Síntomas del síndrome del ovario poliquístico

La alimentación como tratamiento del síndrome de ovario poliquístico

11/10/2021
Número de visualizaciones

El Síndrome de Ovario Poliquístico o SOP es un trastorno endocrino multifactorial, caracterizado por un desajuste hormonal, el cual afecta hasta el 15-20% de las mujeres en edad reproductiva.
Los síntomas que se producen al padecer Síndrome de ovario poliquístico son heterogéneos, se puede expresar con diferentes signos lo cual puede dificultar el diagnóstico.

Algunos de ellos son:

  • Ausencia de período o períodos irregulares
  • Crecimiento excesivo de cabello
  • Pérdida del cabello
  • Problemas de fertilidad
  • Depresión

También está asociado con un riesgo mayor de padecer diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca y obesidad.

El National Institute of Health (NIH) y el consenso de Rotterdam definieron que para considerar el síndrome de ovario poliquístico (SOP) se deben cumplir dos de los tres criterios siguientes:

  • Disfunción del ciclo menstrual
  • Hiperandrogenismo clínico o bioquímico (hirsutismo, acné y/o alopecia).
  • Criterios ecográficos (morfología ovárica poliquística)

Es bien sabido que muchísimas enfermedades podrían evitarse con una adecuada alimentación, y en el caso del Síndrome de ovario poliquístico tenemos un gran ejemplo.

Lamentablemente, en la actualidad no existe una cura definitiva del Síndrome de ovario poliquístico, pero sí que con cambios en el estilo de vida y una alimentación adecuada se podrá controlar y paliar los síntomas bastante.

Alimentación para el síndrome del ovario  poliquístico

No hay una evidencia clara donde se haya llegado a un consenso sobre una composición específica dietética la cual sea mejor que otra. Por eso hay que recalcar que es de vital importancia la individualización y personalización de cada pauta nutricional. Cada mujer es un mundo.

Lo que sí se ha confirmado es que la pérdida de peso conlleva cambios positivos en los efectos del Síndrome de ovario poliquístico, ya que se relaciona con la resistencia a la insulina y la obesidad.

Existe una correlación positiva entre la restricción calórica y las dieta de bajo índice glucémico para incrementar la sensibilidad a la insulina, mejorar la regulación de la glucosa e inducir la pérdida de peso en aquellas mujeres que lo requieran.

No obstante, las pautas restrictivas o de restricción calórica son difíciles de seguir a largo plazo. Como lo más importante es la adherencia a la pauta, se han propuesto tipos de alimentación persiguiendo un bajo índice glucémico.

Recomendaciones generales para incluir en la dieta:

  • Dieta con bajo índice glucémico. Esta ayuda a restaurar los períodos irregulares, reduce los marcadores inflamatorios y mejora la sensibilidad a la insulina. Incorporar carbohidratos integrales, ya que proporcionan fibra y tienen menor índice glucémico. Por ejemplo, legumbres, quinoa, trigo sarraceno, avena, espelta integral, etc.
  • Una reducción moderada de carbohidratos en la dieta. Mejora la resistencia a la insulina ya que reduce los niveles de insulina y testosterona en sangre.
  • Elevación de proteínas en la dieta. Una alimentación más alta en proteínas está asociada con un apetito más controlado y regulado, y niveles más bajos de insulina y testosterona que en las dietas altas en carbohidratos.
  • Incorporar grasas saludables. Como los ácidos grasos omega-3, los cuales se relacionan con todos los beneficios que venimos comentando. Se asocian con menores estados inflamatorios.
  • Buen aporte de micronutrientes. Flavonoides, magnesio, cromo, vitamina D e inositol, son los más asociados con la mejora sintomática del trastorno.
  • Evitar alimentos procesados, hidratos de carbono refinados y simples, refrescos, alcohol y grasas de mala calidad nutricional.
  • Ejercicio físico regular. Por supuesto, toda alimentación hay que acompañarla de ejercicio físico el cual ayuda a la mejora de la resistencia a la insulina a la vez que quema grasa mejorando la composición corporal y reduciendo marcadores inflamatorios.

Inositol y SOP

Uno de los suplementos más estudiados para el abordaje y tratamiento del SOP es el Myo-Inositol, considerándose prometedor en el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico.

El inositol es una molécula perteneciente a las vitaminas del grupo B la cual se encuentra de forma natural en los alimentos. Existen numerosos estudios que demuestran que el inositol tiene efectos muy potentes y beneficiosos en la mejoría de los síntomas: resistencia a la insulina, con lo que ello conlleva, menores valores de insulina en sangre (solo estará presente aquella que se necesita para su correcto cometido) y valores hormonales normales.

Se ha demostrado científicamente que el inositol es eficaz en:

  • Incremento de la SHBG (globulina fijadora de hormonas sexuales)
  • Incremento de la progesterona
  • Mejora de la sensibilidad a la insulina
  • Disminución en los niveles de testosterona
  • Disminución de la hormona luteinizante, también conocida como lutropina
  • Induce pérdida de peso
  • Mejora del metabolismo de grasas y carbohidratos
  • Mejoras en el hirsutismo (crecimiento excesivo de cabello)
  • Favorece la ovulación

Dieta Paleolítica y SOP

La propuesta de seguir una dieta Paleo para el tratamiento del SOP se basa en la misma premisa que venimos comentando: mejores niveles de insulina en sangre, mejorando niveles hormonales.

Esta dieta prioriza carnes magras, pescados, frutas, verduras, frutos secos y semillas. Propone comer como comían nuestros antepasados en tiempos de caza y recolección. Esta alimentación combate la inflamación por la composición que presenta.

Podemos decir que cumple con los requisitos de un plan nutricional para la mujer con Síndrome de ovario poliquístico en cuanto al aporte energético, mantenimiento del peso adecuado, ingesta de alimentos antiinflamatorios, así como el aporte de micronutrientes, fibra y vitaminas.

En definitiva, es importante tomar consciencia del papel tan determinante que tiene la alimentación en la prevención y mejora de enfermedades metabólicas como el SOP.  Por supuesto, siempre acompañada de ejercicio físico y un correcto descanso, como en todo hábito saludable de vida. ¡Una mejor salud hormonal es posible!

0
Categorizado en: Dietética y Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto