Hematología, enfermedades y tratamiento.

¿Qué es la Hematología? Conoce su estudio y las enfermedades que trata.

Número de visualizaciones
13/03/2019

La hematología es la disciplina médica que estudia y trata las enfermedades de la sangre. Estas enfermedades son conocidas como enfermedades hematológicas.

Esta ciencia abarca el diagnóstico, tratamiento, estudio e investigación de la sangre y los órganos hematopoyéticos (productores de sangre). Tanto en personas sanas como enfermas.

La hematología es por tanto la rama de la medicina que estudia todos los componentes de la sangre. La sangre es un líquido que recorre el organismo, impulsada por el corazón y que llega a todas las células y tejidos. Allí es donde se produce el intercambio de gases y nutrientes con productos de desecho.

El médico especializado en esta rama es el hematólogo.

Un adulto medio tiene aproximadamente 5 litros de sangre. Las células sanguíneas son principalmente de tres tipos:

  • Glóbulos rojos. Transportan la hemoglobina, gracias a la cual recogen Oxígeno y lo distribuyen por el organismo. Son las células que dan color a la sangre,
  • Glóbulos blancos. Son células especializadas en la defensa del organismo contra las infecciones. A su vez los hay de dos tipos, neutrófilos y linfocitos.
  • Plaquetas. Son las células que se encargan de la obstrucción de los vasos sanguíneos rotos con el fin de evitar  hemorragias.

Se pueden realizar diversos estudios clínicos en hematología, según lo que se quiera estudiar:

La mejor forma actual de estudiar la sangre es a través de un hemograma, se trata de un análisis en laboratorio en el que se realiza un estudio y recuento de las células que circulan en este fluido.

Para analizar la capacidad de coagulación de la sangre debemos hacer otro examen llamado estudio de coagulación, y si por otro lado lo que pretendemos es realizar un estudio de los elementos del plasma y la concentración de las sustancias que transporta debemos realizar una bioquímica.

Enfermedades más comunes en Hematología.

Hay numerosas enfermedades respecto a la hematología, entre ellas las hay de distinta gravedad:

Dentro de las enfermedades más comunes pero menos agresivas destacan:

  • Trombosis. Las trombosis son la formación de coágulos o trombos en la sangre, que si llegan a sistema cardiovascular puede obstruir su flujo y provocar la muerte.
  • Trastornos hemorrágicos como la hemofilia. Esta es una enfermedad hereditaria, se da un defecto en la coagulación de la sangre por la falta de uno de los factores que intervienen en este proceso y por tanto la manifestación de esta enfermedad son las hemorragias continuas.
  • Síndrome mielodisplásico. Enfermedad tumoral de células sanguíneas inmaduras en la médula ósea.
  • Anemia. Es una de las enfermedades de la sangre más comunes, esta enfermedad ocurre cuando la concentración de hemoglobina contenida en los glóbulos rojos disminuye por debajo del nivel normal, puesto que esta proteína es rica en Hierro, si su nivel disminuye, también será inferior el nivel de Hierro en la sangre.  La mejor medida para evitar esta enfermedad es mantener unos hábitos de vida saludables con una dieta rica en  vitaminas, sobre todo vitamina B9 y B12, así como en Hierro de alta biodisponibilidad para el organismo.Según la Organización Mundial de la Salud, la anemia afecta a 1620 millones de personas en todo el mundo. Aproximadamente un 24,8% de la población total.Hay enfermedades crónicas que pueden conducir a esta enfermedad, como enfermedades renales o hepáticas y algunos tipos de enfermedades cancerosas.
  • Neutropenia. Disminución de la cantidad de neutrófilos de la sangre.
  • Trombocitopenia. Disminución de la cantidad de plaquetas circulantes en la sangre por debajo de 100000/mm3.

Es importante realizar estudios en ámbito hematológico ya que son muchas las enfermedades que afectan a este tejido y la mayoría  son de alta gravedad, cronicidad o causa desconocida.

Enfermedades más agresivas en Hematología.

Estas son las enfermedades oncológicas.

  • La leucemia es un tipo de cáncer que afecta a las células precursoras de células sanguíneas. Tiene origen en la médula ósea. En este tejido es donde tiene lugar la proliferación de las células propias de la sangre.  Se desconoce con exactitud la causa de esta enfermedad, aunque se conocen algunos factores de riesgo. La exposición prolongada a tóxicos podría ser uno de ellos. En hematología el tratamiento de las leucemias es muy complejo y es diferente según el tipo de leucemia (aguda o crónica). La gravedad con la que afecte al organismo también dependerá de su tipo. Otros factores que influyen son las características de la persona enferma como su edad y estado de salud.

Según la Asociación Española contra el Cáncer la incidencia de leucemia mieloide crónica es de 1,6 a 2 casos por 100.000 habitantes/año.

  • El linfoma es una enfermedad que ocurre cuando los linfocitos proliferan desordenadamente y a un ritmo más rápido del normal, de modo que los ganglios linfáticos u otros órganos sufren un linfoma. Igualmente se desconocen las causas de esta enfermedad.

El principal problema de estas enfermedades es su cronicidad.

La Sociedad Americana contra el Cáncer estimó para 2019 que 74200 personas iban a ser diagnosticadas de linfoma.

  • Mieloma múltiple, es un proceso tumoral que afecta a las células del plasma cuya función es producir los anticuerpos y elementos de defensa del organismo.  Puesto que estas células están contenidas en la médula ósea de los huesos, cuando sufren una alteración provocan lesiones osteolíticas.  El tratamiento depende también del tipo de mieloma. Hay mielomas asintomáticos que no requieren tratamiento, y sintomáticos que necesitan de tratamiento inmediato.

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer  para el año 2019 habrá aproximadamente 32110 personas a las que se diagnosticará de mieloma múltiple.

Trasplantes en enfermedades de la sangre.

Uno de los tratamiento más útiles en hematología son los trasplantes hematopoyéticos. Debemos buscar una persona compatible a la que extraer contenido de la médula ósea, y así tratar a la persona  que sufre una producción anormal de células malignas con el fin de eliminarlas. Entre los tratamientos destructores de células tumorales se encuentran tratamientos farmacológicos, radioterapia, quimioterapia…

De esta forma se sustituye el tejido por uno sano proveniente del donante.

Dentro de la médula ósea se encuentran las células madres, que son progenitores hematopoyéticos, es decir, podrán producir las células hemáticas necesarias para el organismo.

No es fácil encontrar un donante compatible. No por ser familiares cercanos se es compatible con un enfermo, pero actualmente existe un gran registro de donantes de médula que permite localizar a personas compatibles al enfermo en cualquier otra ciudad o país.

Los donantes de progenitores hematopoyéticos deben tener en 18 y 40 años y  ser sanos. A los donantes hay que tomarles los datos personales y una muestra sanguínea. Más tarde sus datos se incorporan en la base de datos REDMO.

REDMO es la Red Mundial de Donantes voluntarios de células madre. Los datos de compatibilidad de los donantes permanecen guardados en esta red.

¿A qué estas esperando para convertirte en donante de progenitores hematopoyéticos? Podrás ayudar a personas que sufren algunas enfermedades como las que ya conoces.

2+
Categorizado en: Enfermería

3 Comentarios

  1. Jose Antonio Martin. dice:

    Muchas gracias Tania por tu respuesta de profesional de la enfermeria, que me ha servido de aclaración.. Encantado de haber podido estudiar este articulo.

    0
  2. Jose Atonio Martin dice:

    Un articulo excelente.          ¿ Cuanto tiempo puede incubar un virus en la sangre sin ser detectado?      ¿  Que tipo  de enfermedades ” invisibles” , es capaz de contener la sangre?

    0
    • Tania Navarro Benítez Tania Navarro Benítez dice:

      Estimado Jose Antonio,

      Nos complace saber que el artículo le ha resultado interesante. En cuanto a la duda que plantea, cada virus tiene un tiempo de incubación diferente, de modo que pueden pasar horas, días o incluso años con la presencia de un virus en sangre sin que este se manifieste o sea detectado. Un ejemplo es un caso de una persona portadora de SIDA, puede presentar el agente infeccioso en la sangre, y contagiarlo pero no sufrir síntoma alguno de la enfermedad de modo que puede pasar mucho tiempo hasta que se detecte de forma casual.
      Por otra parte, dentro de las “enfermedades invisibles” a las que te refieres que puede contener la sangre son variadas, como se ha dicho, muchas de las enfermedades víricas pueden pasar totalmente desapercibidas durante mucho tiempo. Por otro lado se puede hablar de enfermedades que afectan a los elementos de la sangre, como la anemia, desarrollo de procesos tumorales, trombosis… Estas enfermedades no suelen mostrar síntomas en sus estadios precoces, de modo que resultan invisibles en su aparición.
      Espero haber resuelto sus dudas.

      Muchas gracias por visitar nuestra revista online.

      Un saludo.

      1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto