Tecnología

La tecnología que nos rodea, ¿afecta a nuestra salud?

29/10/2014
Número de visualizaciones

La industria tecnológica crece día a día sacando al mercado multitud de aparatos de nueva tecnología y con los que nos rodeamos cada vez con mayor frecuencia. Los aparatos como televisores, microondas, móviles, teléfonos inalámbricos, ordenadores, wifi etc. están presentes en la vida de cualquier persona. Normalmente  no nos paramos a  pensar si el funcionamiento de estos aparatos  influye a nuestra salud, pues son radiaciones de ondas electromagnéticas y que al estar rodeados de ellas día y noche es difícil pensar que no nos influya en nada. Sería muy interesante que se trabajase sobre ésta línea en profundidad, pues ya hay artículos de investigación que apuntan a que si que influye y no es precisamente con fines positivos. Por contrapartida, en otros artículos nos cuentan que no hay peligro porque no son radiaciones ionizantes (consideradas como perjudiciales) si no que son radiaciones electromagnéticas a baja radiación por lo que no afecta.

Los resultados de las investigaciones que han obtenido resultados alarmantes sobre los efectos que producen estas ondas de baja frecuencia es que se han obtenido como resultado que si que producen efecto nocivos para la salud del nivel de patologías como leucemia en adultos y niños, cáncer cerebral en adultos y niños, cáncer de mama femenino y masculino, abortos espontáneos, suicidio, enfermedad de Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica (enfermedad de Lou Gehring) y enfermedades cardiovasculares incluyendo infarto del miocardio.

Sin duda plantea que se realice un análisis de la situación actual y  replantearse muchos aspectos que quizás nunca nos hayamos planteado como que las multinacionales puedan poner a nuestro alcance aparatos que puedan influir en nuestra salud.

En edificios de nueva construcción donde hay trabajadores que están en contacto permanente con campos electromagnéticos, según el profesor Bardasano (doctor en medicina, catedrático de la Universidad de Alcalá y presidente de la federación europea biolectromagnetismo) en investigaciones que ha realizado sobre la influencia de las ondas de las antenas de las telefonías móviles, el wifi y demás ondas con las que convivimos en el trabajo, han producido multitud de casos en los que aparece una disminución de calidad de vida entre los que se encuentran el insomnio el cansancio progresivo y continua, dolores de cabeza, estrés… Esto se desencadena porque estas ondas inhiben la producción de una hormona esencial “la melatonina”, hormona encargada de que se desarrolle el curso del sueño, es un antioxidante potente que hacia con especial acción en la protección del ADN y por lo tanto es un componente esencial para la protección del organismo contra enfermedades degenerativas como el propio cáncer. Por lo tanto, el ritmo biológico si parece verse afectado por estas ondas ya que interfieren en la producción de la glándula pineal situada en el cerebro y encargada de segregar la hormona melatonina.

En medicina se utilizan estas ondas como método de rehabilitación de tejidos pero se hace de manera controlada, aplicando en tiempo, localización y en potencia exacta y personalizada a cada paciente. Por otro lado tenemos las ondas del Sol, que en dosis adecuadas son beneficiosas para la absorción de algunas vitaminas pero en excesos produce melanomas cancerosos.

Como en todo, cada persona es única y tiene mayor o menor capacidad de afectación de las cosas, pues interfiere la biología propia y el entorno o medioambiente del que esté rodeado. Hay personas muy sensibles que a cualquier cambio produce una respuesta inmediata, como el desarrollo de un tumor de mama, y otras que resisten más las cuales solo manifiestas síntomas como dolores de cabeza, agotamiento o insomnio.

Estos cambios en la persona se producen porque las ondas electromagnéticas son ondas que estresan lo que ocasionan enfermedades que tiene un origen de desarrollo con este factor. El mecanismo de aviso del organismo son los signos de estrés en lo que aparecen dolores de cabeza, agotamiento, insomnio y que si no consigues contar estos síntomas de forma adaptativa proseguirán y producirán otras enfermedades más graves como el desarrollo de tumores y/o cáncer.

Según el profesor Bardasano, en referencia al mecanismo de funcionamiento de los móviles actuales y los materiales con los que son elaborados, pueden ser cambiados por otros más modernos y que permitirían que el factor descrito desapareciera, pero al parecer no lo están utilizando por razones desconocidas.

Animo a que hagan una reflexión sobre los aparatos que tienen en casa, si son necesarios o no y que valoren si es necesario que, por ejemplo, tengamos la televisión encendida si no la estamos viendo, si el teléfono móvil es necesario tenerlo encendido durante toda la noche y si es imprescindible usar el microondas en todas las ocasiones que desee calentar un alimento, descongelarlo o precocinarlo.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto