Alimentación adecuada - INESEM

Psoriasis y alimentación

07/08/2013
Número de visualizaciones

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel que padecen aproximadamente 80 millones de personas en todo el planeta. No se trata de ninguna enfermedad contagiosa ni infecciosa, al contrario, se trata de una enfermedad autoinmune que afecta al proceso de regeneración de la piel y que condiciona, por las manifestaciones físicas que presenta,  la vida de este tipo de pacientes.

Lo más característico de la psoriasis es, sin duda, la aparición de una serie de lesiones y Psoriasis y alimentación - INESEMescamas de color rojizo –principalmente en codos, rodillas y cuero cabelludo– como resultado de la acumulación de células muertas sobre las capas basales de la piel, esta circunstancia supone el principal motivo de estrés y angustia para este tipo de pacientes.  El motivo por el que esto ocurre no es otro que la vertiginosa velocidad a la que se produce el proceso de renovación dérmica en los pacientes psoriásicos. Cuando en un individuo normal se tardan aproximadamente 30 días para renovar la piel, en los pacientes con psoriasis tan sólo son necesarios 5 o 6 días, provocando la acumulación de células en estas capas, que debido a la elevada velocidad de creación, no cuentan con el tiempo suficiente para desprenderse.

Si bien es cierto que en la terapéutica de la psoriasis el tratamiento farmacológico juega un papel fundamental, también lo es el hecho de que la alimentación supone un  complemento interesante para mejorar de manera significativa la sintomatología y signos de esta afección, constituyéndose como una herramienta coadyuvante en el manejo de estos pacientes.

Alimentación en la psoriasis

Alimentación adecuada - INESEMSon numerosos los estudios que han puesto de manifiesto el efecto positivo de una buena alimentación en este tipo de enfermedad. Todos ellos coinciden en que una alimentación sana y equilibrada, con un perfil hipocalórico bajo en grasas y con abundantes frutas y verduras, constituye la piedra angular para mejorar la sintomatología de la psoriasis y destacan, de manera especial,  por su importancia en la mejora de las lesiones, el consumo de los siguientes nutrientes:

  • Ácidos grasos esenciales omega 3 y 6: desempeñan un rol fundamental en la respuesta a los procesos inflamatorios y en la eficacia del sistema inmunológico. Sendos ácidos podemos encontrarlos en pescados como el salmón, la sardina, la caballa o los arenques, entre otros. Se recomienda un consumo de al menos 3 raciones de pescado azul a la semana.
  • Vitaminas A y C: la vitamina A es perfecta para mantener la piel en un estado saludable, mientras que la segunda es idónea para este tipo de pacientes por sus propiedades antioxidantes, que mejoran notablemente la sintomatología. Podemos encontrarlas en zanahorias, tomates, espinacas, espárragos, coliflor, pimientos, naranjas, mandarinas, kiwis, limones, manzanas, plátanos, piñas, ajos, uvas, peras, etc.
  • Selenio: está demostrado que los pacientes con psoriasis tienen niveles disminuidos de selenio, un mineral fundamental en el mantenimiento de la elasticidad de la piel y en los procesos antioxidantes. Es recomendable aumentarlo a través de la dieta consumiendo alimentos como: espárragos, espinacas, pistachos, soja, avena, etc.
  • Ácido fólico: lo encontramos principalmente en legumbres y en verduras de hoja verde, así como en cereales integrales. En la psoriasis normalmente existe una depleción de ácido fólico.
  • Zinc: presente en tubérculos como las patatas así como en berenjenas, apio, espárragos, cereales integrales, etc. El tener que aumentar sus niveles a través de la dieta se debe a que los pacientes psoriásicos tienen dificultad para retener este mineral.

Alimentos prohibidos

La mayor parte de los alimentos  que están vetados en este tipo de pacientes, lo están por su capacidad de producir liberación de citoquinas y otras sustancias implicadas en el proceso inflamatorio y que, por ende, agravan la sintomatología de la psoriasis.

En términos generales estarán prohibidos o limitados en su consumo: el alcohol, las especies, el tabaco, la leche, la carne y las grasas en general.

Como vemos unas pautas saludables que se enmarcan dentro de la consecución de una dieta equilibrada y variada y que reporta beneficios significativos en aquellos que la siguen.

0
Categorizado en: Dietética y Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto