Retoques fotográficos para lograr resultados profesionales

7 Consejos para lograr retoques fotográficos profesionales

Número de visualizaciones
13/07/2018

Que una fotografía sea atractiva, depende de múltiples factores. Cuanto más sepamos sobre los elementos que componen la imagen, mejores resultados conseguiremos. Si a la hora del disparo no hemos estado muy acertados, ¡esto tiene solución! Veremos que algunos retoques fotográficos son muy sencillos y muy prácticos. Teniendo en cuenta algunas pautas y un poquito de edición de imagen, conseguirás resultados espectaculares. No es necesario ser todo un experto en Photoshop para mejorar el atractivo y calidad de tus fotografías.

Está claro, que el primer paso para conseguir fotografías profesionales es tener en cuenta aspectos esenciales como la luz, el encuadre, la perspectiva y el enfoque desde que disparamos la foto. Si bien, a posteriori resulta de suma utilidad conocer cómo podemos arreglar los defectos que surgieron a la hora de tomar una foto. Además, sabiendo un poco sobre programas de edición como Photoshop, vamos a ver qué sencillo resulta potenciar la imagen y lograr que tus fotografías brillen con luz propia.

¿Cómo mejorar nuestras fotografías?

Hacemos fotos casi todos los días, pero, ¿cuántas de ellas nos gustan realmente? ¿Cuántas tienen algo que cambiaríamos? ¿Cómo las podríamos mejorar? Si te gusta la fotografía, verás que es un mundo en el que, una vez te adentras, apasiona. El universo de la imagen es realmente complejo, pero si tomamos nota de ciertas cuestiones básicas, es posible pegar un salto de calidad que nos acerque a la fotografía profesional. Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es que cuanta mejor resolución, nitidez y riqueza tonal tenga la imagen desde que la tomamos, más posibilidades nos va a ofrecer a la hora de realizar retoques fotográficos. Ese va a ser nuestro material, ahora todo es aplicar unos cuantos ajustes para darle a nuestra foto la chispa que le falta.

1.    Busca el punto de interés

En cuestiones de imagen en la mayoría de casos se cumple la máxima de “menos es más”. Una fotografía ha de tener, al igual que una pintura, un foco de atención, un elemento principal, un protagonista. Elige qué parte de tu fotografía es la más interesante, la más atractiva y limpia el resto. Para empezar, es conveniente que nuestro elemento protagonista se encuentre en un punto de fuerza de la imagen. Si no lo hemos conseguido al 100% al tomar la fotografía, el primer paso de edición puede ser recortar la imagen hasta conseguir una composición que nos guste.

Retoques fotográficos

2.    Elimina lo que resta

Una vez elegido nuestro centro de interés, ¡suprime lo que no interesa! ¿Cómo? Photoshop nos ofrece múltiples opciones. Aquí planteamos dos de las soluciones más sencillas de este editor: el pincel corrector (para los elementos más pequeños) o la herramienta tampón de clonar.

Retoques fotográficos: eliminando lo que no interesa

3.  Elige la luz de tus fotos

Lo primero que debemos comprobar en una fotografía es si tenemos una distribución adecuada de la luz por toda ella. Para ello, Photoshop nos ofrece diversas herramientas que nos indican cómo es la luz de nuestra fotografía a la vez que nos permite cambiarla. Una vez abierta la imagen en el programa, una solución es ajustar los niveles (Imagen/Ajustes/Niveles). Nos aparece un gráfico con tres manejadores en la parte inferior, el manejador blanco es el de luz máxima, el gris el de tonos medios y el negro nos indica sobre qué proporción de la fotografía recae la luz mínima.

Truco: Para maximizar el potencial de luz de la fotografía, arrastra tanto el manejador de un extremo como del otro extremo desde donde se encuentra hasta el punto donde empieza a elevarse el gráfico.

Retoque fotográfico: logra una adecuada distribución de la luz

Tomando ese punto como referencia, arrastra el cursor hasta donde te guste más de acuerdo a la fotografía con la que estés trabajando. Verás que así va a ganar intensidad. Además, controlarás que haya más o menos tonos medios con el manejador central (de color gris).

Este retoque fotográfico lo podemos complementar añadiendo y restando el brillo, el contraste, la saturación y/o intensidad (Imagen/Ajustes/Brillo/Contraste/Intensidad). Ten cuidado de no elevar demasiado la saturación de la imagen puesto que puede ser que caigamos en el error de que ciertas zonas de nuestra foto tengan un color demasiado llamativo.

Retoques fotográficos: elevando la saturación

4.    Armoniza colores

Una fotografía con demasiados colores puede verse un tanto estridente. Es recomendable reducir la gama cromática a los colores que sí nos interesan. Por ejemplo, utilizar colores complementarios para crear un contraste de color es un recurso muy utilizado por fotógrafos y diseñadores. Para controlar esto, podemos realizar unos retoques fotográficos dentro del menú (Imagen/Ajustes/Equilibrio de color) en Photoshop.

Retoques fotográficos de equilibrio de color

5.    Realza al protagonista

La vista humana no ve de un golpe todo lo que se encuentra dentro del campo visual, siempre enfocamos un elemento y el resto pasa a un segundo plano. Pues bien, en el caso de las fotografías debemos procurar hacer lo mismo, como hemos dicho, va a ser esencial que haya un foco de atención y lo demás, ¡hagamos que pase a segundo plano! ¿Cómo podemos hacer esto? Una solución es aplicar unos retoques fotográficos, en este caso desenfocando los elementos secundarios de la imagen.

Imagen con retoques fotográficos de desenfoque

Photoshop consta de una herramienta específica para ello (la herramienta desenfocar).

Retoques fotográficos: desenfocar elementos

6.    ¡Exprime tus recursos!

En ocasiones, incluso sin ser de forma intencionada, hemos realizado una fotografía a contraluz. Es decir, tenemos una figura delante de una fuente de luz, como el sol y no utilizamos flash. Esto puede causar que la figura se vea oscura. En estos casos, en lugar de aumentar brillo como si no hubiera un mañana para intentar ver clara la figura (sin éxito), nos puede interesar aprovechar ese hándicap para conseguir un efecto de silueta. Solo tenemos que acentuarlo un poco con un editor de imagen. Para ello, podemos utilizar de nuevo el ajuste de niveles pero arrastrando más aún el manejador de las sombras. Además, si aumentamos el contraste (Imagen/Ajustes/Brillo/contraste) potenciaremos este efecto.

Retoques fotográficos, consigue el efecto silueta

7.    Combina fotografías

Si aprendemos a utilizar el panel capas de Photoshop, el abanico de posibilidades que nos ofrece este editor se multiplica hasta el infinito. Aquí vamos a ver una forma muy sencilla de utilizar este panel para lograr resultados sorprendentes. Un recurso interesante es combinar varias fotografías. Para ello, debemos situar cada fotografía en una capa diferente (crear nueva capa, Archivo/Colocar) Posteriormente, teniendo seleccionada una de las dos capas, podemos elegir en el desplegable de la parte superior del panel (modos de capa) qué combinación preferimos. En este caso hemos utilizado la opción “luz suave” para lograr ese efecto fantasma tan cautivador.

Combinar fotografías con retoques fotográficos

Combinamos dos fotografías con retoques fotográficos

Como vemos, no es necesario ser todo un experto en Photoshop para mejorar nuestras fotografías. Sabiendo realizar los retoques fotográficos oportunos vamos a saber maximizar el potencial de nuestras fotos. Si bien, aviso de que este es un mundo que engancha. Photoshop nos ofrece infinidad de recursos para hacer verdaderas maravillas. Es cuestión de tomar un poquito de interés, instalar el programa y soltarse en ir descubriendo tanta cantidad de posibilidades que verdaderamente nos apasionará.

3+
Categorizado en: Diseño Gráfico

2 Comentarios

  1. Juan Morales dice:

    Excelente artículo, me ha dado muchas ideas para mis fotos!

    1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto