Métodos para la detección de alteraciones cutáneas

Métodos para la detección de anomalías cutáneas

09/10/2019
Número de visualizaciones

Las alteraciones de la piel constituyen una importante pista para el diagnóstico de distintas patologías con afectación multiorgánica. Al ser la piel un órgano superficial, permite localizar con relativa facilidad los primeros signos que pueden alertarnos de una patología subyacente. Por esto resulta crucial la detección de anomalías cutáneas.

En el ámbito de la dermatología, el diagnóstico está basado tanto en la exploración física y la observación de la piel como en el estudio de la historia clínica. Para la detección de anomalías cutáneas se examina la piel en busca de lesiones elementales y su patrón de distribución.   Para confirmar el diagnóstico existen distintos procedimientos auxiliares.

Si quieres conocer los principales métodos para la detección de anomalías cutáneas sigue leyendo. En el siguiente artículo te explicaremos en qué consisten estas técnicas de detección  y el tipo de alteraciones al que se enfoca cada uno de ellos.

Luz de Wood

La luz de Wood (luz negra) es un tipo de luz ultravioleta de onda larga (entre 320 – 400 nm). Aunque la luz ultravioleta es invisible para el ojo humano, al iluminar determinadas sustancias con UVA de onda larga se produce un fenómeno denominado fluorescencia que consiste en la emisión de luz visible de distintos colores por parte de estas sustancias.

Por lo general, una piel sana tendrá muy poca fluorescencia debido a que la melanina absorberá la mayor parte de la onda y como consecuencia apenas emitirá luz visible. Sin embargo, al utilizar una lámpara de Wood en determinadas alteraciones cutáneas sí se produce fluorescencia. Aunque el uso de esta luz no es suficiente para confirmar el diagnóstico, contribuye en gran parte para establecerlo y definir la extensión de las lesiones.

La luz de Wood se utiliza principalmente para la detección de anomalías cutáneas infecciosas, metabólicas (porfirias) y trastornos de la pigmentación.

En relación a las enfermedades infecciosas, el eritrasma se caracteriza por la emisión de una fluorescencia naranja roja-brillante mientras que la tiña del cuero cabelludo y la infección por Pseudomonas emiten una fluorescencia verde.

En cuanto a los trastornos de la pigmentación, permite distinguir entre la hipopigmentación y la despigmentación que se da en alteraciones como el vitíligo. En este caso, la fluorescencia es de color blanco.

Biopsia cutánea

Una biopsia cutánea consiste en la extracción de una pequeña muestra de piel para su posterior análisis con el microscopio. Se utilizan para la detección de anomalías cutáneas infecciosas, alteraciones como la psoriasis  y  cáncer de piel.

Existen distintos tipos de biopsias cutáneas:

  • En sacabocados: consiste en la extracción de una pequeña muestra cutánea de forma redonda. Para su extracción se utiliza un bisturí hueco con forma circular que se gira en el sentido de las agujas del reloj y en el sentido contrario para cortar unos 4mm de grosor y llegar a la capa de tejido graso situada por debajo de la dermis.
  • Rasurado: en este tipo de biopsias se extrae una capa fina de la piel afectada mediante el uso de una cuchilla u otro tipo de herramienta afilada. Como resultado se puede observar un pequeño hundimiento en la zona pero no suelen ser necesarios los puntos de sutura.
  • Por escisión: consiste en la extracción de una zona completa o nódulo de piel anormal. Después de este procedimiento suelen ser necesarios los puntos de sutura.

Como norma general se les aplicará anestesia local a los pacientes antes de la realización de una biopsia cutánea.

Prueba del parche

Esta prueba se realiza para comprobar si una determinada sustancia está causando dermatitis alérgica por contacto.  Con este procedimiento pueden detectarse alergias tardías, es decir, aquellas que tarden varios días en desarrollarse.

Para la realización de esta prueba de aplican distintos alérgenos en pequeñas cantidades, sobre los parches que se colocan en la piel. Algunas de las sustancias causantes de dermatitis de contacto a las que se exponen a los pacientes son el látex, medicamentos, tintes para el cabello, metales y resinas. 

Los parches se sitúan sobre la espalda o el brazo y la piel de debajo se evalúa pasadas unas 48-96h tras la aplicación. Es muy importante que durante este tiempo, los pacientes traten de no mojar los parches.

En la prueba del parche pueden producirse falsos positivos cuando las concentraciones de los alérgenos producen reacciones más irritativas que alérgicas. Los falsos negativos se producen cuando en los parches no se incluye el antígeno responsable.

Prueba de Tzanck

Tzanck fue quien popularizó la técnica en 1947 y debido a él lleva su nombre. Esta prueba constituye un método económico y sencillo para el diagnóstico y la detección de anomalías cutáneas causadas por virus como herpes simple (I y II) y varicela-zóster.

El examen consiste en el estudio microscópico de las células obtenidas en la base de vesículas o ampollas. Se suele realizar sobre vesículas activas intactas preferentemente. Para ello se realiza una aspiración del líquido de las vesículas sospechosas o se realiza un raspado de la base de las lesiones ulcerosas con bisturí si las hubiera.

Las muestras obtenidas se fijan en un portaobjetos y se tiñen con tinciones de Wright o de Giemsa.   La presencia de células multinucleadas gigantes es signo de infección por herpes simple o herpes zóster.

Diascopia

Tiene como objetivo determinar si un eritema es secundario a la presencia de sangre con vasos superficiales propio de lesiones inflamatorias o vasculares o se debe a una hemorragia con extravasación de eritrocitos propia de anomalías como la púrpura. Esta anomalía cutánea debe su nombre a que su principal manifestación es la presencia de manchas de color púrpura de unos 4 mm en la piel y las membranas mucosas.

Consiste en la compresión de las lesiones cutáneas por medio de una lámina de vidrio o plástico transparente para eliminar por presión la sangre acumulada en los capilares y comprobar si el eritema se aclara.

Si se trata de una lesión hemorrágica la piel no palidecerá al presionarla. Por el contrario, cuando se trate de lesiones inflamatorias y vasculares la piel se aclarará con la presión.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto