bacterias resistentes a los antibióticos

La Resistencia a los Antibióticos: Amenaza Global para la Salud

14/12/2020
Número de visualizaciones

En enero de 2017 el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, también conocido como CDC por sus siglas en inglés, que se encarga de la vigilancia epidemiológica en los Estados Unidos, publicó en su Informe semanal el caso de una mujer fallecida en la ciudad de Reno, Nevada, cuyos análisis habían detectado una infección por una bacteria “resistente a todos los antibióticos conocidos”.

La mujer había ingresado varias veces en hospitales y se le administraron 26 antibióticos distintos sin conseguir detener el proceso infeccioso. Normalmente, estas bacterias se adquieren en centros sanitarios y no están en el entorno exterior, lo que limita su impacto. El caso llegó incluso a la prensa generalista global y se sumó a muchos otros reportes de casos similares en los distintos países.

Los elevados niveles de resistencia que presentan algunas bacterias a los antimicrobianos que se administran de forma habitual para tratar infecciones frecuentes, como infecciones urinarias, ponen de relieve que los especialistas están quedándose sin medicamentos eficaces para enfrentar estos microorganismos. A las bacterias “resistentes a todos los antibióticos conocidos” se le ha llamado coloquialmente “superbugs”, cuya traducción al español es “bacterias asesinas” o “superbacterias”.

Las superbacterias son cepas de bacterias resistentes a la mayoría de los antibióticos y otros que se utilizan para tratar las infecciones que causan. Algunas superbacterias pueden causar infecciones de la piel, infecciones de las vías urinarias o neumonía entre otras graves condiciones. Están bastante especializadas en atacar a las personas delicadas en el ambiente hospitalario, pocas veces lo hacen en sujetos sanos.

El Problema de la Multirresistencia

El término microorganismo multirresistentes se ha utilizado, sobre todo, para bacterias habitualmente hospitalarias que han desarrollado resistencia a múltiples antibióticos y que son capaces de ocasionar brotes.

Con el tiempo, los gérmenes (no solamente las bacterias sino también virus, parásitos y hongos) se adaptan a los medicamentos que están diseñados para eliminarlos y mutan para asegurar su supervivencia. Esto hace que los tratamientos anteriormente efectivos para muchas infecciones sean menos eficaces, y a veces inútiles.

Infecciones en los quirófanos

Sin antimicrobianos funcionales, los resultados de los tratamientos de infecciones graves están seriamente comprometidos. Las infecciones más difíciles de combatir son las que se contraen en los ambientes hospitalarios, llamadas infecciones nosocomiales, que muchas veces ocurren tras una intervención quirúrgica y ponen en peligro la vida de millones de personas cada año, y contribuyen a la propagación de la resistencia a los antibióticos.

En 2017 se publicó una lista de patógenos prioritarios por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en la que alertaba de doce tipos de bacterias, y una micobacteria, resistentes a la mayoría de los antimicrobianos conocidos.

También preocupa a la OMS la falta de nuevos antibióticos y no se esperan descubrimientos de familias inéditas de estos medicamentos a corto plazo. Están desarrollándose investigaciones con unas cincuenta moléculas de efecto antibiótico de las cuales más de treinta pueden servir para luchar contra bacterias multirresistentes, pero muchas solo parecen tener ventajas limitadas al compararlas con los medicamentos existentes. Al menos dos de ellas son activas contra un tipo de bacterias, llamadas gramnegativas multirresistentes, que están causando graves problemas, y contra las cuales ya no hay armas terapéuticas efectivas en el mercado farmacéutico.

Es preocupante la disminución de las inversiones en el desarrollo de nuevos fármacos antibióticos para luchar contra las infecciones causadas por microbios multirresistentes. La OMS ha declarado a la resistencia a los antimicrobianos como una de las 10 principales amenazas de salud pública a las que el mundo se enfrenta.

¿Por qué ha aumentado la resistencia de las bacterias a los antibióticos?

En junio de 2020 el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró: «Conforme hemos recopilado más datos científicos, nos hemos percatado con mayor claridad y con creciente preocupación de la velocidad a la que antibióticos fundamentales están dejando de ser eficaces en todo el mundo». Las causas de ese aumento en la resistencia son múltiples.

Principal causa de la inmunidad a los antibióticos

La principal es el uso excesivo o innecesario de los antimicrobianos en seres humanos, animales y plantas. Algunas personas incumplen los tratamientos o practican la automedicación. Un ejemplo de ese uso innecesario es la toma de antibióticos para combatir los virus que provocan la gripe o el resfriado, aun cuando es conocido que no funcionan para eso. Además, en nuestro organismo existen millones de bacterias beneficiosas para nuestra salud que estamos eliminando al utilizar antibióticos sin necesidad, facilitando la aparición de infecciones oportunistas.

Condiciones de extrema pobreza

Otro elemento que está influyendo es la falta de acceso al agua potable en los centros sanitarios de países en condiciones de pobreza que dificultan la prevención y control de las bacterias y contribuyen a la difusión de infecciones resistentes a los antimicrobianos. De hecho, se ha observado que la mayoría de microorganismos multirresistentes se detectan inicialmente en países con bajos recursos sanitarios limitados y posteriormente, con la rápida movilidad de las personas en nuestra época, un paciente infectado puede estar en otro país en poco tiempo, convirtiendo a la resistencia a los antibióticos en un problema de magnitudes globales.

A esto debemos sumar el uso indebido de antibióticos durante la pandemia en curso de COVID-19, causada como es de conocimiento general por un virus, no por una bacteria y, como se ha dicho, los antibióticos no deben utilizarse para prevenir o tratar infecciones víricas, a menos que también estén presentes infecciones bacterianas.

Concienciación sobre el Uso de los Antimicrobianos

Desde 2015 existe una campaña sobre la importancia de luchar contra la resistencia a los antimicrobianos a nivel mundial y busca informar a la población general y a los trabajadores sanitarios sobre el tema. En 2020 estrenó lemas: «Antimicrobianos: manéjalos con cuidado» y «Unidos para preservar los antimicrobianos». La idea es alertar sobre un problema que afecta a todos los antimicrobianos: antibióticos, antifúngicos, antiparasitarios y antivirales. También se estableció el lapso del 18 al 24 de noviembre como fechas para las próximas ediciones.

La resistencia antimicrobiana es consecuencia directa del uso y abuso en su consumo por lo que el uso racional de antibióticos debe ser una prioridad de todas las organizaciones sanitarias. Su uso debe dirigirse a eliminar el agente microbiano y por ello el diagnóstico de laboratorio oportuno, así como la realización de pruebas in vitro de sensibilidad antimicrobiana, contribuyen a reducir la prescripción incorrecta de antibióticos.

También es fundamental instaurar y mantener programas formativos para ampliar el conocimiento sobre los antimicrobianos.  Cada vez más países vigilan el fenómeno de resistencia a los antibióticos y proporciona información a los organismos internacionales, lo que constituye un avance clave en el combate contra la resistencia a los antimicrobianos globalmente. Sin embargo, la información que han facilitado señala que muchas bacterias patógenas presentan más resistencia a los medicamentos que se utilizan para tratar de controlarlas.

¿Por qué es importante concienciar sobre el uso adecuado de los antibióticos a nivel social?

El costo de la Resistencia Antimicrobiana para la sociedad es importante. Además de fallecimientos generan prolongación de las estancias hospitalarias, la utilización de medicamentos más costosos y dificultades económicas para las personas y administraciones afectadas.

La Subdirectora General para la Resistencia a los Antimicrobianos de la OMS, Hanan Balkhy, manifestó recientemente: «Es importante centrar la inversión pública y privada en el desarrollo de tratamientos que sean eficaces contra las bacterias altamente resistentes porque se nos están agotando las opciones…y tenemos que asegurarnos de que una vez que tengamos estos nuevos tratamientos, estos estén disponibles para todas las personas que los necesiten».

Esperemos que así suceda, nos jugamos mucho en ello.

1+
Categorizado en: Salud

2 Comentarios

  1. LUIS FERNANDO dice:

    Estoy de acuerdo con la información explícita en la publicación. Mi humilde opinión sería :
    Deberíamos enfocarnos más en el estímulo de nuestro apreciado Sistema Inmunológico y así defendernos por sí solo, siendo la acción combativa o defensa justa y necesaria, no dándole al antígeno chance de reconocer quien lo Atacó y lo Destruyo, por lo tanto así disminuir su Memoria.

    0
    • INESEM INESEM dice:

      Efectivamente, una infección surge cuando el germen patógeno invade las células del organismo y se multiplica, generando habitualmente una respuesta inmunológica. Si la respuesta es eficiente, la infección quedará controlada antes de producir la enfermedad.
      La enfermedad puede desarrollarse cuando la inmunidad es baja o está dañada, cuando la virulencia del microorganismo es elevada, y cuando la cantidad de bacterias patógenas en el organismo es muy elevada. Hay casos de bacterias multirresistentes, como el Enterococcus faecalis habitante de nuestro tracto gastrointestinal, capaz de cambiar un componente de su superficie celular para evadir el sistema inmunológico, permitiéndole una rápida propagación en los pacientes hospitalizados y causando daños severos.

      Gracias por tu comentario Luis

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto