virus del zaika

Microcefalia y virus del Zika, ¿están realmente relacionados?

Número de visualizaciones

POR

Julia Pérez Amigo
EDUCACIÓN:
  • Máster en Estudios de las Mujeres y de Género. Universidad de Granada/ Bologna, Italia
  • Licenciada en Antropología Social y Cultural. Universidad de Granada
  • Diplomada en Enfermería. Universidad de Granada/Firenze, Italia
  • Educadora Sexual y de Género. Instituto de Sexología Al-Ándalus. Granada.
EXPERIENCIA:
  • Profesora en Departamento Sociosanitario y Dpto Sociocomunitario en INESEM Business School
  • Educadora Sexual y de Género con mujeres adultas y adolescentes y Educadora para la Salud Sexual y la Igualdad en colegio público en Kampala, Uganda
  • Aplicadora de técnicas de piercing en diversos estudios de tatuaje.
ESCRIBE SOBRE:Salud · Sanidad · Terapias Alternativas · Mujeres · Igualdad de género · Educación Sexual
Enfermera, antropóloga, educadora sexual y de género y piercer profesional. Con amplia experiencia como docente de personas adultas. Actualmente cursando un máster de investigación en teorías de género y estudios de mujeres en la Universidad de Granada. Profesora en el departamento Sociosanitario en INESEM.

En el artículo anterior analicé algunas características del virus del Zika y la situación actual de los países latinoamericanos afectados. En el presente pretendo aclarar, con ayuda de artículos aparecidos en prensa y revistas científicas, cuál es la situación en torno a las consecuencias que la infección por zika tiene en las mujeres embarazadas y sus hijos e hijas.

¿Hay relación entre el virus del Zika y la microcefalia?

Aunque aún no se ha demostrado la relación directa entre el virus zika y la microcefalia en recién nacidos, la amenaza ha alcanzado “proporciones alarmantes” según Margaret Chan, directora general de la OMS, lo que obliga a tomar medidas extraordinarias. La OMS reconoció que su respuesta ante el virus del ébola fue insuficiente y fue blanco de críticas por actuaciones poco transparentes y exageradas durante la pandemia de gripe aviar, y se espera que en este caso la respuesta sea más rápida y mejor coordinada.
Aunque abundan los artículos en medios digitales o escritos acerca de la relación entre la infección por el virus zika y los casos de microcefalia en recién nacidos, no existe evidencia suficiente para afirmar que esto sea real. Como afirma la Organización Panamericana de la Salud “se está investigando cuál es el efecto que este virus podría tener sobre los fetos”.

Algunos datos preocupantes sobre microcefalia

En Brasil los casos de microcefalia en 2015 aumentaron entre 20 y 30 veces c on respecto a los reportados en años anteriores, pero esta situación no tiene por qué estar causada exclusivamente por la propagación del virus del Zika. Como afirman desde Scientific American “nunca se ha registrado que el Zika pudiera provocar microcefalia. Generalmente, la microcefalia es causada por la exposición a sustancias tóxicas durante el embarazo, anomalías genéticas o enfermedades durante el embarazo como rubéola o herpes”. De este modo, el aumento de casos de microcefalia podría deberse a multitud de factores combinados, o incluso a problemas derivados del uso de algún medicamento.
En el aumento de casos de microcefalia también habría que tener en cuenta cómo se están detectando los mismos. Todos los bebés nacidos con una cabeza con un perímetro inferior a 32 centímetros se consideran afectados de microcefalia en Brasil actualmente, pero muchos de estos casos, tras la observación de la tasa de crecimiento del cerebro, se descubren como normales con el paso de las semanas. Si a esto sumamos que la alarma puede estar detectando casos que antes pasaron desapercibidos, la realidad del aumento de casos cobra una dimensión más realista y compleja.

¿El virus de Zika es de verdad responsable del aumento de los casos de microcefalia?

Aunque se ha encontrado material genético del Zika en la sangre de algunos bebés nacidos con microcefalia en el Norte de Brasil (zona donde se han detectado más casos de microcefalia), los datos no permiten afirmar aún cuál es la naturaleza de la relación entre virus zika y daños neurológicos o microcefalia al nacer. Si se confirma la conexión Zika-microcefalia, se espera que se aceleren los procesos para desarrollar una vacuna.
Aún así tanto la OPS como la OMS recomiendan a las mujeres embarazadas, así como al resto de la población, extremar las medidas para evitar la propagación del mosquito que transmite el virus y evitar la exposición a la picadura del mismo.
Diversas voces, desde organizaciones humanitarias, están comenzando a exigir a los gobiernos que actualmente recomiendan a las mujeres que no se queden embarazadas que garanticen el acceso a los anticonceptivos. La lenta respuesta de la OMS y la intransigencia de la Iglesia Católica en algunos países latinoamericanos son obstáculos a la hora de controlar la situación y mejorar la respuesta ante la crisis de salud actual.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto