más pronto los padres traten de propiciar las medidas correctivas para el habla del niño, o busquen la ayuda especializada para tratar el problema, será mucho mejor, evitando las consecuencias negativas en el comportamiento futuro del niño.Cuando estos defectos no son tratados oportuna y convenientemente, se van fijando e interiorizando cada vez más, afectando todo el comportamiento del niño y, como tal, ya no viene a ser sólo una alteración del habla, sino también un impedimento o limitación para la vida, tal como ocurre con la tartamudez, impidiendo al afectado desenvolverse de modo normal, llegando al punto de limitar sus aspiraciones educacionales, vocacionales y su relación social; es decir, la vida de estas personas se ve limitada por una “lengua torpe”, condicionando un modo diferente de pensar, actuar y vivir en comparación a los demás.

    0

  19. Gressia dice:

      Es muy
    importante resaltar esta información ya que muchos de los padres no se dan
    cuenta de lo fundamental que es cada conducta adquirida por sus hijos a medida
    que se van desarrollando. Seguramente muchos de ellos no sabrán que con estas inadecuadas
    conductas que se dan continuamente producen desequilibrios de los músculos que presentarán
    alteraciones del habla. Es por ello que es importante tomar en cuenta lo
    siguiente: La conducta de succión del dedo es repetitiva en muchos niños, sin embargo la mayoría de
    los adultos no creen necesario que sea una gravedad y que eso se le irá pasando
    aun cuando ya tienen cinco o seis años, pero no se dieron cuenta que eso pudo
    estar alterando su habla, además de esto, la succión del dedo es una manifestación
    de angustia y soledad siendo un indicio para observar su cambio de etapa. También existe un problema cuando los niños buscan respirar por la boca debido a una insuficiencia
    respiratoria nasal, es muchos casos no se puede tener una observación clara de
    esta conducta pero de igual manera es importante para no producir ninguna alteración
    del habla durante todo el proceso de su desarrollo.

    1+

  20. Araceli Hilares dice:

    Haciendo énfasis en los hábitos, es efectivamente correcto decir que si se hace de forma cotidiana, puede perdurar a lo largo de la vida, pero también es importante mencionar a la familia que es parte esencial de este rol, porque son ellos los reforzadores para que estos hábitos se mantengan, es decir, si ellos no refuerzan por más que el niño intente, esta conducta no se va a mantener.Por otro lado, centrémonos en los malos hábitos orales, que se puede añadir que, el darle a un recién nacido un “chupón” como comúnmente se conoce, si bien es cierto calma al bebé, pero asu vez estamos haciendo a que aprenda a respirar por la boca; por tanto a futuro puede tener dificultades en la articulación, un habla inintelegible y/o dificultades en la producción de los fonemas que no van hacer adecuados.

    0

  21. Francesca Gómez Lozano dice:

    Es interesante conocer, que malos hábitos hacen que los niños puedan presentar problemas de lenguaje, ya que muchos padres no conocen de esto y lo ven como algo normal, puesto que la mayoría de los bebes lo hacen, claro que en el caso de la respiración oral – bucal, puede darse en niños con algún problema de salud respiratoria, o en el caso de niños que se enferman constantemente debido a los bronquios o algún otro problema, considero que es muy importante que los padres conozcan mas acerca de este tema ya que así podrían evitar un posible problema de lenguaje, y en el caso de que haya algún niño ya con esta dificultad, llevarlo a un especialista lo antes posible.

    0

  22. Daves Mercedes Principe dice:

    Teniendo en consideración que el desarrollo se da en su mayor afluencia en la edades de 0 – 5 años, se va copiando modelo o hábitos que pueden generar una posible alteración en los músculos de la parte oral, ahora esto a su vez se puede convertir en una posible alteración respiratoria por la inadecuada.

    0

  23. leticia perez dice:

    Somos conscientes que el entorno influye en la persona en
    muchos aspectos, centrándonos específicamente en el habla podemos observar como
    adoptamos ciertos hábitos orales que a lo largo lo emitimos de forma
    inconsciente, los cuales pueden ser perjudicial para nuestra salud, ya que al
    repetir la conducta inadecuada por mucho tiempo el músculo pierde su fuerza
    natural creando desequilibrio en el mismo generando problemas en el habla, el
    tiempo que dure en remediar este problema dependerá básicamente de tres
    aspectos, comenzando por la edad en la que comenzó el mal hábito, duración
    y  frecuencia con la que se realiza, el
    daño será menor si la exposición también lo fue.

    debemos saber identificar y reducir los hábitos orales inadecuados , unos de estos malos hábitos más frecuentes que causan daño a largo plazo es la succión del dedo (el cual puede ocasionar una
    mala oclusión dental hasta una mala mordida o malformación en la posición de
    los dientes, provocando alteraciones en el habla, estas conductas pueden ser
    motivadas por distintas emociones que el niño experimenta) y también la
    respiración bucal-oral la cual entiendo que se da porque el menor tiene problemas para
    respirar por la nariz y como alternativa de solución lo hace por la boca
    produciendo asi dificultades en su mordida y dientes, esto se debe tratar de
    forma multidisciplinar).

    0

  24. Edith Peña Paliza dice:

    Gracias al presente
    artículo que beneficiara a padres, psicólogos y especialistas del tema. Podemos
    llegar a la conclusión que los malos hábitos orales si influyen o si pueden
    desencadenar alteraciones del habla, ya que, al persistir la conducta inadecuada,
    generará desequilibrios en la fuerza de los músculos y esta a su vez producirán
    alteraciones del habla, como también puede afectar emocionalmente al niño, por ejemplo,
    el mal hábito oral de la succión del dedo, es una manifestación de angustia y
    ansiedad. Por ello es de suma importancia un diagnóstico e intervención inmediata,
    para evitar dichas alteraciones. Dentro de la cual tener en consideración 3
    factores: la edad en que comienza el mal hábito, el tiempo de duración y la
    frecuencia con que se realiza. Ya que, mientras menos sea el tiempo de exposición,
    menor será el daño ocasionado. 

    0

  25. Evelin Ruiz dice:

    Interesante artículo, queda claro que como padres debemos estar pendientes de nuestros hijos en cuanto a los malos hábitos se refiere, por ende debemos evitar o de otro caso extinguir tratar de extinguir la conducta de succión tanto del dedo como de un chupón ya que ahora sabemos las consecuencias negativas que acarrea el hecho de prolongar la presencia de este mal hábito. 

    0

  26. Thalia dice:

    Estos malos hábitos podrían ocasionar en el menor deformación en los labios, malformación de los dientes superiores e inferiores así como una perdida en la tonicidad de los músculos de la cara lo cual contribuiría a desarrollar en el menor diversos problemas en la articulación de los fonemas , así como de masticación los cuales si están adecuadamente desarrollados contribuirán a que se de un adecuado desarrollo del habla.

    0

  27. Nathaly Aquino Zavala dice:

    Podemos observar que exista relación entre la presencia de hábitos
    orales como el chupón y el pulgar de los dedos. Estos hábitos tienen
    consecuencias como deformidades en la boca o impedimento del correcto alineamiento
    de las piezas dentarias. Ahora  así mismo
    si vemos que estos hábitos se mantienen hasta los 6 años a mas, se  producen mordidas alteradas abierta o cruzada
    . Ya que la acción deformada que causa el desequilibrio entre las fuerzas
    depende de 3 factores muy importantes que son; La edad en que comienza el
    habito, El tiempo de duración y la frecuencia con que se realiza por ende
    mientras menos sea el tiempo de exposición, menor será el daño 

    0

  28. Karina Maraza dice:

    En mi opinión los malos
    hábitos son prácticas adquiridas por la repetición frecuente de un mismo acto
    que en un principio se realiza de manera consciente y luego de manera
    inconsciente. Los hábitos se pueden presentar en cualquier edad, forman parte
    del proceso de adaptación del ser humano a su medio ambiente y se relacionan
    con la alimentación, comunicación y el placer. Los niños por estar en plena
    etapa de formación, son los más propensos a sufrir las consecuencias de los
    malos hábitos orales, entre los que se destacan el chuparse el dedo o los
    labios, comerse las uñas y la respiración bucal. Estos malos hábitos son un
    comportamiento inconsciente y repetitivo que con el tiempo puede afectar el
    desarrollo de la boca, los labios, los dientes, entre otros.

    Dichos hábitos generan
    cambios, especialmente en los niños, pues sus estructuras óseas son más
    moldeables que las de un adulto, provocando alguna deformación o afectando
    algunas de las funciones específicas de la boca. Así como la fonación, es
    decir, la emisión de la voz o de la palabra, la respiración y la deglución, el
    paso del alimento o bebida de la boca al estómago son algunas de las funciones
    que pueden verse afectadas por los malos hábitos, pero también el desarrollo de
    algunos músculos y por lo tanto el desarrollo mismo de la cara.

    Por otro lado los hábitos
    orales constituyen unas de las principales causas de alteraciones producidas en
    los órganos y musculatura oro-facial que traen como consecuencia el compromiso
    en diferente grado, de procesos tan importantes en el ser humano como: la
    respiración, masticación, deglución, succión, articulación y la fonación; los
    mismos pueden presentarse en niños, adolescentes y adultos. Dependiendo de la
    frecuencia y tiempo de existencia de estos hábitos orales, se pueden dar
    diferentes consecuencias. Por otra parte, las causas de dichos hábitos pueden
    ser de diversa índole: emocionales, alérgicos, dentales, etc, por lo cual se
    requiere de una intervención oportuna y de un manejo integral con diferentes
    profesionales.

    Así mismo, se recomienda una
    observación cuidadosa de los padres para identificar, desde temprana edad, qué
    hábitos adquieren sus hijos y pedir consulta con el especialista para
    determinar qué medidas se deben tomar. Asimismo no burlarse de los niños con
    frases como: “usted tan grande y chupándose dedo” o “¡qué uñas tan feas!”. Esto
    les causa rabia, estrés o tensiones y hace que  aumente la frecuencia o intensidad del hábito
    del niño. En el tratamiento de los hábitos orales se requiere el trabajo
    interdisciplinario de diversos profesionales de la salud, esto  dependiendo de las necesidades específicas de
    cada caso, ya que las causas y consecuencias pueden variar. Estos profesionales de forma coordinada,
    deben realizar un proceso de intervención para corregir las secuelas asociadas
    y evitar problemas posteriores.

    0

  29. Julissa Pariona Llontop dice:

    Definitivamente
    los malos hábitos orales influyen en las alteraciones del habla. Por ejemplo,
    la succión del dedo pulgar, que es muy frecuente durante el primer año de vida,
    pero se convierte en un mal hábito si persiste en el tiempo, ya que va a ocasionar
    daños dentales y afectará el desarrollo social, físico y cognoscitivo del niño.
    El psicoanálisis fundamenta que en las etapas del desarrollo, es normal que los
    bebés hasta los 18 meses busquen su satisfacción en la boca, como zona de
    placer, esto explica porque ellos buscan morder todo y el mal hábito de querer
    seguir con el chupón pasado los 2 años de edad.

    Referente a la
    respiración oral bucal, se da porque la vía área superior esta obstruida, lo
    cual genera cambios en la fisionomía del niño y las funciones de las
    estructuras, se da frecuentemente en niños con insuficiencia respiratoria, y va
    a generar alteraciones en el habla, ya que tienen el paladar estrecho, nariz
    pequeña o estrecha, labio superior corto, lengua baja y voluminosa, boca
    entreabierta, entre otras. Asimismo, está relacionado con la disminución de la
    capacidad intelectual, falta de atención, concentración, memoria y retraso
    escolar. Por lo general, los docentes se dan cuenta porque los niños escuchan
    poco, no prestan atención en clase y molestan en el aula. 

    0

  30. Mayra Del Mar dice:

    Realizar cualquier conducta que sea nociva para la estructura y funciones orofaciales que en un inicio se manifiestan de forma conciencie y  luego de manera inconsciente puede causar algún tipo de malformación ya sea en la alineación de dientes que puede causar  dificultad para emitir los sonidos correctos al hablar o la respiración oral bucal que es cuando el menor para poder respirar abre la boca y desciende la lengua , realiza una posterorotacion de mandíbula para poder conseguir el aire.

    0

  31. Samantha Mercedes Milagros Toledo Yllanes dice:

    Estos mal hábitos adquiridos como la succión del dedo o respiración oral-bucal son consientes poco a poco suele ser inconscientemente como se manifiesta, si este es corregido hasta los 3 años como max. los daños causados pueden ser manejado si no es así se va a produciendo daños y/o deformaciones en la parte bucal del menor así mismo como la mala posición de la mandíbula al igual que algunos teorías psicológicas refieren que excedido los tres años del mal habito de la succión del dedo puede ser un indicio de angustia y ansiedad. 

    0

  32. Cristina Hernández Valencia dice:

    Así como los niños adquieren diferentes
    habilidades y  tipos aprendizajes, también
    adquieren malos hábitos, es por ello que es de suma importancia corregirlos a
    tiempo para evitar consecuencias a largo plazo, por ejemplo,  en cuanto a la succión del dedo y  la respiración oral – bucal, la detección temprana de estos malos hábitos podría evitarse desde un  problemas respiratorio o digestivos hasta problemas psicológicos, de lenguaje y/o aprendizaje.

    0

  33. fernando Julca dice:

    Entre estos malos hábitos
    orales, respiración oral y succión de los dedos. Por lo tanto, una corrección
    precoz de dichos hábitos nos permitirá evitar el desarrollo de problemas
    causales posteriores como son la mordida abierta y la mordida cruzada tanto anterior
    como posterior. Estos malos hábitos orales durante la infancia pueden provocar
    efectos dañinos sobre desarrollo de las estructuras faciales y la dentición en
    los niños y alterar el habla. 

    0

  34. Juan Pablo Vargas León dice:

    Los Malos hábitos orales,
    de acuerdo a lo que se presenta en el artículo, influye porque genera, en el
    caso de la succión del dedo pulgar,  una malformación
    en la simetría de los sistemas óseos necesarios para la emisión de sonidos.
    Entonces se precisa una acción multidisciplinaria que pueda predecir aquellos indicadores
    mínimos de un mal hábito oral en el niño, de modo que pueden ser corregidas espontáneamente,
    sin la necesidad de esperar una agravación
    del problema o la intervención con tratamientos más complejos.

    0

  35. Dalitsa Rodriguez dice:

    La mayoría de los niños
    cuando son bebes tienen esa manía de succionar el dedo pulgar con frecuencia
    convirtiéndose en un habito para ellos. Pues las madres no se dan cuenta del
    daño que le provoca en el desarrollo de sus maxilares dentales  y por consiguiente la alteración del habla,
    pero este hábito se desaparece a los 3 años aproximadamente si es que disminuye
    sus ganas de succionar su dedo pulgar. Pues la succión significa el vínculo
    materno, el cuidado, el afecto y entre otros.

    Por lo que  si se incrementa las ganas de succionar el
    dedo pulgar, el niño se va a caracterizar por los maxilares dentales estrechos
    así como también dificultades en las mordidas y dientes. Por ello es muy
    importante que las madres logren detectar a tiempo si él bebe tiene ese habito
    de succionar el dedo pulgar de forma seguida y siempre llevarlo al pediatra
    para que le informe como se encuentra el desarrollo y crecimiento del bebe y
    así evitar una malformación en los dientes y dificultades al pronunciar las
    palabras correctamente.

    Los padres deben de disminuir
    esa manía o habito al succionar el dedo del pulgar con el fin de tener una
    adecuada salud bucal y problemas que le dificultan al momento de expresarse o
    comunicarse frente a los demás más adelante o tenga más edad mediante la
    realización de los chequeos al pediatra para poder contrarrestar cualquier
    consecuencia grave que le genera al succionar el dedo pulgar.

     

    0

  36. Luz clara del pino clemente dice:

    ·        
    Estoy de acuerdo
    con la lectura ya que en muchos los padres de familia observan ese mal habito
    como algo normal sin darse cuenta de que el niño está tratando de      |comunicar algo y genera alteraciones del
    habla.

     

    0

  37. arletti isabel ruiz miranda dice:

    Estimado profesor,tenga un cordial saludos, mi comentarios es que los malos hábitos pueden alterar el normal desarrollo orofacial, produciendo así deformaciones dentoesqueletales, ademas de problemas sociológicos, emocionales, de otros sistemas como respiratorio, digestivo y de aprendizaje. es muy importante el diagnostico precoz de estos hábitos para poder eliminarlos y corregir las alteraciones provocadas por los mismos dando el correcto tratamiento. 

    0

  38. Katherine Gutierrez dice:

    Estoy de acuerdo en que estos malos hábitos influyen en los problemas
    del habla , cuando se menciona lo de la succión del dedo ello puede ser fuera
    de los 3 años ya que hay niños que succionan hasta cuando ya están en el  colegio creo que es un tema de ansiedad, por
    otro lado el succionar hace que los músculos faciales en especiales los que nos
    ayudan a la masticación tengan un tono elevado lo que sería un problema al
    momento del habla o al momento de realizar un gesto facial , considero deba
    tener un tratamiento psicológico por el tema de la ansiedad ,también debe tener
    una intervención multidisciplinaria como la respiración oral que considero no
    es solo causa de los puntos mencionados sino también un tema de imitación o el
    no haber recibo un buen feedback por parte de los padres

    0

  39. Monica Dioses dice:

    Esta  muy  interesante 
    este  articulo  , nos 
    enseña   la   importancia  de  crearle   buenos 
    hábitos  orales  a  los  niños ,  
    la  succión del  dedo 
    o  del  chupón 
    influyen  mucho  no 
    ayudando   en  la   formación
     de 
    los  dientes  y 
    la   futura  oclusión  del   niño
    , los  problemas de  respiración  también 
    influyen  en  la  formación
    de  malos 
    hábitos  orales  , debido 
    a que  respira  por 
    la  boca  , presentando 
    futuros  problemas  en la  dentición
    .  Los  pacientes 
    tiene  que  tener 
    una  ayuda  multi disciplinaria  y  
    precoz   para   evitar 
    problemas  futuros  .

     

    0

  40. Gloria Zevallos dice:

    Nos damos cuenta  que los malos hábitos son nocivos en todo desarrollo del ser humano ya que esto limita y obstruye un buen desenvolvimiento en la vida cotidiana,trayendo consigo otras obstrucciones para llevar a cabo una vida normal.

    0

  41. Rosa cruz dice:

    Muy interesante , saber como un mal habito, es una conducta nociva que atente no solo contra  la salud de las estructuras y funciones orofaciales , si no tambien con la calidad de vida del individuo. Saber tambien que el mantenimiento de estos malos habitos, acentura un desequilibrio en la fuerza de los musculos, lo cual genera alteraciones en el habla . 

    0

  42. Vanessa Cisterna dice:

    Los malos hábitos se deben tratar de corregirse a tiempo ya que como se lee en el articulo influyen en el habla ya sea por una respiración oral ya que algunos niños les resulta cómodo respirar por la boca y esto hace que puede provocar un paladar ojival por ejemplo, chuparse el dedo ó el uso constante del chupón deformando la dentadura, formando arcadas, como padres debemos de estar atentos con nuestros hijos y corregir esos hábitos antes de que ocasionen un daño mayor.

    0

  43. Jenny Martínez dice:

    succionar y deglutir es un reflejo vital de los niños que se da desde que se encuentran en el vientre de la madre. Teniendo en cuenta ésto, es increíble que a la larga pueda ocasionar problemas en la cavidad oral del niño, claramente si se excede en el tiempo de succión o si es que no lo hace adecuadamente. En un articulo sobre succión, encontré que existe la succión madura y la no madura; en la madura el niño ha aprendido a coordinar de forma perfecta la succión con la respiración (punto importante que también ha sido tocado en este articulo), por otro lado la succión no madura es cuando el niño tiene que dejar de succionar para poder respirar y esto a la larga puede desencadenar en problemas de alimentación y coordinación con la respiración. También es importante tomar en cuenta que algunos niños son más susceptibles a succionar de manera incorrecta, como por ejemplo los niños prematuros, hipotonicos o hipertónicos y ésto puede malformar la cavidad oral del niño

    0

  44. Flor Poma Vera dice:

    Lastimosamente nuestra cultura tiene antecedentes de adquirir casi siempre los malos hábitos con cierta facilidad, y ello se evidencia no solo en nuestra sociedad; si no que, estos malos hábitos son adquiridos conscientemente o inconscientemente durante el desarrollo del infante por ejemplo la succión del dedo pulgar, que es el mas frecuente y con la respiración oral – bucal. Todo ello influye en el desarrollo y alteraciones del habla del niño, es por ese motivo que es necesario un diagnóstico  oportuno y multidisciplinario (otorrino, pediatra, ortodoncista) a fin de evitar alteraciones de habla, estéticas, dentales, funcionales y psíquicas. 

    5+

    • Alexandro L. Huanca Alexandro L. Huanca dice:

      Es importante entonces formarnos adecuadamente y conocer no solo la aplicación de tecnicas si no el fundamento teórico de la dificultad que presente el paciente, saluos.

      0

  45. maribel carrera dice:

    el mal habito oral genera un desequilibrio en la fuerza de los músculos y que podrían producir alteraciones del habla, es muy importante tratar de corregirlo y que no cause daño.la succión del dedo produce alteración en el habla, pudiéndose desarrollar una mala mordida y deformaciones en la posición de los dientes como también postulares de la mordida. Respiracion oral -bucal se da cuando el niño tiene el paladar ojival teniendo dificultades en las mordidas siendo importante el diagnostico por el espcialista para evitar alteraciones del habla.

    0

  46. marly dice:

    Los malos hábitos se deben corregir a tiempo ya que sino se da pueden ocaccionar un daño mayor pueden producir mal formaciones en las dentaduras y deformaciones en la boca desciende su lengua produce posterorotacion de la mandíbula para poder conseguir  aire .se suelen caracterizar por tener palada (ojival) maxilares inferiores estrechos también tiene una mordida cruzada y abierta de caninos  e incisivos .Por eso papitos debemos enseñarle buenos hábitos a sus hijos para que no tengan dificultad al hablar .

    0

  47. Karen Sotelo R. dice:

    Si bien es cierto que los malos hábitos orales son conductas adquiridas desde muy pequeños ya sea a consecuencia de la ausencia de la madre o una infección respiratoria de leve a crónica, es también responsabilidad de los padres corregir a tiempo dichos hábitos ya que a la larga se hará visible lo poco o nada que hicieron por su niño.

    0

  48. Rosa Caycho dice:

    Este mal habito para los pequeños en tener que introducir su dedo a la boca le provocara un desequilibrio en sus músculos para poder hablar, tendrá una oclusión dental. tener dientes chuecos o un paladar alto que esto ocasionara problemas en el habla. Nosotros como padres debemos estimular y observar a nuestros niños acerca de su desarrollo.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

problemas de aprendizaje

Mi hijo presenta problemas de aprendizaje ¿A qué profesionales debo acudir?

Las dificultades que actualmente se presentan en menores durante su educación hace que sea necesario saber como solucionar sus problemas de aprendizaje.

trastorno fonético

¿Cómo identificar si un niño tiene un trastorno fonético o fonológico?

No identificar de manera correcta el trastorno fonético o fonológico al que se enfrenta un niño puede suponer el fracaso de su especialista encargado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies