Legislación Reach

Legislación REACH: ¿qué es y cómo se aplica?

Número de visualizaciones
17/01/2020

La legislación REACH es un Reglamento de la Unión Europea. Pretende mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente contra los riesgos que supone la fabricación, comercialización y uso de  los productos químicos.

Así, este reglamento surge a raíz del crecimiento continuo de la fabricación y comercialización de productos químicos a nivel mundial. Aunque la disponibilidad de productos químicos ha supuesto una mejora en la condición de vida de la población, estos han provocado también al mismo tiempo efectos nocivos directos sobre la salud de los seres vivos y contaminación del medio ambiente.

Por tanto, mejorar  la protección de la salud de la población y  mantener al mismo tiempo la innovación en el campo de la industria química es el objetivo que se plantea la Unión Europea. De allí, la creación de un sistema integrado único de registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos (REACH: Registration, Evaluation, Authorisation and restriction of CHemicals, siglas en inglés).

Para poder adentrarnos en el tema, es importante repasar algunos conceptos y hablar de historia.

Un poco de historia…

La industria química nace de la búsqueda del hombre por cubrir una serie de necesidades cotidianas. Estas necesidades han llevado al hombre a transformar la materia prima que lo rodea en productos y procesos de uso cotidiano. Este grado de transformación ha ido creciendo ante una mayor demanda de dichos productos.

Así, la industria química corresponde a un sector que se encarga de las transformaciones a gran escala. Abarca desde los procesos de extracción de materias primas, procesamiento de éstas, fabricación de los productos y envasado del producto final.

Productos químicos. Concepto y tipos

Los productos químicos se definen como sustancias (elementos o compuestos químicos, en estado natural o fabricados por la industria como tales) o preparados (mezclas o disoluciones de dos o más sustancias).

Basándose en una clasificación comercial, se pueden diferenciar tres categorías productos químicos producidos en la industria química:

1) Productos químicos básicos: estos productos constituyen un pilar importante de numerosos procesos industriales. Se producen a gran escala y suelen tener un coste relativamente bajo. Entre ellos, se pueden citar el ácido sulfúrico, el ácido fosfórico, el amoniaco, el óxido de etileno hidróxido de sodio y el cloro.

2) Productos químicos especiales: son productos destinados a una aplicación específica y están constituidos por una mezcla de diferentes sustancias. Suelen tener aplicación en  productos químicos especializados son la industria farmacéutica y la agricultura.

3) Productos químicos finos: son productos que se producen en pequeña cantidad y su coste es relativamente elevado. Pueden usarse como componentes en la formulación de productos químicos especializados. Suelen tener aplicación en la industria farmacéutica, agricultura, productos químicos para fotografía y productos químicos electrónicos, entre otros.

¿En qué consiste el Reglamento REACH?

El reglamento REACH recoge una serie de procedimientos cuyo objetivo es el de recopilar  y valorar la información de las propiedades y peligros de las sustancias químicas. A priori, este reglamento ha de aplicarse para todas las sustancias químicas presentes en cualquier sector económico.

Así, todas las empresas de la Unión europea que fabriquen y/o comercialicen  sustancias químicas deben identificarlas y gestionar sus riesgos asociados. Dichas empresas han de demostrar que su uso se está realizando de forma segura. Además, han de comunicar toda aquella información relativa a las medidas de gestión de riesgos a las partes implicadas.

Por ello, para cumplir dichos objetivos, el Reglamento REACH contempla los siguientes procesos:

  • Registro de todas aquellas sustancias fabricadas y/o importadas en cantidades iguales o superiores a una tonelada al año.
  • Evaluación de los riesgos para la salud y el medio ambiente de toda aquella sustancia que suponga un riesgo conforme a los criterios establecidos para la asignación de prioridades.
  • Solicitud de autorización de uso para toda aquella sustancia considerada altamente preocupante conforme al Reglamento REACH.
  • Restricción de uso de determinadas sustancias. Se prohibirá y restringirá el uso de aquellas sustancias que supongan un riesgo inaceptable para la salud humana y el medio ambiente.

Cómo registrar una sustancia química de acuerdo al Reglamento REACH?

Las empresas han de solicitar el registro de cada  sustancia que fabrican y/o importan (en cantidades mayores a una tonelada/año) a la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA: European Chemicals Agency). Han de detallar la información sobre las propiedades peligrosas, las aplicaciones  y recomendaciones de uso seguro.

Por otra parte, la solicitud de registro recoge una serie de datos relativos a la sustancia química (identidad, clasificación y el etiquetado de la sustancia, orientaciones sobre el uso seguro, etc.) que corresponde al expediente técnico. En  aquellos casos de sustancias peligrosas fabricadas o importadas en cantidades iguales o superiores a 10 toneladas/año deberá incluirse además,  un informe de seguridad química (ISQ).

¿Cuáles son los productos químicos sujetos al Reglamento REACH?

En principio, el reglamento REACH afecta a todas las sustancias químicas, tanto en forma de mezcla como contenidas en artículos, que se importan o fabrican en la Unión Europea. Se excluyen: las sustancias radiactivas, sustancias sometidas a supervisión aduanera, sustancias intermedias no aisladas, el transporte de sustancias peligrosas por ferrocarril, carretera, o vía fluvial, marítima o aérea o los residuos.

¿Quién está obligado a cumplir con el Reglamento REACH?

El sector industrial e incluso cualquier empresa que en principio podría no estar ligada directamente a la industria química han de cumplir con el Reglamento REACH. Así, se incluyen las siguientes partes:

  • El fabricante. Se refiere a la empresa que fabrica sustancias químicas para su uso propio o para un tercero.
  • El importador. Se trata de la empresa que adquiere productos químicos procedentes de fuera de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo.
  • El usuario intermedio. Se refiere a la empresa que utiliza productos químicos. En este caso dicha empresa ha de comprobar sus obligaciones en caso de manipulación de cualquier tipo de producto químico.
  • El representante exclusivo. Es la persona física o jurídica instalada dentro del Espacio Económico Europeo que ha sido designada por otra empresa implantada fuera, con el fin de cumplir con los requisitos que se establecen para los importadores.
  • Los proveedores de artículos. Son aquellos productores o importadores de artículos, usuarios intermedios, distribuidores u otros agentes de la cadena de suministro, que comercialicen un artí
  • El distribuidor. Corresponde a la empresa que solamente se encarga de almacenar y comercializar una sustancia, como tal o en forma de mezcla, sin realizar ningún tipo de uso.

Esperamos que este post haya sido de gran ayuda y si estás trabajando en cualquier ámbito relacionado con los productos químicos, puedes actualizarte en este tema realizando el Curso en Legislación REACH y CLP.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto