es dañina la leche?

Los 5 venenos blancos de la alimentación actual (II): Leche y derivados lácteos

16/05/2013
Número de visualizaciones

¿Es dañina la leche?

El argumento que ha convencido a la sociedad para inducir este alto consumo es que dispone de calcio, otorgándole a la industria el arma perfecta para prácticamente obligarnos a su consumo durante toda la vida: De niños hay que tomarla para crecer y de mayores para prevenir la osteoporosis. ¡Negocio redondo!

Pues bien, comencemos a desgranarla por el calcio:

Calcio de la leche

Sin rodeos, la leche no es fuente primaria de calcio. Ciertamente si analizamos su composición encontraremos entre 110-140 mg de calcio por cada 100 ml de leche, pero la mala proporción que guarda con el fósforo y el magnesio y los tratamientos a los que se somete para enmascarar su falta de frescura (adición de fosfatos) y aumentar su vida útil (esterilización UHT) hacen que la cantidad de calcio absorbido sea escaso. En el mejor de los casos podríamos hablar de un 30% de calcio absorbido, o sea, entre 33-42 mg Ca/100ml.

The China Study: resultados

Para colmo, en uno de los estudios epidemiológicos más rigurosos y concluyentes en materia de salud realizados a día de hoy (The China Study, 2005), aporta unas conclusiones muy alarmantes: La leche no solamente no contribuye a la mineralización del hueso, sino que contribuye a su desmineralización.

Para profundizar sobre este aspecto les recomiendo la lectura de “Existe calcio más allá de los lácteos”.

¿Qué más podemos encontrar en la leche que no interesa que se conozca?

Grasa de la leche

Se trata del componente de la leche sobre el que más conciencia hay de su perjuicio para la salud. La leche de vaca es conocida por su alto porcentaje de grasa saturada, la cual tiene una gran capacidad para formar placas de ateroma, aumentando así el riesgo cardiovascular. De hecho, la Sociedad Americana del Corazón desaconseja para toda la población el consumo de leche entera por su relación directa con las enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, la industria va un paso por delante y desde hace ya muchos años existe leche con diferentes cantidades de grasa. ¿Problema solucionado? Vamos a ir viendo que no.

Proteína de la leche

En primer lugar, la proporción proteica de la leche de vaca así como el tipo de proteína es muy distinta a la leche humana. En la leche de vaca encontramos un 80% de caseínas y un 20% de albúminas, mientras que en la leche humana se invierten dichos porcentajes (20% de caseínas y 80% de albúminas). Pero el mayor problema radica en que las caseínas de la leche de vaca (α-caseínas) son diferentes a las de la leche humana (β-caseínas), y son estas α-caseínas  las que provocan la mayoría de alergias a la leche. De igual modo, las albúminas de la leche de vaca son diferentes a la humana, provocando igualmente alergias y problemas, aunque en menor medida que las caseínas.

Además las caseínas de la leche son sustancias que normalmente no somos capaces de digerir completamente. En primer lugar, la leche neutraliza los ácidos segregados por el estómago (necesarios para la digestión proteica), además, conforme avanzan los años disponemos de cantidades reducidas de rennina (enzima necesaria para la digestión de las caseínas). Por tanto, las caseínas son hidrolizadas parcialmente y los péptidos resultantes pasan al intestino delgado, los cuales no tenemos capacidad para absorberlos, quedando adheridos a las paredes intestinales y provocando diversos problemas (malabsorción de otros nutrientes, problemas inmunológicos, irritación e inflamación intestinal, etc.).

Sin embargo, en la práctica se ha visto que parte de estos péptidos son capaces de pasar a la sangre en la mayoría de personas debido a la hiperpermeabilidad intestinal inducida por la mala alimentación actual, el excesivo abuso de medicamentos, el consumo de alcohol o incluso el estrés. Esta situación activa inmediatamente los mecanismos inmunológicos de emergencia del organismo para eliminar esta sustancia extraña de nuestro cuerpo. La consecuencia más palpable es un exceso de mucosidad tras la ingesta de lácteos para tratar de eliminar esas sustancias extrañas. Sin embargo, también puede inducir la aparición de problemas mayores como asma, diabetes tipo I, problemas cutáneos o artritis reumatoidea, entre otros.

Glúcidos de la leche

El glúcido que vamos a encontrar es la lactosa, un azúcar exclusivo de este tipo de alimentos compuesto por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Para su hidrólisis es necesaria la acción de una enzima, la lactasa, que al igual que ocurre con la rennina, disminuye de manera brusca su cantidad tras la etapa de lactancia. Por este motivo, entre el 60-75% de la población mundial pierde la capacidad de digerir la lactosa. En el caso de España el porcentaje de intolerantes a la lactosa es menor, en torno al 20-30%, aunque sigue siendo una cifra a tener en cuenta.

Pero el problema no termina ahí, ya que la galactosa absorbida sigue una ruta metabólica propia para ser transformada en glucosa, la cual con los años va siendo cada vez menos eficiente, por lo que la galactosa puede acumularse en algunos tejidos produciendo diversos problemas. Un ejemplo es la relación existente entre el consumo de lácteos y problemas oculares (cataratas, etc.) por acumulación de galactosa.

Hormonas de la leche

La leche de vaca contiene hormonas naturalmente presentes capaces de inducir el crecimiento de un ternero en cientos de kilos. Sin embargo, a éstas debemos sumarles las hormonas sintéticas con las que la industria atiborra para inducir una superproducción de leche, lo que repercutirá positivamente en su beneficio y negativamente en nuestra salud. Este es el caso de hormonas como la lactotropina, usada para incrementar la producción de leche hasta en un 40%, provocando hiperplasia en las ubres y mastitis. Todas estas hormonas (naturales y artificiales) pasan a la leche y de ésta a nuestro organismo provocando desajustes en nuestro sistema hormonal e induciendo diversos problemas.

Mención especial requiere la IGF-1 tipo insulina, una hormona de crecimiento con gran presencia en la leche de vaca, pero que igualmente podemos encontrar en el organismo humano en pequeñas cantidades. Sin embargo, cuando los niveles de esta hormona aumentan en sangre es indicativo de riesgo de cáncer de mama, próstata o colon, ya que se trata del factor principal de crecimiento y proliferación de este tipo de cánceres.

Esta relación tan directa entre el cáncer y el consumo de lácteos es la que ha llevado a la Escuela de Salud Pública de Harvard a eliminar de sus recomendaciones el consumo de leche y sus derivados.

Otras sustancias que encontramos en la leche

¿Es dañina la leche? A este punto habrás sacado ya tus conclusiones. A parte de todo lo mencionado hasta ahora, en la leche de vaca encontraremos sustancias que no imaginábamos que estarían ahí, como es el caso de antibióticos y otros fármacos, pesticidas y herbicidas, compuestos policíclicos, metales pesados, pus (mastitis), bacterias, detergentes y desinfectantes, etc, etc. En este sentido les recomiendo la lectura de “La verdad sobre la leche”, donde podrán profundizar sobre los tóxicos que pueden encontrar en la leche de vaca.

Conservación de la leche

El método de conservación más utilizado por la industria lechera es la uperización o UHT, el cual provoca la modificación estructural de los nutrientes contenidos en ésta, así como la perdida de la mayoría de vitaminas y minerales. Gracias a esta manipulación se convierte en un alimento seguro microbiológicamente hablando, pero nada saludable y sin ningún interés nutricional.

En definitiva, la leche de vaca y sus derivados consumidos actualmente no tiene ningún argumento a favor para seguir siendo consumidos. A modo de resumen les dejo un vídeo que me resulta interesante.

2+
Categorizado en: Dietética y Nutrición

9 Comentarios

  1. pedro dice:

    Yo desayuno cada día leche con cereales. Dígame ahora qué debo desayunar. Tostadas ecológicas con mantequilla ecológica? Tortilla de hievo ecológico? Leche de arroz eco? Unas calchichas bio? Y me levanto media hora antes de lo habitual para preparar todo eso? El mundo de hoy en día está montado de tal manera que no hay tiempo ni medios. Mañana seguiré vertiendo mi tetrabrick de lecha en un tazón, calentar 2 minutos, comer los cereales en 10 y salir corriendo a trabajar. Lo siento.

    1+
  2. dice:

    Hola a todos, creo que están creando una alarma en exceso. Es cierto que la industria añade cantidad de sustancias a los alimentos pero tambien es cierto que sin ella no podríamos alimentarnos todos, ni durarían tanto los alimentos (no todos tenemos un huerto ni una granja hoy día). Por lo tanto tomar los alimentos con moderación, sin abusar y llevando unos hábitos de vida sana en general (ejercicio, no fumar, ete) nos ayudará a vivir muchos muchos años. No hay alimentos venenosos (tomados con moderación) ni alimentos mágicos..la cuestión está en el uso que demos…como los tomemos, cantidades, frecuencia..etc. Amigos consumo con cabeza, no se estresen porque si no, no comeríamos de nada!;)

    1+
  3. Antonimo dice:

    Y si a mi me gusta la leche, donde la consigo natural, no tengo para comprarme una vaca y estar ordeñandola, es mas no tengo una granja para tener la vaca.

    Saludos.

    PD: Ayuda!!!

    0
  4. Ana dice:

    Y sustituir la leche por yogur puede reducir algunos de estos perjuicios que comentas? Los niños están acostumbrados a tomar leche, cuál sería el mejor sustituto?

    1+
    • Capo mafia dice:

      Facil, leches vegetales por supuesto, el yogur no solo tiene los perjuicios de la leche, es peor aun y mas si tienen algun aditivo osea todos ya que el yogur puro no lo encontras en ningun lado

      1+
  5. Patricia dice:

    Hola, muy interesante la informacion. Y que pasa con la leche fresca de una vaca que tienes en tu campito, es menos mala supongo no?Tienes informacion sobre la leche de cabra, siempre oi que era mas nutritiva y menos dañina.Gracias

    1+
    • Juan Carlos Benavente Juan Carlos Benavente dice:

      Hola Patricia, gracias por tu comentario.

      Lógicamente, cuanto menos procesada y más natural sea la leche (menos medicamentos y hormonas artificiales a la vaca, menos perdidas nutricionales, alimento más vivo…), menos veneno será. Sin embargo, a la leche de esa “vaca que tienes en tu campito” habrá que esterilizarla igualmente para poder consumirla, ya que es un producto muy perecedero, por lo que igualmente se verá sujeta a pérdidas nutricionales. Por eso se suele hervir la leche antes de tomarla, no solo por la industria, sino también por parte de los ganaderos independientes que la usan para consumo propio. Aun así tiene ciertas ventajas con respecto a una leche de vaca obtenida por producción masiva, pero comparte muchos de los inconvenientes.
      En cuanto a la leche de cabra, igualmente dispone de ciertas ventajas sobre la leche de vaca. La principal es que es un mercado mucho menos explotado que el de vaca, lógicamente porque a la industria lechera le interesa mucho menos ya que de una vaca siempre van a obtener mayor cantidad de producto que de una cabra.
      Pero creo que no hay que “buscarle tres pies al gato”, no es necesario comprarse una vaca ni una cabra para tomar leche con una calidad un poco mejor (yo seguiría manteniendo el calificativo de veneno). Existen infinidad de alimentos mucho más idóneos y para los que nuestro organismo está infinitamente más adaptado que la leche.

      2+
      • Capo mafia dice:

        La leche animal no sirve para nada, hace mas mal que bien y es 120% reemplazable con opciones de primera calidad(lo unico bueno de la leche es que tiene un 30% de calcio disponible, muy poco, pj: pescados chiquios te podes comer tambien el esqueleto y obtenes mas calcio que en una taza de leche, la espinaca tiene mas calcio que la leche, el doble, y asi un monton de cosas que podes comer para no tener deficiencia de calcio y tampoco pasa nada si uno o dos dias no lo comes, aca te dejo unos sustitutos de varias cosas malas: harina de trigo=harina de mandioca, arroz, maiz / azucar=azucar cosobo o caña sin refinar, miel / sal=sal natural sin refinar y sin aditivos, muchas veses la sal que venden como sal marina esta igualmente refinada solo que la sacan del mar / leche animal=leches vegetales como la de alpiste (si estas seguro que es de consumo humano), almendra y hay un monton, fijate hacerla de algo que tenga bastante calcio si estas acostumbrado a tomarlo solo de la leche / arroz blanco=arroz integral sin aditivos. de preferencia que todo sea organico, igual aca hay un problema porque muchas veces al ser organico y si la empresa no pone la atencion necesaria en el producto este se pone feo (una vez compre quinoa organica de la esquina de las flores (un lugar conosido en argentina) y tenia un gusano adentro, lo tuve que tirar todo y nunca mas voy a comprar ahi), de las opciones que te di si no comes en exeso no hacen mal, no tienen nada malo, generalmente mientras mas natural sea el producto es mejor y bueno de paso agrego de otro tema relacionado con como nos engañan las empresas con mucha plata y es que el vih no provoca el sida, los medicamentos contra el si lo producen, se usa para dominar a la poblacion especialmente en africa donde lo usan como excusa de lo desnutridos que tienen a los negros y la contaminacion, a la sal de mesa le meten vidrio y eso causa la hipertencion, y el cancer no aparece en alguien que se alimenta bien y esta en un ambiento no contaminado, la predisposicion genetica es curable con lo que invento el dr pete peterson, y si se produce un cancer este es curable con nada mas ni nada menos que el bicarbonato de sodio, la vitamina c, y/o una vida 100% saludable y aca no jodo. seguramente te preguntas “wow como puede ser que me hayan engañado tanto” y si hermano siempre estuviste en una burbuja y te la acabo de pinchar XD

        0
Ver más comentarios
  1. 10/07/2013

    […] ciertos alimentos tras esta saga de venenos blancos de la alimentación actual (azúcar refinado, leche y derivados lácteos, sal, harina refinada y arroz refinado). Ahora son libres de elegir: seguir consumiéndolos, […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto