Anabolizantes

¿Son los anabolizantes sinónimo de Súper Hombres?

Número de visualizaciones

POR

Diego Salas Castro
Licenciado en Psicopedagogía y Diplomado en Magisterio por la Universidad de Granada. Experto en reeducación psicopedagógica, TDAH y trastornos de conducta en la infancia y la adolescencia. Experto en actividad física y el deporte en alumnado con necesidades educativas especiales. Especialista en métodos de investigación aplicados y análisis de datos. Máster en Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud. Profesor de INESEM Business School.

Es conocido por todos el consumo de sustancias dopantes entre algunos deportistas reconocidos a nivel mundial, los cuales han sido juzgados por este motivo y retirados del deporte profesional, siendo los casos más conocidos entre la población, los relacionados con el mundo del ciclismo. El afán por la victoria, la superación de las marcas personales y la rivalidad en competición, lleva a infinidad de atletas al uso de sustancias dopantes a lo largo de su carrera deportiva, pero esto, tras una meditación prolongada y dado el esfuerzo tan desmesurado de algunas disciplinas, puede llegar a entenderse, no así compartirse, pero al menos, entender  los motivos que llevan a estos profesionales a arriesgar la vida por conseguir alcanzar unos registros superiores.

Este post tiene la intención, no de juzgar a estos profesionales, sino a exponer algunos de los efectos de los esteroides anabólicos o como se les conoce comúnmente como ciclos anabólicos, cuyo consumo comienza a emerger con resultados devastadores entre la población. Cegados por conseguir un cuerpo de “superhéroe”, una multitud de jóvenes se introducen en su consumo sin reparar en las consecuencias sobre el organismo de este cóctel de medicamentos, llegando en ocasiones a provocar la muerte en el transcurso de esta lucha por alcanzar lo sobrenatural, pero esta no es la única consecuencia, si bien es la más grave, de los efectos en el organismo, además, podemos mencionar los siguientes:

–  Los anabolizantes o anabólico esteroides tomados por vía oral puede producir una reducción de la función secretora hepática, colestasis hepática y peliosis hepática (degeneración hemorrágica de un quiste del hígado, lo cual puede llevar a la fibrosis y la hipertensión portal. La ruptura de un quiste puede derivar en un sangrado con resultado de muerte).

–         Atrofia de los testículos

–         Reduce la fertilidad

–         Ginecomastia o aumento de las glándulas mamarias en los hombres.

–         Falta de deseo sexual

–         Irregularidades en el ciclo menstrual

–         La utilización de anabólicos esteroides en mujeres embarazadas puede llevar  al retardo del crecimiento del feto o muerte de este.

–         Además, en mujeres, puede provocar la aparición de acné, perdida de cabello, pérdida de la línea de cabello frontal, patrones de calvicie masculina, el agravamiento de la voz, el incremento del vello facial y la atrofia del busto.

–         Variaciones en la presión sanguínea, pudiendo dar como consecuencia hipertensión arterial de por vida.

–         Incremento de la agresividad

–         Euforia, confusión, desordenes del sueño, ansiedad patológica, paranoia y alucinaciones.

–         Alteraciones relacionadas con la tolerancia a la glucosa, con una sintomatología semejante a la diabetes de tipo II.

Los esteroides anabolizantes son derivados sintéticos de la testosterona, la responsable de los efectos androgénicos (responsables de los rasgos masculinos)  y anabólicos en el hombre y tiene principalmente dos funciones:

– Acción directa. La testosterona estimula, por una parte, los factores nerviosos (Estimulando el aumento de la acción de los receptores de los neurotransmisores) y, por otra parte, las fibras musculares tipo IIA, (transformándolas hacia fibras de tipo IIB, más fuertes, menos resistentes y con mayor capacidad glucolítica).

– Acción indirecta. La testosterona estimula la liberación de hormona del crecimiento que estimula a su vez la síntesis de proteínas y los procesos de reparación. Por consiguiente, el gran efecto sobre el aumento de la síntesis proteica por parte de la testosterona no sólo es debido a su acción directa sino que se debe, sobre todo, a que potencia las acciones de la hormona del crecimiento.

La libertad de elección es una responsabilidad individual, pero el uso de anabolizantes como complemento del entrenamiento es descartado por la totalidad de los servicios de salud y los profesionales que los componen, así como apuntar, que la venta y distribución de estas sustancias por personal no facultativo es un delito contra la salud pública.

Aquí os propongo un documental donde apreciaremos con imágenes los resultados y consecuencias del consumo de anabolizantes. Antes, prevenir que algunas de las imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

https://www.youtube.com/watch?v=3HgCYaHv8VY
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto