El destino de un obeso

Número de visualizaciones
24/12/2012

Comienzo con este vídeo puesto que ha sido el detonante que me ha motivado para volver a escribir sobre obesidad, centrándome en la repercusión que tienen los padres sobre la alimentación de sus hijos.

Ya he tratado directa o indirectamente esta temática en varias ocasiones anteriormente:

Si leen estas entradas a la Revista Digital encontrarán datos muy preocupantes: por ejemplo, que de los niños/as españoles de entre 6 y 9 años, el 26,2% presenta sobrepeso y hasta un 18,3% padece obesidad. ¿A quién se le puede atribuir la responsabilidad de esta situación?

Yo reparto esta responsabilidad entre los padres, los mercados y las políticas educativas, pero en este post me voy a centrar en el papel de los padres:

Los padres son la máxima autoridad para un niño, por tanto, son los máximos responsables de la educación de éste. Ante el ritmo de vida tan frenético que nos impone la sociedad actual, muchos padres carecen de tiempo físico para dedicarle a una buena educación para sus hijos. Pero, ¿Qué hay más importante que la felicidad de un hijo? ¿Qué hay más importante que la salud?

Podemos imponernos otros objetivos en la vida, tratando de ocultar lo que realmente es importante, tratando de justificar que optemos por dejarnos llevar por la vida que nos imponen las sociedades más opulentas. Pero no hemos nacido para tener el coche más caro o una casa en la costa, si formamos parte de este mundo es para intentar transmitir nuestros genes a generaciones venideras (biológicamente hablando).

Es posible que haya quien no esté de acuerdo conmigo, pero al fin y al cabo somos animales, esto no debemos olvidarlo. Sé que no todo el mundo tiene la posibilidad o la predisposición a tener hijos, situación que respeto y aplaudo, ya que estamos sobrepoblando nuestro planeta. Aun siguen existiendo millones de personas que mueren cada día por no tener nada que llevarse a la boca, sin embargo, nos encontramos con que otros tantos millones mueren por llevarse demasiado, y este es el problema que encontramos en sociedades como la nuestra y sobre el que hay que actuar.

Así pues, seamos consecuentes, con este post no quiero crear ningún tipo de controversia, sino todo lo contrario, mi intención es concienciar a todo el que lo lea. Es necesario desconectar el “modo automático” que la mayoría de nosotros tenemos “activado de serie” y pararse a pensar antes de llevar a cabo alguna acción: Esto que voy a realizar a continuación, ¿Cómo va a afectar a mi vida? ¿Cómo va a afectar a mi salud? ¿Qué repercusión va a tener en las personas que me rodean, que están a mi cargo, que confían en mí?

Tener un hijo es algo muy serio, y antes de tomar la determinación, debemos hacernos estas preguntas. De hecho, ante cualquier situación podemos planteárnoslas:

Antes de encender un cigarrillo, antes de atiborrarnos de grasas poco saludables (bollería, precocinados, etc.), antes de dar de comer a nuestros hijos, antes de permitir que se queden en casa ante la videoconsola, antes de quedarnos sentados en el sofá toda una tarde, antes de utilizar el coche para realizar un trayecto que podríamos realizar andando, antes de utilizar el ascensor, etc, etc.

En definitiva, como comentan en el vídeo principal del post “Inteligencia alimentaria”: ¿Qué haría una persona que se quiere así misma ante esta situación? ¿Qué haría una persona, que quiere vivir con salud, en este momento? ¿Qué haría una persona que ha comprendido que uno de los regalos que la vida nos ofrece es la salud?

Espero no haberles agobiado con tanta pregunta abierta, pero lo que realmente espero es que sean capaces de incorporar alguna de estas preguntas a su rutina diaria.

Así pues, volviendo al tema central de este post (Obesidad infantil), hago un llamamiento a todos los padres, futuros padres o personas que tengan a su cargo un niño/a que se planteen estas preguntas antes de tomar una decisión que les afecte tanto directa como indirectamente, o sea, ante cualquier situación.

España ya supera a Estados Unidos en obesidad infantil, y cada uno de nosotros tenemos la llave para invertir esta tendencia. En nuestras manos está que la sociedad adulta del futuro, la que será el sustento económico del país, sea una sociedad sana, con una gran capacidad de trabajo y con una esperanza de vida y de salud óptima. Si fracasamos en este sentido habremos fracasado como padres, como educadores, como profesionales de la salud, como ciudadanos, como sociedad, como especie.

Agradecería enormemente vuestros comentarios y reflexiones.

Un saludo, y ¡feliz navidad a todos!

0
Categorizado en: Ciencias del deporte

4 Comentarios

  1. natalia.pozo.romero dice:

    si te entiendo lo intentare gracias un saludo

    0
  2. natalia.pozo.romero dice:

    yo lo entiendo yo tengo un hijo con 8 años al cual despues de su colegio y hacer sus deberes va todas las tardes a deportes desde pequeño no esta toda la tarde con la play al cual le gusta como todos los niños de hoy pero a lo q me refiero q tengo conocidas con hijos obesos y q ves la merienda q le da la madre delante tuya y q me quedo asombrada pero q haces si encima se creen q un bollycao es alimento y si les dices algo le puede sentar mal y no tiene nada q ver con el estres de vida si le da un bollycao cuando tiene mas tiempo q yo q trabajo y por lo tanto tiene mas tiempo para darle una alimentacion mas sana pq lo tengo yo q no paro espero haberme explicado bien un saludo

    0
    • Juan Carlos Benavente Juan Carlos Benavente dice:

      Hola Natalia, gracias por tu comentario.
      Lamentablemente, lo que comentas de las madres de los compañeros de tu hijo es algo muy común hoy día. Aunque les pueda sentar mal, si yo estuviese en su lugar me sentiría obligado a comentarles que no están actuando de la mejor manera para la salud y el futuro de sus hijos.
      Estamos en contacto a través de este y otros post que sean de su interés.
      Un saludo

      0
  1. 02/05/2013

    […] figura del dietista-nutricionista está siendo cada vez más demandada por una sociedad cada día más obesa y enferma, influida por los hábitos de vida que le imponen los mercados. De buena tinta les digo que en los […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto