Atividad física, Vigoréxia, imagen corporal, bulímica

Culto al cuerpo, ¿diversión o religión?

11/09/2013
Número de visualizaciones

Decir que hoy en día, existe un culto al cuerpo generalizado entre una parte de la población joven, no nos sorprendería, tan sólo hay que pasar cerca de un gimnasio para comprobar que están llenos de gente ejercitándose para encontrarse en mejor forma, lo que puede llegar a sorprendernos es hasta dónde puede llegar algo tan recomendable y sano como la práctica de ejercicio físico.

En determinados sectores de la población, sobre todo entre jóvenes de entre 15 y 27 años, existe una serie de alteraciones de la imagen corporal tales como la anorexia, la bulimia y la vigorexia, provocadas por una preocupación y exageración en la importancia de la imagen corporal.

La alteración de la imagen corporal se divide en un componente afectivo, la insatisfacción corporal que sería el grado en el que los sujetos valoran o desprecian su cuerpo, y otro componente más perceptivo que sería la distorsión de la imagen corporal que supone la precisión en la determinación del tamaño corporal.

Esto en un principio, es algo bastante asumible para la gran mayoría, ya que estamos familiarizados con casos reconocidos o noticias en los medios de información relacionadas con el tema. Hasta aquí puede ser comprensible que una persona adulta padezca alguno de estos problemas, como consecuencia de episodios traumáticos en su infancia o desencadenantes sociales que dan lugar al excesivo culto al cuerpo. Pero, nuestra forma de ver las cosas ¿cambiaría si se tratase de un niño de apenas 3 o 4 años? Por supuesto que sí, no estamos familiarizados a contemplar problemáticas de este tipo en individuos tan pequeños.

Estudios recientes, reflejan que la población infantil con problemas y trastornos de alimentación, está subiendo de forma exponencial en los últimos años, algo que se consideraba como trastornos en la fase adulta de la persona, están apareciendo en niños por todo el primer mundo.

Los expertos achacan como principales causas de estos problemas a la importancia extrema que algunos padres tienen sobre su propio cuero, esto es trasmitido de forma inconsciente a los hijos, que no hacen otra cosa que imitar comportamientos de los adultos.

Con esto quiero resaltar la importante función del deporte para nuestras vidas, los beneficios que nos aporta la práctica deportiva son incontables, pero también reflexionar sobre el abuso de este, que puede llevarnos a obsesionarnos con nuestro cuerpo y perder la objetividad de dicha práctica.

0
Categorizado en: Ciencias del deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto