eliminar el pan de la dieta

Eliminar el pan de la dieta. ¿Si o no?

Número de visualizaciones
24/06/2014

Eliminar el pan de la dieta, muchos se preguntarán ¿cómo? Si se piensa a los celíacos, vemos como ellos son obligados a excluir el pan (almeno en su versión “tradiciónal” de su dieta).

Con una dieta equilibrada, basada en alimentos naturales: frutas, verduras, hortalizas, legumbres, carnes, pescados, huevos, cereales sin gluten (arroz y maíz), y libre de productos que contengan como ingrediente el trigo, la avena, la espelta, el triticale, la cebada y el centeno (pan, harina, pasta, galletas…etc) o productos tras cuya elaboración puedan contener gluten (embutidos, quesos de untar, patés, sopas de sobre, cremas, caldo en cubos, postres preparados…etc.), los celíacos pueden llevar una vida prácticamente normal.

Lo cierto es que, además, pese al acotado rango de acción,  cada vez es más fácil, ya que el  número de productos elaborados para celíacos  está creciendo vertiginosamente. Y es que esta patología crónica en alza, se ha convertido en un interesante nicho de mercado para la industria alimentaria y de restauración, inmersa en el desarrollo de  diversos productos con los que satisfacer la alimentación “gluten free” de millones de personas, durante toda la vida.

Nuestro país ya se sitúa en tercer lugar en el ranking mundial de lanzamiento de productos sin gluten, por detrás de Brasil y Estados Unidos, ampliando el abanico de alimentos para celíacos en categorías como productos de panadería, galletas, fiambres y embutidos, alimentación infantil, pastas saladas y dulces…etc., haciendo que este tipo de productos puedan seguir formando parte de la alimentación de estos pacientes.

Eliminar el pan de la dieta. ¿No celíacos que comen como celíacos?

Si el número de celíacos era más que suficiente para augurar beneficios en el sector de la industria alimentaria, la cifra de personas que se suman a la alimentación libre de gluten hace que se disparen todas las expectativas. Y es que, en los últimos años son muchas las “celebrities” que hacen eco de los beneficios de este tipo de alimentación en sus cotizadas figuras y en su bienestar físico y mental.

Fruto de una moda pasajera de Hollywood o no, lo cierto es que se está extendiendo como la pólvora la tendencia de dejar de consumir productos sin gluten sin haber sido diagnosticado como celiaco, en base a la creencia de que este gesto puede ayudarnos a perder peso y a lucir una figura espectacular.

Mientras que para los celíacos la supresión de productos sin gluten durante toda su vida obedece a una prescripción médica que limita en demasía su alimentación, para los no celíacos se presenta como toda una oportunidad, sin sospechar que este hábito, puede poner en riesgo su salud, ya que no hay estudios suficientes que avalen una posible relación causa-efecto entre la eliminación del gluten y la reducción del peso. Más bien son muchos más los que se esfuerzan en desmentirlo.

Los posibles efectos de eliminar el pan de la dieta

En primer lugar, la pérdida de peso que experimentan estas personas, parece no deberse a la proteína del gluten, sino más bien a la supresión de alimentos que “per se” son calóricos. Además, al abandonar el consumo de alimentos con gluten pueden presentar carencias en determinados minerales y vitaminas, así como deficiencia de fibra, que pueden comprometer la salud de estas personas. A todo ello se suma, que la supresión sin control médico de la alimentación con gluten, pueden enmascarar posibles casos de intolerancia a esta proteína difíciles de atajar en el futuro. Por este motivo, la dieta sin gluten, sólo estará indicada para pacientes debidamente diagnosticados y controlados por un facultativo que se asegurará de garantizar el equilibrio y aporte de todos los nutrientes.

No obstante, al hilo de todas estas tendencias, son muchos los estudios y proyectos de I+D+i que se están desarrollando internacionalmente con objeto de aclarar el papel y beneficios de este tipo de productos en la alimentación normal y en la práctica deportiva, abriendo una puerta interesante para este segmento que se esfuerza en responder afirmativamente a la cuestión de ¿se puede vivir sin pan?

0
Categorizado en: Dietética y Nutrición

3 Comentarios

  1. Loani Castilllo dice:

    el peligro no es el trigo: son los conservantes, son los aditivos químicos, las vitaminas artificiales, colorantes artificiales, nitritos, nitratos, benzoatos, etc.

    0
  2. María Irene Pardo María Irene Pardo dice:

    Gracias por su comentario Juan. En efecto, no es lo mismo tomar harinas integrales que harinas refinadas.

    Como sabe, en el caso de las harinas blancas se trata de harinas altamente procesadas, en las que únicamente se ha utiliza el endospermo del grano de trigo, dejando de lado tanto el salvado como el germen de trigo, que son las partes más nutritivas de este cereal. Como resultado, la harina blanca contiene fundamentalmente almidón, algunas proteínas y vitaminas, y un contenido energético elevado.
    Por el contrario, la harina integral emplea todo el grano de trigo para su elaboración, por lo que además de los hidratos de carbono y las proteínas contenidas en las harinas blancas, contiene un alto contenido en antioxidantes, vitamina B, grasas saludables, minerales y fibra. Ello conlleva a que la harina integral sea digerida de forma lenta y progresiva, aumentando la sensación de saciedad e incidiendo en menor medida en los niveles de glucosa, a diferencia de lo que ocurre con la harina blanca.

    Muchas gracias por su aportación, ya que resulta necesaria conocer esa diferencia.
    Espero poder seguir contando con sus aportaciones y comentarios en otros artículos.

    Un saludo,

    1+
  3. Juan dice:

    hola quisiera hacer un comentariosobre la parte que dice: “al abandonar el consumo de alimentos con gluten pueden presentar carencias en determinados minerales y vitaminas, así como deficiencia de fibra, que pueden comprometer la salud de estas personas”.depende de qué alimentos con gluten se trate. por ejemplo no es lo mismo consumir harinas integrales que harinas refinadas. es considerable la diferencia, según mi experiencia.saludos.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto