hipertensión arterial

Hipertensión Arterial: “El asesino silencioso” (Parte II)

Número de visualizaciones

POR

María Irene Pardo
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada con un Master Oficial en Nutrición Humana y Master Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas. Cuenta con años de experiencia como especialista en áreas de Sanidad, Dietética y Nutrición.

La pregunta que seguramente ronda por la cabeza es si realmente ¿Podemos curar la HTA?

La respuesta a esta pregunta es aún no, en la mayoría de los casos. No obstante lo que sí es posible es mantenerla a raya con ciertas técnicas de control que permitirán una vida completamente normal. En este contexto la implementación de medidas higiénico-dietéticas que incidan sobre hábitos poco saludables es el punto de partida en el tratamiento de la HTA.

¿Qué se puede hacer para evitar la hipertensión arterial?

De esta manera, para conseguir una disminución de la presión arterial sin tratamiento farmacológico se recomienda:

  • Hacer ejercicio físico de tipo aeróbico: como correr, andar o nadar al menos 45 minutos cada día si es posible o tres días a la semana como mínimo, pudiéndose lograr una reducción de 4-9 mm de Hg en la presión arterial, contribuyendo además a evitar el sobrepeso y obesidad y protegiendo a nuestra salud cardiovascular.
  • Dieta saludable y equilibrada: basada en frutas y verduras, rica en grasas poliinsaturadas y pobre en grasas saturadas, sin abusar del consumo de sal, restringiendo este aditivo a 4-6 gramos al día y procurando evitar el consumo excesivo de alcohol y de café. Se estima que con estas medidas la reducción de la presión arterial puede ser del orden de 8-14 mm de Hg.
  • Supresión del tabaco.
  • Evitar las situaciones de estrés: es muy importante el control de las emociones negativas que merman nuestra capacidad intelectual y elevan nuestra tensión. Técnicas de relajación basadas en ejercicios de respiración y tratamientos naturales son una buena solución para acabar con los episodios de tensión acumulados.

Cuando estas medidas no son suficientes, el tratamiento farmacológico será la alternativa que permitirá controlar el desequilibrio tensional. La gama de medicamentos es muy variada y está compuesta por fármacos que actúan sobre los diversos mecanismos que regulan la presión arterial. Así encontramos los que ejercen su acción sobre el corazón reduciendo la fuerza y la frecuencia con la que expulsa la sangre a las arterias, los que actúan sobre el riñón evitando la retención de líquidos y los que modifican el tamaño de los vasos a partir de su dilatación. La elección de uno u otro fármaco dependerá de las características individuales de cada paciente.

Sin embargo ningún tratamiento (sea con o sin medicación) resultará eficaz si no detectamos la HTA a tiempo, por eso las revisiones periódicas son la herramienta más valiosa para evaluar nuestros niveles de tensión y sacar del anonimato silencioso a esta enfermedad. No requieren mucho tiempo, son fáciles de realizar, baratas y salvan vidas.

Cuida de tu tensión arterial y tu salud cardiovascular lo agradecerá.

0

2 Comentarios

  1. María Irene Pardo María Irene Pardo dice:

    Estimada Reyes

    Me alegra enormemente volver a leerle. Le agradezco mucho su comentario.
    Desde el departamento sociosanitario pretendemos exponer todas aquellas prácticas, consejos y recomendaciones que nos permitan gozar de una buena salud y de dar vida a los años, en lugar de años a la vida.
    Como bien sabe, la hipertensión arterial constituye un problema de Salud Pública de rabiosa actualidad, que afecta a millones de personas en todo el planeta y que poner en riesgo nuestras vidas, por eso creímos que resultaba de vital importancia el que estuviera plasmado en los blogs.

    De nuevo le agradezco su participación esperando volver a tener noticias de usted pronto.

    ¡¡Un saludo!!

    0
  2. Reyes dice:

    Me ha gustado mucho el articulo y creo que con la vida que llevamos nos viene estupendamente toda la  información sobre esta enfermedad

    0
  1. 25/04/2013

    […] ¿Pero podemos curar la hipertensión arterial? o por el contrario ¿será necesaria la instauración de un tratamiento crónico? Estas son algunas de las preguntas a la que daremos respuesta en la próxima entrada “Hipertensión arterial: el asesino silencioso. Parte II). […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto