dermonutrición

Nutricosmética, la nutrición al servicio de la belleza

29/03/2021
Número de visualizaciones

El secreto para tener una piel y un pelo radiantes y para retrasar al máximo los signos del envejecimiento no solo está en la genética, en el uso de cremas cosméticas o en los tratamientos y cirugías estéticas. Es fundamental cuidarlos también desde dentro a través de una alimentación saludable y equilibrada incluyendo a diario alimentos que los beneficien y protejan de agresiones externas como pueden ser el frío, el viento o la exposición a la luz solar. Esta corriente de cuidado corporal con la nutrición como eje central es a lo se ha denominado nutricosmética o dermonutrición.

Cómo lucir una piel radiante basándote en la dermonutrición

La alimentación debe ser lo más variada posible puesto que cada alimento es rico en nutrientes específicos que, al combinarlos, hacen que todas las necesidades nutricionales estén cubiertas. Algunos de los alimentos más recurrentes en la dermonutrición y que se centran en el cuidado y en la protección de la piel son:

  • Cítricos como el pomelo, el limón, la naranja, la mandarina o la lima son ricos en vitamina C. Esta vitamina es indispensable en la fabricación de colágeno, responsable de la tonicidad, firmeza, elasticidad y resistencia de la piel. Además, la ilumina y la hará lucir radiante.
  • Frutos rojos son auténticos aliados antiedad. Los más comunes son las fresas, las frambuesas, las moras o los arándanos. Contienen flavonoides y antioxidantes que evitan la destrucción celular y el envejecimiento prematuro. Su consumo ayuda a reparar los daños cotidianos a los que se ve sometida la piel.
  • Aguacate y el aceite de oliva nutren las pieles secas gracias a sus ácidos grasos monoinsaturados, que favorecen la hidratación de la piel. Son ricos en vitamina E que reducen la oxidación y el envejecimiento de la piel debido al sol y la protege contra los radicales libres.

Si tomas estos dos potentes alimentos junto con otros ricos en selenio como el marisco, el pescado, los champiñones, los ajos, las cebollas y los cereales integrales, actuarán como antioxidante preservando la membrana celular de la piel de los daños provocados por la exposición al sol. Por ejemplo, cocina un filete de pescado utilizando aceite de oliva y acompáñalo con una guarnición de champiñones al ajillo.

El huevo es una de las mejores fuentes de proteína y grasas y, además, una de las más económicas y versátiles en la cocina. Las proteínas frenan la pérdida de tono muscular y el típico descolgamiento de la piel de la cara y su aporte en vitamina B6 y en selenio previene la aparición de manchas y la falta de elasticidad en la piel.

Y el chocolate… ¿qué malo se puede decir del chocolate? Poco o muy poco. Es uno de los mejores antidepresivos naturales que existen. Comerlo de vez en cuando, siempre eligiendo una variedad con porcentaje de cacao superior al 70%, supone un verdadero placer y mejora el estado de ánimo. ¿Y es que no es sonreír uno de los mejores trucos de belleza?

Además de incluir estos alimentos en tu dieta, presta especial atención si comes apio e hinojo, porque son alimentos altos en psoralenos, y si lo consumes en grandes cantidades podrían sensibilizar la piel y aumentar el riesgo de quemaduras solares.

Es posible consumir todos estos grupos de alimentos en un mismo día y sacarle el máximo partido a la belleza. Puedes por ejemplo desayunar un yogur griego natural sin azúcar con frutos rojos y chispas de chocolate negro. De almuerzo prepara un filete de salmón a la plancha con ensalada de espinacas y naranja aderezada con aceite de oliva virgen extra y para cenar, una tortilla francesa de champiñones y queso con aguacate fresco en rodajas.

Nutricosmética para el cabello

Para mantener un pelo fuerte y brillante la dermonutrición también establece unas recomendaciones de alimentación para asegurar un buen aporte de proteína, azufre, zinc, hierro y vitaminas del grupo B. Vayamos ahora por partes y veamos qué alimentos son fundamentales para lucir un cabello hidratado, fuerte y con brillo:

  • Huevos, carnes, pescados y mariscos son alimentos muy ricos en proteína, un macronutriente esencial para la salud capilar, ya que determina la queratinización, que es la formación de células capilares. En concreto estas proteínas de origen animal contienen aminoácidos azufrados que son los que componen el pelo. Por este motivo la recomendación es que las personas vegetarianas o veganas deben compensar esta carencia añadiendo a sus comidas un extra de levadura de cerveza, rica en estos aminoácidos azufrados. El azufre necesita la ayuda del zinc para hacer su función de aglutinar las proteínas. Por eso para la constitución del pelo es importante tomar, además de esas proteínas animales, alimentos con alto contenido en azufre y en zinc como pueden ser las lentejas y los cereales integrales. Puedes por ejemplo tomar una ensalada de lentejas acompañada con unos huevos escalfados.

Alimentos ricos en Vitamina B

  • Los huevos, carnes, pescados y mariscos son también ricos en vitaminas del grupo B como la B3 y B6 que contribuyen al metabolismo de la queratina, responsable del brillo y del volumen del pelo. Estas vitaminas ayudan a reforzar la fibra capilar y la hacen más resistente frente a agresiones externas. La yema de huevo en concreto es rica en vitamina B8 que aporta los elementos necesarios para la fabricación de un cabello más resistente.
  • La carne roja, los mariscos y las legumbres son también ricos en hierro, el mineral encargado de ayudar al transporte del oxígeno desde los pulmones hasta las raíces capilares. Sin la suficiente cantidad de este mineral el cabello se empobrece, se vuelve más fino y podría caerse. Para que el hierro se absorba bien lo ideal es acompañar a estos alimentos de otros con vitamina C. Por ejemplo, si tomas un filete de carne acompáñalo con una ensalada aliñada con limón y unas fresas de postre.
  • El pescado azul como el salmón, el atún, las sardinas o las caballas son ricos en proteína y omega 3, un ácido graso esencial que ayuda a reducir la inflamación del cuero cabelludo y evita así la caída del cabello. Una deficiencia en omega 3 se asocia con erupciones y picores en el cuero cabelludo. El pescado azul es también uno de los pocos alimentos con vitamina D de forma natural que promueve el crecimiento del cabello y su alto contenido en magnesio ayuda a que el cabello tenga más fuerza y brillo y a reducir su caída en exceso.

Ejemplo de menú ideal para tu cabello según los pilares básicos de la nutricosmética

Podría consistir en un desayuno a base de tostadas de salmón ahumado, rúcula fresca y aguacate. Para almorzar una parrillada de ternera y verduras de temporada con mandarina de postre y para cenar un plato de arroz integral salteado con langostinos, verduras y huevo.

Hábitos diarios que ayudan con tu cuidado

El consumo de todos estos alimentos sumados a una correcta hidratación, un buen descanso, a la actividad física y a la reducción del consumo de tabaco y alcohol harán que tu piel y tu cabello luzcan mejor cuidados.

La deshidratación acelera el envejecimiento ya que la piel pierde la capacidad de retener agua, se vuelve más rugosa, áspera y pierde su tono y elasticidad. La recomendación general es beber entre 2 y 2.5 litros de agua al día y puedes ayudarte a alcanzar este objetivo diario aumentando el consumo de frutas, verduras, zumos, sopas e infusiones.

La falta de sueño provoca que la piel luzca apagada y más envejecida ya que por la noche es cuando las células se recomponen, eliminan toxinas y recuperan su vitalidad. Esto hace que progresivamente vayamos perdiendo células y acumulando toxinas en la piel, dando como resultado un envejecimiento prematuro y un cabello opaco y quebradizo. Intenta llegar a las 7 o 8 horas diarias de descanso nocturno.

Practicar ejercicio físico estimula la circulación sanguínea de modo que la piel y el cabello reciben más nutrientes y oxígeno. El sudor favorece la eliminación de toxinas y mejora el aspecto de la piel. Además, la práctica de ejercicio hace que se liberen endorfinas, unas hormonas que generan sensación de bienestar, placer, euforia y felicidad y esa sensación de felicidad se refleja en la belleza. No es necesario convertirse en un campeón olímpico, una caminata a buen ritmo, bailar, montar en bicicleta, hacer yoga aportará múltiples beneficios a tu bienestar.

El tabaco y el alcohol deshidratan y son muy oxidantes acelerando el envejecimiento, la aparición de arrugas y reduciendo la luminosidad y el tono natural de la piel. El tabaco también dificulta el proceso de cicatrización normal de la piel.

Consumir grasas hidrogenadas o trans propician la formación de toxinas y dejan la piel apagada y sin brillo. Las toxinas también se depositan debajo del cuero cabelludo provocando picores y caspa. Evita la comida rápida y la bollería industrial y reduce al máximo el consumo de azúcar y de harina blanca refinada.

A la vista está que la nutricosmética se centra fundamentalmente en mejorar el cuidado de la piel y el pelo a través de un conjunto de alimentos que ayudan a mejorar su calidad y aspecto gracias a sus propiedades. Es posible seguir un esquema de alimentación casi de cualquier tipo y distribuirlos en las comidas del día, o de la semana según las cantidades que se recomienden, para aportar ese plus a tu dieta que te ayude a mejorar sutilmente tu aspecto.

0
Categorizado en: Dietética y Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto