adobe premiere pro

¿Es mejor crear y editar vídeos con Adobe Premiere Pro o con Final Cut Pro?

Número de visualizaciones
21/09/2018

Si estás pensado en crear o editar un vídeo, estás de suerte, porque en este artículo vamos a comparar Adobe Premiere Pro con Final Cut Pro.

Antes de nada debes preguntarte si necesitas crear o editar un vídeo para un momento puntual (y el resto de mi vida no volver a hacerlo) o, por el contrario, sumergirse en el mundo de la edición de vídeo digital para explorarlo y más adelante decidir hasta dónde se quiere llegar.

Hay un amplio abanico de editores. Si optamos por la primera opción, podemos usar los editores básicos que vienen preinstalados en algunas versiones de los dos sistemas operativos más usados para ordenadores (Windows / Mac) o incluso aplicaciones para terminales móviles bajo Android o iPhone. Pero, si optamos por la segunda opción: ¿qué software es el más adecuado para llevar a cabo mis creaciones? En este artículo nos centraremos en los softwares más populares y potentes: Adobe Premiere Pro y Final Cut Pro.

No quiero fracasar al componer un vídeo.

Si queremos ser prácticos y asomar la cabeza en este inmenso mundo por conocer, Adobe Premiere Pro (con soporte biplataforma Windows/Mac) o Final Cut Pro (con soporte uniplataforma Mac) quizá sean la solución más acertada. Al estar más extendidos que el resto de editores, implica la ventaja de encontrar una amplia variedad de tutoriales y cursos repartidos por todo internet que nos ayudarán a aprender paso a paso el uso de estos maravillosos softwares.

Ambos programas son aptos tanto para profesionales como para novatos. Ofrecen un sinfín de posibilidades y seremos nosotros quienes decidamos el nivel de complejidad a la hora de elaborar y configurar nuestro vídeo. Todo dependerá de nuestra imaginación o creatividad y del tiempo del que dispongamos para explorar las distintas herramientas y efectos para componer nuestro ansiado vídeo. Teniendo en cuenta la información que sigue y sobre todo curiosidad y ganas de aprender, sacaremos el máximo partido a nuestro ordenador.

edicion adobe premiere y final cut

Final Cut Pro vs Adobe Premiere Pro: funciones más destacadas.

Adobe Premiere Pro: conforme nos familiaricemos con su interfaz lograremos unos espectaculares diseños audiovisuales.

1. Una ventaja de este programa es que pertenece al conjunto de software de la casa “Adobe”, permitiendo una interoperabilidad entre ellos (After Effects, Photoshop, Animate, etc.). Por consiguiente posee una interfaz similar a la del resto de programas de Adobe.

2. Personalizar mis propias transiciones o cortinillas. Tenemos a nuestra disposición una serie de plantillas que podemos modificar a nuestro antojo. Hablamos de los denominados “efectos de transición “. Muy útiles para darle atractivo a nuestro vídeo, aunque no conviene nunca abusar de ellos.

3. Permite trabajar en multitud de formatos: este último es muy importante porque tendremos que tener en cuenta dónde quiero que se visualice mi vídeo. No es lo mismo verlo en un terminal móvil, en un monitor de una computadora o en una pantalla de televisión de alta definición. Este punto también condicionará la rapidez a la hora de renderizar nuestro vídeo, aunque siempre lo podremos previsualizar en tiempo real, es decir, a medida que vamos trabajando con él sin necesidad de renderizarlo.

Final Cut Pro: si usamos Mac, este será quizá nuestra mejor opción. El límite de nuestros diseños con este programa sólo está en nuestra imaginación.

1. La majestuosidad del Mac se traslada a este sensacional programa que no necesita de ningún complemento extra para funcionar con una perfecta autonomía.

2. Tiene distintos efectos visuales (VFX) muy sorprendentes, atractivos y originales. Si buscamos reclamar la atención del espectador  o que no se aburra, nos ayudarán mucho.

3. Soporta multitud de formatos y podríamos destacar una alta velocidad de renderizado, lo cual nos puede facilitar mucho nuestro trabajo, sobre todo si nuestro vídeo contiene multitud de efectos.

Ejemplos de lo que podemos conseguir con cada uno de estos programas

  • Efectos con Final Cut Pro: personalmente este me parece uno de los efectos más originales, creativos y pintorescos en el que poder basarnos para hacer cualquier creación propia. Únicamente hay que seguir una serie de pautas para nada complicadas para lograrlo. Podemos verlo aquí:

Internet es formidable para extraer ideas y a partir de éstas crear las nuestras propias. Podemos desarrollar nuestra creatividad a niveles que posiblemente nunca hubiésemos pensado. No hay límites con esta herramienta.

  • Efectos con Adobe Premiere Pro: llega a ser sorprendente que, aplicando unos sencillos filtros, dé como resultado unos efectos formidables, fijémonos en el siguiente video:

Esta metodología de trabajo tan sencilla es un claro ejemplo de lograr efectos muy llamativos al mismo tiempo que eficaces. Dan muchísimo juego y son muy visuales.

En realidad es complicado  valorar cuál de los dos programas es mejor de otro. Todo dependerá de nuestros gustos, de la computadora que dispongamos y del software que nos parezca más fácil de usar. Ambos cuentan con especificaciones genuinas que conllevan ciertas ventajas o desventajas.

SEIS consejos para crear vuestros propios vídeos

  1. Organizar por carpetas nuestras imágenes, audios o vídeos en bruto que queramos usar, especialmente si disponemos de una importante recopilación. Así no nos volveremos “locos” para ubicarlos en el entorno de trabajo de nuestro proyecto.
  2. Realizar un boceto inicial de la estructura que  contenga el vídeo. Es de gran ayuda para romper el hielo a la hora de enfrentarnos a un archivo en blanco. Siempre habrá tiempo de hacer rectificaciones, pero ya hemos partido de una estructura en principio sólida que es lo importante.
  3. No abusar de efectos visuales ni de cortinillas y darle ritmo a nuestro vídeo haciendo cambios de plano con bastante frecuencia. Aunque esto último dependerá del tipo de vídeo del que estemos trabajando.
  4. Usa formatos estándar y que no se convine con otros formatos, tendrás menos problemas técnicos.
  5. Los rótulos que insertemos no deben confundirse con las imágenes. No está de más aplicarles alguna animación suave.
  6. Una vez acabada la edición, vuelve a visualizar el vídeo a ser posible al día siguiente. De este modo detectarás fácilmente posibles fallos o incluso te permitirá retirar/añadir alguna que otra transición.

Siguiendo estas pautas tendremos el éxito garantizado en todos nuestros proyectos. Además, nos sorprenderemos a nosotros mismos de nuestras propias composiciones. ¡Saca el artista que llevas dentro! Querer es poder :)

¡Quiero conocer otros editores!: échale un vistazo a Media Composer, otro programa menos popular pero también muy potente y fácil de usar.

Categorizado en: Diseño Gráfico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto