nutricosmética

Nutricosmética. Cosméticos más allá de la piel.

Número de visualizaciones

POR

Verónica Vivancos Gómez
EDUCACIÓN:
  • Doctora en Farmacia por la Universidad de Valencia.
  • Máster Oficial en Investigación y Uso Racional del Medicamento en la Universidad de Valencia.
  • Licenciada en Farmacia en la Universidad Miguel Hernández de Elche.
EXPERIENCIA:
  • Profesora departamento Sociosanitario de INESEM Business School.
  • Farmacéutica adjunta: dispensación de medicamentos, atención y seguimiento farmacoterapéutico.
  • Vocal de organización de congresos científicos. Secretaria técnica, miembro del comité científico-técnico.
ESCRIBE SOBRE:Sanidad • Salud • Oficina de farmacia • Medicamentos • Cosmética • Piel • Obesidad • Farmacología
Doctora en Farmacia sobresaliente cum laude. Cuenta con experiencia investigadora y en atención farmacéutica. Actualmente ejerce como Profesora en el Departamento Biosanitario en INESEM.

Según el Reglamento europeo, los productos de nutricosmética se definen como: “productos alimenticios cuyo fin es complementar la dieta, consistentes en fuentes concentradas de nutrientes, comercializados en cápsulas o polvos y que deben tomarse en pequeñas cantidades”.

La ventaja de la nutricosmética es que consigue una acción en toda la piel, no sólo de forma externa, sino también en el interior dónde la cosmética tópica no llega. El objetivo de estos productos es combatir arrugas, frenar la flacidez, aumentar la densidad cutánea, aportar energía a la piel, reforzar cabello y uñas,  combatir la celulitis o la retención de líquidos y aumentar el bronceado, entre otros.

Base científica de la nutricosmética

La nutricosmética parte de la base científica de que los complementos nutricionales refuerzan los sistemas de la piel para hacer frente al envejecimiento. Diversos estudios afirman que estos complementos son capaces de ejercer  diferentes funciones a nivel cutáneo:

  • Fotoprotección
  • Modulación de la respuesta inmune
  • Acción terapéutica en algunas patologías cutáneas.

Por tanto, la suplementación puede favorecer todos estos procesos y proporcionar una  protección  adicional, como puede ser de defensa celular o antiradicales libres. En concreto, en el artículo publicado por la Dra. Lizarraga,  profesora e investigadora de la Universidad de Barcelona, se obtiene una correlación entre los niveles de antioxidantes circulantes y una respuesta a la isquemia de la microcirculación cutánea, por tanto, se pone en evidencia la posibilidad de influir en la nutrición de la piel a partir de la dieta.

Las opiniones médicas sobre la nutricosmética

El Dr. José Sabán, jefe de la Unidad de Patología Endotelial y riesgo cardiometabólico del hospital Ramón y Cajal de Madrid, afirma que el estrés oxidativo también participa en el envejecimiento cutáneo, conjugándose a dicho nivel el estrés microvascular y el dérmico. Concluye una de sus investigaciones afirmando que los antioxidantes naturales son claramente beneficiosos, pero su administración a dosis altas y sin control puede ser contraproducente.

El doctor Manuel Jiménez Ucero, especialista en nutrición, afirma que “la nutricosmética antienvejecimiento debe basarse en la perseverancia, en un factor de seguimiento, porque no existe el milagro, hay que saber construir el milagro”. Por tanto, se aclara que esta forma de cosmética no tiene efectos milagrosos y que debe controlarse la ingesta en todo momento.

Además, en el estudio EPIC (Europeanprospectiveinvestigation of cancer),  se indica que más de la mitad de la población no cubre los aportes diarios recomendados de ciertos micronutrientes, por lo que el suplemento de antioxidantes demuestra que en población masculina se disminuye el riesgo de cardiopatía isquémica, cáncer, y mortalidad en general.

Principales suplementos en nutricosmética

En medicina antiaging se están utilizando con más frecuencia las vitaminas (A, E y C), los minerales (selenio y zinc), la coenzima-Q, carotenoides (licopeno y luteína), compuestos fenólicos, pre y probióticos y ácidos grasos poliinsaturados (Omega3).

Vitamina E

En humanos el alfa-tocoferol es la forma más abundante de vitamina E en la epidermis. La vitamina E tiene sinergismo con la vitamina C. La ingesta conjunta durante un periodo de 3 meses reduce significativamente los efectos de la radiación UVB.

Vitamina C

Es necesaria para el crecimiento y desarrollo normales. Como antioxidante, bloquea parte del daño causado por los radicales libres, responsables del proceso de envejecimiento. Abunda en las frutas y verduras como cítricos, kiwi y papaya.

Carotenoides y Flavonoides

Son un tipo de antioxidantes polifenólicos, que se extraen de frutos coloreados. Algunos ejemplos son: arándanos rojos, frutos rojos, hollejo y pepita de uva. Los arándanos rojos, en concreto, previenen las infecciones urinarias.

Probióticos

Reduce los daños tempranos en la piel inducidos por la exposición al sol. También útiles en casos de acné, rosácea y dermatitis atópica, al afectar a lo que se conoce como el eje “intestino – cerebro – piel”.

Omega 3

Se considera que los Omega-3 protegen frente la sensibilización atópica y contra las manifestaciones clínicas de la atopía, así como frente a la psoriasis y la radiación UV, protegiendo la piel.

No todas son ventajas: los contras de la nutricosmética

También, están apareciendo opiniones en contra de la nutricosmética, incluso los propios usuarios apoyan la teoría de que en las frutas existe mucha más cantidad de vitaminas que en algunos nutricosméticos. Un ejemplo es el kiwi, ya que una sola pieza de esta fruta tiene de media unos 80 mg de vitamina C, un 25% más de la que existe en 2 comprimidos diarios de un nutricosmético, y 7 veces más de la cantidad mínima exigida de este micronutriente para poder publicitar un producto. En relación a este tema, se publicó un estudio en el Journal of the American College of Nutrition, en el que se evaluaba el valor nutricional de 27 frutas diferentes, obteniéndose el kiwi en primera posición, seguido de la papaya, el mango y la naranja.

Otras especulaciones apuntan a que tras la retirada por parte de la Seguridad Social de la financiación a diferentes fármacos destinados a la circulación sanguínea, algunas empresas de nutricosméticos y otros complementos alimenticios están sacando al mercado nuevos complementos alimenticios de elevado precio que prometen ayudar a aquellas patologías que ya no son sufragadas por el estado. Sin embargo, esos suplementos están basados únicamente en la acción de nutrientes que están a concentraciones muy superiores en frutas tradicionales y a mucho menor precio.

Por tanto, con la nutricosmética se pretende mejorar las propiedades de las superficies corporales, al igual que ocurre en la cosmética tradicional, pero desde el interior, llegando a las capas de la dermis que no alcanza la vía tópica. En cualquier caso, la ingesta de verduras y frutas en cantidades apropiadas puede hacer innecesarios estos aportes, sin embargo, debido al estilo de vida actual, estas ayudas están ganando muchos adeptos. Por último, recordar que no es un producto milagro y que es necesario ser constante y tomar la dosis adecuada.

2+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto