qué hacer en caso de ahogamiento

Qué hacer en caso de ahogamiento

Número de visualizaciones

POR

Aida Rodríguez Valenzuela
Diplomada en Enfermería por la Universidad de Granada con un Master Oficial en Protección de Datos en el Ámbito Sanitario y especialista en la atención al paciente en UCI y Urgencias. Actualmente pertenezco al equipo docente del departamento Biosanitario del Instituto Europeo de Estudios Empresariales (INESEM) y colaboro en la redacción de la revista online de INESEM.

Con la llegada del verano las piscinas, playas, embalses y ríos se ponen a rebosar y es muy posible que se produzca algún incidente como el  ahogamiento o casi-ahogamiento. Por este hecho es necesario que conozcamos qué hacer  en caso de ahogamiento. Para ello, se procederá a realizar los primeros auxilios y de esta forma podremos salvarle la vida o minimizar los posibles daños ocasionados por el incidente. Los primeros auxilios son los primeros cuidados o actuaciones que se prestan a un accidentado o enfermo repentino, en el lugar de los hechos, hasta que sea atendido por el personal sanitario especializado. En líneas generales, las actuaciones a realizar en primeros auxilios de esta gravedad, se pueden resumir en tres sencillos pasos:

Poner a salvo y proteger al accidentado de posibles peligros.
Llamar al URGENCIAS 112 o a un Centro Sanitario.

Realizar los primeros auxilios mientras el equipo sanitario especializado llegue.

Ahogamiento: que dicen los datos

Un ahogamiento se define como muerte por asfixia tras la inmersión en un medio líquido, que ocurre en las primeras 24 horas del accidente. Se define casi-ahogamiento cuando el accidentado sobrevive más de ese tiempo, independiente de que al final muera. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) los ahogamientos son la tercera causa de muerte por traumatismo en el mundo y supone un 10% de todas las muertes por traumatismos. Se calcula que cada año 388.000 persona mueren por esta causa y que son los niños  menores de 5 años y varones los que mayor riesgo tienen de sufrir este tipo de traumatismo. Toda estrategia de prevención de ahogamiento debe de ser encaminada a mejorar las instalaciones para disminuir el peligro, pedagogía dirigida a personas y comunidades con el fin de concienciar del riesgo y educar en este sentido para que sepan cómo reaccionar ante un caso de ahogamiento.

…No solo muerte inmediata. Complicaciones de un ahogamiento

Las complicaciones en un ahogamiento son la parada cardiorrespiratoria y los daños neurológicos que esta parada ocasiona. En la mayoría de los casos es la principal causa de morbilidad en los sobrevivientes. En el caso del casi-ahogamiento, puede producirse una retardada aparición de insuficiencia respiratoria tras el incidente que puede causar la muerte tras 96 horas postraumatismo.

Para detectar si una persona ha sufrido un ahogamiento hay que saber  detectar la sintomatología asociada al traumatismo:

  • Pérdida de conocimiento.
  • Ausencia respiratoria.
  • Pupilas dilatadas.

Qué hacer en caso de ahogamiento. Aprende como salvar una vida

  1. PEDIR AYUDA y/o llamar a URGENCIAS 112.
  2. Sacar a la víctima del lugar de ahogamiento para protegerlo.
  3. Comprobar el nivel de conciencia. Colocar a la persona en posición decúbito supino (boca arriba), comprobar si está cociente o no (llamar a la víctima, realizar una pregunta sencilla, déle una palmada, muévalo ligeramente por los hombros…). Si no responde o no reacciona de forma espontánea ni responde a ningún estimulo, proceder a comprobar los signos vitales.
  4. Comprobar la respiración (observar si el tórax se eleva o escuchar si la nariz o la boca expulsa aire. En el caso de que no se  vea, ni se oiga ni se note signos de respiración, deberá de  proceder a la apertura de la vía aérea por si existe la obstaculización de la lengua) y comprobar el pulso (el lugar de elección es en la arteria carótida externa situada en el cuello).
  5.  En el caso de que no respire, se procederá a una RCP básica

Qué hacer en caso de ahogamiento. Cómo realizar una RCP básica

Realizar 2 insuflaciones de rescate boca-boca.  Para su correcta realización, la posición de la victima es muy importante. En primer lugar deberá de alinear el cuerpo  en una superficie rígida y con el tórax descubierto. Una vez alcanzado una posición adecuada deberá de proceder abrir la vía aérea, realizando la maniobra frente-mentón. De esta forma la lengua no impedirá el paso del aire a los pulmones de la victima.  Realizar las insuflaciones de forma que el tórax se expanda y se eleve. Importante recordar que debe de sellar las fosas nasales para que cuando realice la insuflación, no exista fuga de aire por los orificios nasales. Comprobar si la víctima respira en esa posición (es la posición correcta de apertura de las vías aéreas).

Respira

Posicionar a la victima en posición de seguridad, comprobar de manera periódica el estado de conciencia, si sigue respirando y esperar a los servicios sanitarios.

No respira

Comprobar si existe pulso. Si existe pulso deberá de seguir realizando insuflaciones e ir comprobando periódicamente si recupera la respiración espontánea. Si no tiene pulso, proceder a realizar una RCP Básica (reanimación cardiopulmonar). La posición adecuada del asistente a la víctima en las compresiones torácicas es fundamental para que el masaje cardíaco sea efectivo.

Una vez posicionado comenzar con la RCP básica con una serie de 2 insuflaciones y 30 compresiones con un ritmo de 100 latidos al minuto. Si está en solitario,  deberá de priorizar el masaje cardíaco a las insuflaciones. Comprobar el pulso y la respiración espontánea a la finalización de cada serie.

Continuar con la RCP hasta que:

  • El afectado se mueva, abra los ojos o respire con normalidad. En este caso procederemos a ponerlo en posición de seguridad.
  • El equipo sanitario haya llegado y esté preparado para asistirlo.

Consideraciones finales: La importancia de pedir ayuda

Lo más importante ante un accidente de este tipo, en el que la vida de la víctima se vea comprometida, siempre deberá de AVISAR a los servicios de urgencias 112 y pedir ayuda a las personas que se encuentren a su alrededor.
La RCP (Reanimación Cardiopulmonar) deberá de ser realizada por una persona que haya recibido entrenamiento básico y sepa como realizarlo. De no ser así, no actúe en su realización y ocúpese de salvaguardar su estado de posibles peligros accesorios.
Para poder realizar la RCP básica es aconsejable que alguien le releve en la realización de las compresiones, ya que es una técnica muy agotadora y la compresión debe de realizarse con una fuerza adecuada para que llegue a ser efectiva.
Una mala realización de la técnica puede ocasionar efectos colaterales y añadir a la situación complicaciones como traumatismos accesorios (rotura de costilla, perforación pulmonar…).
Para saber si las insuflaciones son efectivas o no, deberemos de observar si al realizar la insuflación, el tórax se eleva y luego vuelve a su estado inicial. De no ser así, no se está realizando una buena técnica.
En el caso de que no realice bien las insuflaciones, es mejor priorizar el masaje cardíaco.
Para que las compresiones torácicas sean eficaces, con el fin de que la sangre sea impulsada a nuestro organismo, deberás de realizar compresiones que  depriman el tórax  5 cm.

 

0

2 Comentarios

  1. Sofía Estrada dice:

    Muy buen arriculo, felicitaciones. Lo he Twitteado

    1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto