Liberalización de farmacias ¿una solución real?

Número de visualizaciones
25/01/2013

La liberalización de farmacias se ha convertido en un tema más viejo que la pólvora, con decirles que cuando empecé la carrera (y de eso han llovido ya unos cuantos años) era un tema recurrente que contaba con una cierta antigüedad podrán hacerse una idea.  Sin embargo ahora ese concepto que hasta hace poco  era un cotilleo de pasillo parece empezar a materializarse con el anuncio de un borrador de Anteproyecto de Ley  de Servicios Profesionales que se está cociendo en el Ministerio de Economía.

El objetivo no es otro que el de liberalizar el sector de las oficinas de farmacia que hasta ahora era potestad de los farmacéuticos titulares, como una medida de generar ahorro a  largo plazo.  Esta iniciativa, aseguran, aumentará la competitividad, el empleo  y economía de un país donde este sector supone un 30% del empleo universitario.

Liberalización ¿una solución real?

En contraposición con el modelo actual este anteproyecto de ley desvincula la titularidad y la propiedad de una farmacia, (eso sí, estando en la dirección de la misma un farmacéutico que garantice la protección de la Salud Pública y la correcta dispensación de medicamentos) lo que se traduce en que cualquiera puede poner una, de esta manera se abren  las puertas a las grandes cadenas comerciales,  que han visto  su filón de oro ya que  podrán sacar provecho del suculento  mercado farmacéutico que hasta ahora les aparecía  vetado; un intrusismo que por supuesto no ha sido visto con buenos ojos por los farmacéuticos españoles ni por el Ministerio de Sanidad entre otros.

Esta medida, creen, no sólo no supondrá un ahorro a largo plazo (pues lo que venden son medicamentos y su precio está regulado por el Estado)  sino que acabará con la botica tradicional en la que prima la atención farmacéutica y la salud sobre el interés económico, desprotegerá a la población rural alejada de los centros pujantes económicamente (cobertura garantizada con el modelo actual) y acabará con miles de puestos de trabajo generados con esta actividad. La farmacia es uno de los lugares sanitarios más frecuentados por la población y el convertirlas en supermercados consideran es el principio del fin, pues la calidad en la atención puede verse disminuida.

Se trata por tanto de un conflicto de intereses, por un lado es cierto que la liberalización supone el acceso a poder abrir una farmacia, empresa casi inalcanzable para el español medio debido al monopolio enquistado desde hace décadas en el sistema farmacéutico así como a las cifras millonarias que implica la compra de una y ello resulta una amenaza para la red de farmacias del modelo actual, pues ven en peligro su actividad si se desarrollan más establecimientos en lugares adyacentes. Pero por otro lado de liberalizar nace la posibilidad de que los grandes capitales tomen el relevo monopolizador y cierren el círculo vicioso encontrándonos de nuevo en el mismo punto de partida.

La farmacia es una profesión asistencial, que se cimienta en la atención farmacéutica y el asesoramiento y en la que prima el bien del paciente por encima de cualquier  interés económico, es cierto que es un sector que necesita una remodelación para acabar con la sociedad gremial y obsoleta que lo rige, pero ¿estamos seguros de que esta medida es la adecuada? O ¿existen vías alternativas que combinen ambas posturas?

Desde aquí les invito a compartir sus opiniones y propuestas.

0
Categorizado en: Salud

5 Comentarios

  1. María Irene Pardo María Irene Pardo dice:

    En primer lugar agradecerle su comentario y el compartir con nosotros sus experiencias y opiniones.

    Le entiendo perfectamente, el problema que tenemos con las oficinas de farmacia es algo, que como bien indica, lleva enraizado en nuestro sistema desde hace muchos años. Terminar una carrera dura y compleja como es Farmacia y darse de bruces con la amarga realidad es algo más que frecuente para la mayor parte de estudiantes que engrosan sus filas.

    El Anteproyecto de Ley sugiere una posibilidad de acceso a este sector que antes se presentaba como remota, sin embargo leyendo sus comentarios no me queda clara su posición aunque deduzco que se inclina más por el hecho de la liberalización, no obstante le reformulo la pregunta ¿cree que el Anteproyecto de Ley es la solución para acabar con las condiciones de desigualdad que se viven en el mundo farmacéutico? ¿Por qué? ¿Cuál es su opinión con respecto a las grandes cadenas comerciales? o por el contrario ¿cuál es, a su juicio, una vía alternativa que podrían plantearse? Estoy de acuerdo en que el sistema falla, pero todavía me pregunto cuál es la mejor solución para mejorarlo.

    De nuevo le agradezco su participación.
    ¡Un saludo!

    0
  2. boticarioman dice:

    Yo acabé Farmacia en el año 1991, saqué una plaza porque unos 60 con mejor puesto que yo la rechazaron ya que no sólo no te pagaban, sino que había que una academia de Análisis Clínicos en Madrid y sólo garantizaban 2 de los cuatro años de especialidad, por lo que intenté durante 2 años más conseguirlo sin éxito. Intenté comprar una farmacia pero el patrimonio familiar no lo permitía. Trabajé en 4 farmacias y me saqué una plaza de administrativo. También trabajé como Farmacéutico en la sanidad pública.Quiero destacar, que muchos compañeros privilegiados, con sólo sacar la carrera le espera la farmacia de papá. Por tanto, el actual sistema no funciona, no garantiza la atención por un farmacéutico, sino la presencia de uno; ni siquiera garantiza la atención por profesional sanitario. Su visión de la profesión, en base a mi experiencia en Farmacias, me parece idealizada. Otra cuestión es el cumplimiento de la normativa por parte de los titulares, que anteponen los criterios económicos a los sanitarios, así como la ausencia de frecuentes inspecciones que garanticen el cumplimiento de la normativa sanitaria de estos establecimientos.

    0
    • boticarioman dice:

      He borrado parte del anterior comentario y no queda claro: La plaza es de FIR y como no eran remuneradas (Eran las últimas a elegir), la mayoría de los farmacéuticos las rechazaban. Te llevas opositando muchos años tras esta larga carrera para tener que pagar tras sacar una plaza por oposición pero un joven heredero farmacéutico no tiene que tomarse la molestia de seguir estudiando y opositar. Eso era lo que quería dejar claro.

      0
  3. María Irene Pardo María Irene Pardo dice:

    Estimado José Manuel:

    En primer lugar le agradezco su comentario, fiel reflejo de la situación que vive un porcentaje muy elevado de estudiantes de Farmacia al terminar la carrera. Hoy en día y más aún con la época de crisis que nos ha tocado vivir, el acceso a un empleo en el sector de las oficinas de farmacia se convierte en todo un desafío. El hecho de que las farmacias se encuentren asfixiadas porque no se les pagan las recetas de los medicamentos financiados o no se hace tan regularmente disminuye las posibilidades de encontrar un empleo, pues los farmacéuticos titulares prefieren asumir el cargo de toda la farmacia al no poder pagar otro sueldo.

    Por otro lado, como comento en el artículo es muy difícil, por no decir imposible ser el beneficiario de alguna que otra farmacia que se haya ofertado por concurso (si es que este existe) y el precio de las que están en venta suele echar para atrás hasta el más aventurero, otras trabas más en el camino de emprender nuestro propio negocio como profesionales sanitarios.

    Desde luego no parece justo que después de terminar una carrera como Farmacia el panorama sea tan triste, por lo que una solución debe ponerse a esta problemática. Muchas veces me pregunto si lo ideal no sería un sistema de acceso como el de cualquier oposición en el que por nota aquellas personas podrían ir accediendo a las farmacias que se ofreciesen por todo el territorio nacional. ¿Utópico? ¿Quién sabe? Desde luego con la liberalización tal vez tendríamos acceso a poner nuestra botica y competir con el mercado como si fuese una empresa cualquiera, ¿pero hasta cuándo? ¿qué nos garantiza nuestra supervivencia cuando los centros comerciales absorban a nuestros pacientes?

    Es difícil decir lo que nos traerá el futuro, habrá que esperar a ver como se van sucediendo los acontecimientos.

    ¡Un saludo y muchas gracias por participar!

    0
  4. JOSÉ MANUEL BLÁZQUEZ GONZÁLEZ dice:

    Hola, yo acabé farmacia hace tres meses y no tengo familiares con oficina de farmacia ni económicamente tengo esa cantidad de dinero para poder poner una oficina de farmacia y ahora mismo está siendo muy difícil encontrar trabajo como adjunto o incluso como auxiliar….  a mi también me queda la duda si la solución seria la privatización o empeorar la situación

    0
  1. 14/03/2013

    […] ventas agonizantes, recetas que no se pagan…etc. todo ello  acompañado de la sombra de un Anteproyecto de Ley que las expone a la agresiva competencia de las grandes cadenas comerciales, un panorama bastante […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto