Rehabilitación neuropsicológica

Los beneficios del Mindfulness en la rehabilitación neuropsicológica

Número de visualizaciones
28/10/2019

Llevamos ya unos años en los que la meditación y otros tipos de técnicas, disciplinas o conocimientos provenientes de paradigmas distintos al científico actual (y occidental), han sufrido un boom espectacular. En este artículo echaremos un breve vistazo a la importancia que está adquiriendo dentro de la rehabilitación neuropsicológica.

Para ello, nos fijaremos fundamentalmente en la revisión que hicieron So-An Lao, David Kissane y Graham Meadows del departamento de Medicina, Enfermería y Ciencias de la Salud, de la Universidad de Monash, en Melbourne, Australia (2016).

¿Que es el mindfulness?, ¿es lo mismo que la meditación?, ¿es algo nuevo o son cosas diferentes?, y si es así, ¿en qué se diferencian…?; he sufrido un accidente, ¿puede el mindfulness ayudarme a mejorar la rapidez y eficacia de mi rehabilitación?

El mindfulness ha demostrado muchos de sus beneficios en la actualidad, pero también se le han adjudicado otras muchas características y beneficios que no han sido probados. Dentro del ámbito científico, su análisis y evaluación han sido objeto de estudio dentro del área de la salud (más específicamente en la salud mental), debido en parte a su origen filosófico/budista/espiritual, que hace que sigua formando parte de áreas más subjetivas, menos sistemáticas y con objetivos distintos, como puede ser la práctica religiosa.

Pero no será en este artículo donde abramos ese melón, no vamos a centrarnos en la filosofía detrás del Mindfulness, sino en su función como herramienta terapéutica en la neuropsicología.

Meditación, rehabilitación neurocognitiva y otras cosas de la cabeza

Vamos a comenzar con una aclaración de conceptos, como no puede ser de otra manera, para que veamos como encaja la ciencia con la práctica de terapias alternativas como el Mindfulness.

La Neuropsicología es una disciplina que estudia la relación entre los procesos superiores (el pensamiento, la memoria, la atención…) y el cerebro (Arnedo Montoro, M. et al.). Aunque esta descripción hace referencia a su vertiente investigadora, y en este artículo vamos a centrarnos en su ámbito aplicado, es decir, nos centraremos en la Neuropsicología Clínica, disciplina a través de la cual, los profesionales de la misma, delimitan a través de la evaluación, el perfil de funciones alteradas y preservadas en pacientes con daño cerebral y diseñan programas de rehabilitación neuropsicológica orientados a mejorar su calidad de vida y su integración sociolaboral. (Arnedo Montoro, M. et al.)

Es decir, el/la Neuropsicólogo/a clínico/a, trata a pacientes con daño cerebral, basándose en el estudio de la relación existente entre el cerebro y los procesos mentales superiores.

Una vez dilucidado esto, vamos a ver el siguiente concepto antes de meternos de lleno en su aplicación.

¿Qué es el Mindfulness?

Es la “versión de Hollywood” que se le ha dado a la teoría y práctica de la meditación para que pueda verse en una sala de cine occidental. El Mindfulness es a la meditación, lo que el Rey Leon es a Kimba, el león blanco.

Se ha medido, se ha evaluado, y se ha encajado la meditación en la ciencia con un nuevo nombre; Mindfulness, que suena más científico y menos “hippie” que meditación.

¿Es únicamente meditar? Si y no, uno de los beneficios de haber sido estudiada desde el paradigma científico, es que se han podido observar y cuantificar los efectos que produce su práctica, y se ha conceptualizado de una forma más concreta.

El Mindfulness es un conjunto de técnicas de meditación, con una base teórica muy orgánica y en constante evolución (y mira que es antigua…) como para poder establecer una conceptualización correcta y atemporal de la misma que vaya a misa. Con esto me quiero decir, que no se lleva mucho tiempo estudiándola de manera científica, y por lo tanto, aún queda mucho que aprender de su práctica y efectos que solo podemos estudiar si los observamos y estudiamos a través de muchos años.

En la Psicología entraría dentro de su vertiente más cognitiva, aquella que pone su foco principalmente en los procesos mentales superiores, y de ahí nuestra conexión con la rehabilitación neuropsicológica, que se encuadra dentro del mismo modelo, el cognitivo.

¿Funciona el Mindfulness en la rehabilitación de daños cerebrales adquiridos?

El Mindfulness en el ámbito clínico, entraría dentro de las terapias alternativas, sus beneficios a nivel cerebral dependen del déficit que se padezca, no siempre será beneficiosa, ni siempre será posible llevarla a cabo.

Para empezar, la meditación requiere de atención, que es junto con la memoria a corto plazo, el proceso superior donde ha demostrado de manera más significativa su eficacia. Cuando meditamos, centramos nuestra atención en el presente (Mindfulness se suele traducir como atención plena, atención activa, etc…), más adelante veremos algunas de las técnicas más utilizadas.

Estudio de los efectos del mindfulness sobre la estructura cerebral

En un artículo publicado en 2010, “short-term meditation induces white matter changes in the anterior cingulate” (Tang, Yi-Tuan et al.), se intentó observar los cambios que se producían en 45 estudiantes después de tan solo un mes de meditación regular. 22 de ellos recibieron 30 minutos de entrenamiento en IMBT (Integrative Mind-Body Training), de Lunes a Viernes, con un total de 11 horas al mes. El grupo control (23 participantes), recibió entrenamiento en RT (relaxation therapy) durante el mismo tiempo.

  • IMBT: Relación corporal, imaginación mental y mindfulness, guiada por un entrenador y acompañado de música de fondo. NO buscan controlar los pensamientos, sino un estado relajado de alerta que permita una alta percepción del cuerpo y la mente.
  • RT: Se relajan los diferentes grupos de músculos, guiado por un entrenador y música de fondo. Buscan concentrarse en la sensación de relajación, la calidez y la pesadez.

Se encontraron diferencias significativas entre ambos grupos en las siguientes áreas:

  • Corona radiada superior.
  • Corona radiada anterior.
  • Fascículo longitudinal superior.
  • Rodilla y tronco del cuerpo calloso.

Los cambios observados pueden deberse a un aumento de la mielinización y/o a diferencias en la organización de los tractos nerviosos. El Cortex Cingulado Anterior (CCA), en donde se observaron estos cambios, se ha asociado con el trastorno de déficit atencional, adiciones, demencia, depresión, esquizofrenia, etc.

Podemos ir ya haciéndonos una idea de en qué casos podría ser beneficioso el uso del mindfulness dentro de la rehabilitación neuropsicológica, sin embargo, este estudio se realizó con estudiantes neurotípicos (sin ningún tipo de discapacidad funcional), no con pacientes con daños cerebrales adquiridos, es decir, es un estudio realizado desde la promoción de la salud y no desde la prevención de la enfermedad.

Revisión del uso terapéutico del Mindfulness en Neuropsicología

Así que vamos a echar un vistazo a la revisión que llevaron a cabo So-An Lao et al. en 2016, sobre los efectos de dos técnicas en particular dentro del mindfulness que están estandarizadas, la “Mindfulness Based Cognitive Therapy” (MBCT, o Terapia cognitiva basada en el mindfulness), y la “Mindfulness Based Stress Reduction” (MBSR, o Reducción de estrés basado en el mindfulness), y si 8 semanas de estos entrenamientos mejoran la atención, la memoria y las funciones ejecutivas.

Los resultados que obtuvieron no fueron los que esperaban los amantes del mindfulness, no observaron mejoras ni en la atención, ni en las funciones ejecutivas. Aunque si había evidencias de mejoras en la memoria de trabajo y la memoria autobiográfica, así como en flexibilidad cognitiva y meta-alerta. Al mismo tiempo, hipotetizaron sobre sus posibles efectos protectores más que de mejora, en los efectos de distintas patologías y del envejecimiento.

Sin embargo, sigue siendo una técnica que necesita de un mayor y un mejor estudio de la misma. Dentro de unos años tendremos más datos para especificar más y mejor, cuales son los beneficios reales que ofrece el Mindfulness.

El Mindfulness más allá de la rehabilitación Neurocognitiva

En la actualidad, ya hay centros que utilizan este tipo de terapias en pacientes que se encuentran realizando una rehabilitación neuropsicológica, ya que observan en el día a día, la mejora que se produce en pacientes con distintos tipos de problemas, principalmente aquellas relacionadas con la memoria y la atención.

Pero sigue siendo muy complejo cuantificar esa mejora, y ver si es un enlentecimiento de su declive o realmente una mejora en sí. Sea cual sea el efecto, el resultado es una mejora en la calidad de vida del paciente

Lo extraordinario está en lo cotidiano, es la frase más Mindfulness que conozco, y en esto se basa su aplicación al día a día, no es necesario realizar meditaciones a diario, ni estar en un ambiente completamente tranquilo, ni tiene límites de tiempo o posturales… Es una práctica que debe ser orgánica y adaptable, es decir, deberíamos ser capaces de realizarla independientemente del contexto en el que nos encontremos.

El Mindfulness y la sociedad de la información

En un mundo que se ha transformado en pocas décadas, en las que mirabas por la ventana y tenías menos estímulos que los que te llegan tan solo a través de la pantalla del móvil, parece importante o al menos motivo de reflexión, que podamos ser capaces de filtrar esa cantidad ingente de estímulos, y darnos cuenta de aquellos que debido a su baja intensidad y su antigüedad pasamos por alto en nuestras vidas, por ello, tenemos que centrarnos en disfrutar de lo cotidiano, de nuevo: una ducha, una puesta de sol, fijarnos en cómo nuestro cuerpo se relaja, apreciar el viento en la cara… Este tipo de sensaciones y percepciones ha pasado a un segundo plano en nuestra sociedad actual sobre-estimulada.

Para conseguir mejorar nuestra capacidad atencional y centrarnos en aquello que nos interesa, primero debemos darnos cuenta de qué es lo que nos rodea y en lo que nuestro cuerpo y nuestra mente pueden centrarse.

Si, el mindfulness siempre suena muy bonito, pero es una belleza que requiere de un esfuerzo, aunque parezca una tontería, no todo el mundo es capaz o sabe como relajarse. Ese “parar el mundo”, aunque solo sea un instante es algo a lo que no estamos acostumbrados, sino al contrario, como te pares, el mundo te pasa por encima, te adelanta; tienes que seguir estudiando, seguir trabajando, seguir haciendo cosas “útiles”…

Que pena que el mindfulness entre dentro de ese conocimiento inútil que no sirve para nada, igual que la religión, la filosofía, las artes, la cultura…. Aquello que nos define como seres humanos, pero sí, mejor que aprendas un nuevo idioma, que sino va a venir alguien que sepa uno más que tú y va a conseguir llevarse todos tus sueños y esperanzas….

Entonces…. ¿funciona?

En la revisión sistemática realizada por So-An Lao et al., no parece que encontrasen grandes cambios o beneficios del mindfulness en pacientes neuropsicológicos, sin embargo, uno de los grandes desafíos del mindfulness es el marco teórico en el que se encuadra, y que trata conceptos sumamente complejos y difíciles de medir; e incluso en el caso de poder medirlos, son únicamente índices de los mismos, sigue siendo muy complejo comprender los beneficios que esos cambios conllevan, ¿se reduce el riesgo de demencia si aumenta la mielinización del CCA?, ¿mejora la capacidad de atención este aumento en la mielinización?, ¿se debe solo a la meditación o puede ser un efecto secundario de la medicación?, ¿que tipo de beneficios voy a obtener de la práctica de la meditación si me han diagnosticado de esquizofrenia?, ¿es beneficioso meditar durante un episodio depresivo, y durante uno maníaco?…

A medida que se vaya estudiando y vaya mejorando la tecnología, nuestro conocimiento, y nuestra comprensión de ambas, podremos ir contestando a estas y muchísimas más preguntas que se plantéen.

Hasta entonces, al menos conocemos los cambios en cuanto a la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad; practicar mindfulness mejora nuestra capacidad atencional, nuestra memoria de trabajo, nuestra propiocepción… Todos estos conceptos, no se encuentran aislados, mejorar estas capacidades conlleva una mejora a nivel general u holística del cerebro.

De momento, quien mejor puede analizar sus efectos sois vosotros mismos, si os llama la , probadlo, que lo peor que os puede suceder es que os aburrais.

Bibliografía

Arnedo Montoro, M., Bembibre Serrano, J., & Mosquera, T. (2013). Neuropsicología: a través de casos clínicos (No. 616.8: 159.9). medica panamericana,.

Lao, S. A., Kissane, D., & Meadows, G. (2016). Cognitive effects of MBSR/MBCT: a systematic review of neuropsychological outcomes. Consciousness and cognition, 45, 109-123.

Simón, V. (2007). Mindfulness y neurobiología. Revista de psicoterapia, 17(66/67), 5-30. Tang, Y. Y., Lu, Q., Geng, X., Stein, E. A., Yang, Y., & Posner, M. I. (2010). Short-term meditation induces white matter changes in the anterior cingulate. Proceedings of the National Academy of Sciences, 107(35), 15649-15652.

2+
Categorizado en: Salud

2 Comentarios

  1. Enka dice:

    Me ha encantado el artículo de Javier Chemisana haciendo una síntesis estupenda de los beneficios del mindfulness en nuestra sociedad actual.

    0
    • Javier Iañez Chemisana Javier Iañez Chemisana dice:

      Gracias por tu comentario Enka, me alegra mucho saber que te ha resultado interesante.

      Un saludo.

      Javier Chemisana

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto