Que es el sarro

Diferencias entre sarro y placa bacteriana ¿Hay que eliminar a los dos?

17/09/2021
Número de visualizaciones

Los anuncios de dentífricos son difíciles de comprender: el sarro, la placa bacteriana, las sonrisas robóticas que aparecen… conceptos intrínsecos al Marketing en pasta de dientes y, por lo general, ajenos a nuestro mundo cotidiano. En el presente artículo trataremos de explicar al menos dos de esos tres enigmas de la odontología: Diferencia entre sarro y placa bacteriana y si el sarro y la placa bacteriana son los principales problemas a los que nos enfrentamos a la hora de mantener una dentadura sana.

Imprescindible el cuidado bucal diario

Todos nos preocupamos por el cuidado de nuestra salud bucodental. Al fin y al cabo, nuestra boca forma parte de acciones imprescindibles y totalmente cotidianas, como comer, hablar, además de la importancia estética que representa… Por otro lado, pocas cosas hay más molestas que los problemas en la boca, lo que genera ese terror milenario que infunde en cualquier persona con corazón la palabra “dentista”. Por esta razón es muy importante la prevención: el cuidado diario de nuestra boca nos evitará de una forma muy sencilla males mayores.

Y dentro de la prevención de enfermedades bucodentales, el sarro y la placa bacteriana representan dos de las principales amenazas a nuestros dientes. Ciertamente, ambos son elementos que todos hemos escuchado infinidad de ocasiones, pero… ¿sabemos en qué consiste cada uno?

¿Qué es la placa bacteriana?

La placa bacteriana es esa película transparente que tenemos de forma permanente sobre nuestros dientes. La placa bacteriana es algo que forma parte de nuestra dentadura, siempre habrá flora bacteriana en nuestra boca, pero es importante controlarla para evitar que se acumule y acabe provocando diferentes enfermedades o convirtiéndose en sarro. La mejor técnica para controlar la placa bacteriana es lavarse los dientes con regularidad.

Existen infinidad de buenos consejos a la hora de realizar un correcto cepillado de los dientes y que darían para escribir un artículo nuevo, pero aquí solo quiero reflejar el más importante: cepillarse los dientes antes de ir a dormir. Ten en cuenta que, durante el sueño, la boca permanece cerrada, inactiva, segregando menos saliva… y toda esta tranquilidad es un paraíso para las bacterias de nuestra boca, lo que provoca un aumento natural e incontenible de la placa bacteriana. Por eso, dado que es el momento donde se da una mayor proliferación de la placa bacteriana, el cepillado previo al sueño es el más importante de todos, evitando que se produzca de una manera descontrolada y dañina.

Entonces, ¿Qué es el sarro?

Por su parte, el sarro (también conocido como cálculo dental o tártaro) consiste en la mineralización de la placa bacteriana. Se localiza a nivel supra y subgingival, y se forma por la precipitación de sales minerales extracelular e intracelular.  Así, la diferencia entre sarro y placa bacteriana es que el sarro es la mineralización de la placa, un cepillado no será suficiente para eliminarlo y tendremos que recurrir a otros métodos para deshacernos de él. Concretamente, a la ayuda del dentista. Mediante una limpieza dental, totalmente indolora y que no requiere ningún tipo de anestesia, la persona especialista en odontología se encarga de eliminar todo el sarro presente en tu dentadura. Si aún no estás convencido de la importancia de eliminar la acumulación de sarro en tu dentadura, ten en cuenta que los componentes principales del sarro son el fosfato cálcico, el mismo compuesto que forma las piedras del riñón, y el carbonato cálcico, que es la molécula que forma las rocas calizas.

¿Y por qué es necesario controlar al sarro y la placa bacteriana? Porque son los principales factores en el desarrollo de enfermedades bucodentales, como caries o enfermedades periodontales, como la gingivitis. Un exceso de placa bacteriana provocará un deterioro del esmalte y una irritación de las encías que puede degenerar en problemas mayores.

La clave para evitar el sarro y la placa bacteriana es la prevención

Ahora que ya conocemos en qué consisten la placa bacteriana y el sarro tenemos más razones para enfrentarnos a ellos. Aunque no presentes ninguna dolencia y te encuentres bien, no olvides priorizar la limpieza e higiene bucodental de tu dentadura para cuidarla y evitar la aparición de los problemas asociados al sarro y a la placa bacteriana. Todos sabemos que siempre es complicado prevenir, ocuparse de un problema que todavía no existe, pero en el ámbito de la salud nunca hay que olvidar que, como sucede siempre con todo lo importante, no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos.

¡A sonreír!

Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto