oruga procesionaria del pino

La Oruga Procesionaria del pino ¿Cuáles son sus síntomas?

Número de visualizaciones

POR

Aida Rodríguez Valenzuela
Diplomada en Enfermería por la Universidad de Granada con un Master Oficial en Protección de Datos en el Ámbito Sanitario y especialista en la atención al paciente en UCI y Urgencias. Actualmente pertenezco al equipo docente del departamento Biosanitario del Instituto Europeo de Estudios Empresariales (INESEM) y colaboro en la redacción de la revista online de INESEM.

Tras la llegada de la primavera un mal oculto se encuentra en  la copa de los pinos. Se trata de un insecto peculiar que durante el invierno se encuentra en estado de letargo, en el interior de bolsas de seda de color blanco tejidas por ellas mismas, donde se encontrarán protegidas en estado de larva. Tras la llegada de la nueva estación, este insecto llamado “Oruga Procesionaria”, desciendo de la cima de los árboles para enterrarse  y pupar en el suelo en forma de capullo, para finalmente convertirse en mariposas hacia la estación de verano.

Oruga Procesionaria del Pino: ¿de donde viene?

La Oruga Procesionaria es típica de la zona mediterránea donde las demandas biológicas del insecto son cubiertas. Predominan en toda Europa meridional y en países del Norte de África.

Los problemas que ocasiona este insecto son tanto a nivel forestal como a nivel de afectación de animales y humanos. En la actualidad el número de casos que llegan a los centros veterinarios por animales que se  ven afectados por este insecto es alertador, ocasionando la extremada preocupación de los profesionales.

El modo en el que producen mayor afectación es a través de la expulsión, a modo defensivo, de los pelos que contienen en su exterior las orugas. Durante los meses de febrero y marzo es cuando la Oruga Procesionaria, ya formada, baja al suelo formando una fila en la que van una detrás de la otra y, es por la curiosidad de este fenómeno, por el que recibe el nombre de procesionaria. Acuden niños y animales a manipularlas y en este momento la oruga como medio de defensa expulsa sus pelos urticantes. Cada oruga contiene alrededor de unos 500.000 pelos llamados tricomas que al ser expulsados pueden llegar afectar tanto por contacto directo como por contacto indirecto a través de la inhalación de los pelos que los contiene el viento.

Síntomas de la picadura de la oruga procesionaria del pino

Las reacciones que produce la Oruga Procesionaria son, principalmente, urticarias y alergias. Las reacciones alérgicas son de tipo cutáneas locales, afectación bronquial u ocular, anafilaxia severa (reacción alérgica grave) e incluso la muerte.

En los animales, generalmente los perros cachorros, los gatos son más cautos, por el hecho curioso de saber quién es este insecto, tienden a olfatear y/o lamer, por lo que el porcentaje de contacto es mucho mayor, sobre todo si se trata de un nido de orugas que se ha desprendido del árbol. Los síntomas es inflamación de labios y boca. El animal tiende a rascarse y comienza a babear exageradamente, pueden producirse vómitos, inflamación edematosa de labios y lengua, e incluso en la lengua se produce un cambio de color, agrietándose incluso. El tono que puede adoptar la lengua o la mucosa oral es en un principio color verdoso, sialorrea abundante (salivación abundante) y, posteriormente, adquiere un aspecto negruzco originando una necrosis. Dependiendo de si el efecto del veneno de este insecto llega al tracto respiratorio como a la laringe o a los bronquios puede producir asfixia y/o shock anafiláctico sobre todo en animales que han entrado en contacto multitud de veces con esta oruga, en el que la muerte es muy probable.

Qué hacer si tu animal ha entrado en contacto con la oruga procesionaria del pino

Si detecta que su animal ha entrado en contacto con la oruga procesionaria del pino, debe de acudir al veterinario de forma preventiva, para tratar los posibles efectos que se produzcan. Si nos encontramos lejos de un veterinario y los efectos están presentes, puede aplicar pomadas corticoides en las zonas cutáneas y antihistamínicas, junto con la exposición al frío para disminuir el efecto alérgeno y perder el mínimo porcentaje de tejido.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto