Imagen genérica del Canal Biosanitario

Jamón serrano y deporte

Número de visualizaciones

POR

Las personas que realizan deporte con asiduidad y cierta intensidad tienen aumentadas las necesidades de ciertos nutrientes con respecto a persones que mantienen una vida sedentaria. Por tanto, para conseguir optimizar el rendimiento deportivo y no inducir la aparición de déficits nutricionales, la población deportista deberá incorporar principalmente, y mediante su alimentación, mayores cantidades de proteínas, vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, niacina), minerales (hierro, zinc) y carbohidratos.

Los carbohidratos son el sustrato energético más determinante en la realización de ejercicio físico. Por otro lado, Las necesidades proteicas se encuentran aumentadas por la mayor destrucción de las mismas por parte del organismo, producida durante el ejercicio físico y por las mayores necesidades de aminoácidos que hacen falta para conseguir el óptimo crecimiento de la masa muscular. Se disminuye la absorción de hierro, aumenta la fragilidad de los glóbulos rojos y favorece la aparición de anemia, por lo que es necesario vigilar el aporte de éste. Además, las vitaminas del grupo B son importantes porque intervienen en los procesos de producción de energía en el organismo.

La intesta frecuente de jamón serrano en la alimentación adaptada a deportistas puede contribuir a mantener los niveles óptimos de los nutrientes mencionados. Partimos de la premisa de que el jamón serrano es un alimento totalmente natural, conservado mediante métodos naturales. Se trata de un alimento fuente de proteínas de excelente calidad, su contenido en hierro de tipo hemo es esencial para la prevención de anemias, además de ser rico en vitaminas del grupo B, así como en zinc.

Para optimizar la absorción de hierro es recomendable combinar la ingesta de jamón serrano con una fuente de vitamina C, como puede ser un zumo de naranja recién exprimido o tomate natural. Para culminar la recomendación y conseguir una ingesta ideal para deportistas, sería bueno acompañar los alimentos hasta ahora mencionados con una fuente de carbohidratos para optimizar las reservas de glucógeno, como podría ser el pan (mejor integral). Por tanto, un bocadillo de jamón serrano, con unas rodajas de tomate natural y un chorrito de aceite de oliva, acompañado de un zumo de naranja puede tratarse de un buenísimo desayuno o merienda para deportistas.

Hasta ahora hemos hablado de todos los nutrientes que aporta el jamón serrano con beneficio para el deportista. Pero, ¿Qué ocurre con su contenido graso? ¿Por qué cree que no lo hemos tenido en cuenta en esta entrada al blog? ¿El jamón serrano no es recomendable para personas sedentarias?

Espero que se animen a participar en el foro de este post.

1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto