aspirina y sindrome de rey

Aspirina y Síndrome de Reye: peligros para los menores

Número de visualizaciones
20/05/2016

Aspirina y síndrome de reye, ¿sabes cuál es la relación?

El síndrome de Reye es una enfermedad grave que a día de hoy casi no se da en nuestro entorno, pero que en el pasado fue la causa de graves problemas en niños y niñas. El primer estudio clínico que se realizó para conocer mejor este cuadro clínico fue en 1980, y consiguió demostrar la relación entre la administración de aspirina u otros medicamentos con salicilatos (como el ácido acetilsalicílico) y la aparición de la enfermedad.

El síndrome se considera una enfermedad rara en la actualidad, ya que la aspirina infantil dejó de comercializarse en España en 2003, muchos años después que en Estados Unidos, lo que supuso la casi total desaparición de casos. La lentitud en la respuesta de las autoridades sanitarias conllevó críticas al sistema sanitario y a la agencia española del medicamento, que no respondieron eficazmente a los avances que se estaban dando en la investigación sobre la enfermedad y sus causas.

Aspirina y  síndrome de Reye: síntomas

Los síntomas del síndrome se dan en menores de 16 años que han pasado una enfermedad vírica o un proceso febril y han tomado algún fármaco con ácido acetilsalicílico en su composición (en la mayoría de los casos aspirina), y comienzan con malestar general, vómitos, cambios en el comportamiento y posterior letargo del niño o niña. La evolución es rápida, pudiendo llegar al coma e incluso la muerte.  Algunos menores que superan el cuadro agudo tienen daño cerebral permanente.

Pronóstico del síndrome de Reye

El pronóstico era complicado, aunque actualmente, gracias a los avances en el conocimiento sobre el síndrome, se actuaría con mayor rapidez. De hecho, la tasa de supervivencia se sitúa en torno al 80% de los casos.  Actualmente, al no existir fórmula de aspirina infantil comercializada es mucho más difícil que este síndrome se presente, sin embargo es importante recordar a padres y madres que no deben administrar nunca aspirina a menores de 16 años si no es bajo  prescripción médica.

Alternativas seguras a las aspirinas para menores de 16 años

Las alternativas para la mejora de los síntomas de enfermedades víricas o procesos febriles en menores son variadas. El ibuprofeno o el paracetamol son medicamentos  indicados en estos casos y su seguridad está demostrada, aunque el consejo médico siempre es necesario a la hora de suministrar fármacos a niños y niñas.

Aunque la Sociedad española de farmacia hospitalaria y la Agencia española del medicamento publicaron en 2003 alertas de farmacovigilancia para los medicamentos infantiles con salicilatos o ácido acetilsalicílico, hacía años que venían alzándose voces para usar alternativas a la aspirina en el tratamiento a menores. En un artículo del año 1986 ya se hace referencia a los estudios que se estaban realizando en Estados Unidos alertando de la conexión entre síndrome de Reye y administración de aspirina a menores.

El caso del síndrome de Reye es, por tanto, un ejemplo de la complejidad que rodea la comercialización de fármacos y la farmacovigilancia. A día de hoy es muy difícil que se de este síndrome, pero nunca está de más recordar que esta enfermedad es grave y que debemos permanecer atentos a ella.

2+
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto