Celíacos: dieta sin gluten

¿Cómo saber si soy celíaco?

Número de visualizaciones
26/04/2018

En la actualidad un gran número de personas sufre la intolerancia al gluten (proteína que poseen algunos cereales). Pero el verdadero problema radica en que el 75% de los celíacos no saben que padecen esta enfermedad y no siguen una alimentación adecuada a su problema, por lo que continúan consumiendo cereales sin saber que les está afectando negativamente.

Para saber si alguien padece esta intolerancia, es importante destacar que no es necesario que aparezcan unos síntomas característicos como diarrea o dolor abdominal, ya que algunas personas pueden no presentar estas reacciones. Además la enfermedad puede ser latente, es decir, que no aparezca en edades tempranas (niñez y adolescencia) pero sí en la madurez o en la vejez.

Para aquellas personas que sí presenten síntomas, los más comunes son:

  • Para niños: nauseas, vómitos, diarreas grasas, retraso en el crecimiento, pérdida de peso, anorexia, debilidad muscular…
  • Para adolescentes: dolor abdominal, diarrea, dolores de cabeza, retraso en el crecimiento, anemia (sobre todo en mujeres), problemas cutáneos…
  • Para adultos: diarrea, anemia, pérdida de peso y masa muscular, osteoporosis, abortos (en caso de mujeres embarazadas)…

En cuanto a aquellas personas que no presenten síntomas, se pueden diferenciar en pacientes que padecen la enfermedad pero sin sintomatología, pacientes que presentan la enfermedad pero con una dieta apropiada la han superado y pueden seguir una dieta normal (latentes) y personas con altas probabilidades de padecer la intolerancia (potenciales). Estas últimas personas tendrán un 13% de posibilidades de padecer una enfermedad celíaca latente (en un cierto momento consumirán gluten y no les afectará) y un 50% de padecer la enfermedad de forma asintomática.

En todos los casos, las personas con antecesores celíacos tienen muchas más posibilidades de padecer esta enfermedad, y dentro de esas personas las mujeres tienen aún más posibilidades (el doble).

La mejor forma de verificar si una persona padece esta problemática es realizar unos análisis serológicos, los cuales son recomendables para aquellas en las que se sospeche la existencia de celiaquía (por síntomas) y en personas familiares o descendentes de un celíaco. Ante cualquier sospecha, lo mejor es acudir a su alergólogo.

1+
Categorizado en: Sector Alimentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto