gérmenes patógenos

¿Oficinas inanimadas? Palacios para los gérmenes patógenos

26/04/2016
Número de visualizaciones

Los lugares de trabajo cerrados, sobre todo aquellos en los que convive mucha gente como las oficinas, son los sitios favoritos de las bacterias y virus. Diversos artículos científicos confirman este hecho, conociéndose miles de tipos de gérmenes distintos los cuales están presentes en nuestro día a día. De hecho, en este momento que estás utilizando el móvil o el teclado para leer el artículo, estás en contacto con uno de los mayores focos de bacterias.

¿Por qué las oficinas son el lugar ideales para la difusión de gérmenes patógenos?

Los especialistas señalan como patógenos más comunes en este ambiente los virus respiratorios, como la gripe. El riesgo de contagio en las oficinas es lógico pues son sitios cerrados, con falta de ventilación natural, con muchas personas y durante una media de 8 horas al día. Esto unido a la falta de higiene en las manos, el vector de transmisión más común de los gérmenes junto con el aire, hace de los espacios cerrados y concurridos lugares ideales para la vida y acúmulo de microorganismos.

Los estudios que confirman la rápida difusión de los gérmenes patógenos

En 2012, un estudio realizado por la compañía Kimberly-Clark Professional llevado a cabo en Francia, reveló que el 20% de las personas que trabajan en oficinas habían contraído alguna vez una enfermedad debida a las bacterias de su lugar de trabajo. Otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Arizona, consistió en contaminar una puerta con el virus bacteriófago MS-2, el cual no infecta a personas pero es similar a los virus más comunes en humanos como el de la gripe o gastrointestinales, por lo que es un buen marcador para realizar el estudio. Se comprobó el alcance de la transmisión del virus por la oficina: a las dos horas el virus contaminó el comedor, más tarde los baños, oficinas y despachos. Pasadas cuatro horas, el virus se encontró en la mitad de las superficies y en las manos de la mitad de los trabajadores.

Según un estudio reciente publicado en una revista de la Sociedad Americana de Microbiología, tras un año de experimentos en oficinas situadas en puntos geográficos dispares, se obtuvo que las comunidades bacterianas más comunes fueron las que encontramos en la piel humana, llegando al 30% de microorganismos de la superficie de las oficinas. Además la mayor parte de gérmenes detectados fueron similares a los que se encuentran al aire libre, demostrando la influencia tanto del ambiente como de la piel. Un resultado destacable de este experimento fue que encontraron microrganismos similares en zonas geográficas cercanas, tan similares que incluso podían distinguir de donde procedía la muestra por su carga bacteriana. Esto es curioso, pues incluso entre dos personas cercanas encontramos microbiomas diferentes.

¿Cual son los sitios más contaminados por gérmenes patógenos?

Los focos de mayor contaminación son los teclados, escritorios, teléfonos, los pomos de las puertas, botones del ascensor y máquinas de snacks. En concreto el teléfono es el objeto con mayor número de gérmenes, y el escritorio cuenta con 400 veces más bacterias que una taza de váter limpia siendo el elemento más infectado el teclado, pues es donde depositamos las manos en primer lugar cuando venimos de otro sitio.

A pesar de todo, no podemos evitar movernos, tocar y hablar en la oficina, pero si existen una serie de recomendaciones que podrían reducir al menos el contagio.

¿Que hacer para reducir el contagio de gérmenes patógenos?

  1. Debes lavar las manos con jabón o gel hidroalcoholico frecuentemente y no tocar la boca, ojos y nariz pues las mucosas son la puerta de entrada de los virus a nuestro organismo.
  2. Se aconseja ventilar la oficina una media de tres veces al día. El aire circulante dificultará el asentamiento de las bacterias. Además la luz del sol destruye al virus, por lo que es importante permitir la entrada del sol
  3. Tapar siempre la boca y nariz al estornudar, a poder ser con un pañuelo o el antebrazo, pues de esta manera se evita que los gérmenes se depositen en tu mano y más tarde en todas las superficies que toques.
  4. Desinfectar diariamente las superficies: escritorios, pomos, teléfonos, teclado, ratón del ordenador y otro material de oficina.
  5. No apoyar bolsos, maletines o mochilas en el escritorio pues podrían transportar virus y de esta manera, propagarlos dentro de la oficina.
  6. No fumar en lugares próximos, pues el humo del tabaco afecta las defensas del organismo dejándolo vulnerable ante posibles infecciones respiratorias.
  7. Es importante, si sientes los síntomas de la gripe: fiebre, congestión nasal, malestar general, decaimiento, dolor de cabeza, dolor de garganta quedarte en casa para evitar propagar el virus al resto de tus compañeros.
  8. La vacunación es aconsejable, pues el organismo se hace resistente a la enfermedad.

Por tanto, el ecosistema de una oficina dependerá de la zona geográfica en la que se encuentre y las personas que acudan a ella. Ya no volverás a ver la oficina como un sitio inanimado, esos organismos invisibles forman parte de nuestro día a día.

3+
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto