CÓDIGOS PAOS

Código PAOS: alimentos y publicidad.

22/10/2013
Número de visualizaciones

Decía Pitágoras “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”, una frase del todo acertada  que ha perpetuado en completa vigencia hasta nuestros días, recordándonos que la educación es uno de los pilares fundamentales de las sociedades y que su existencia nos previene de males mayores en el futuro.

Desde el punto de vista sanitario, esta frase viene como “anillo al dedo” a la problemática que actualmente están padeciendo las sociedades desarrolladas, esto es, las cifras cada vez más elevadas de obesidad infantil y las consecuencias que se derivan de esta enfermedad. Malos hábitos adquiridos durante los periodos de la infancia y adolescencia (sedentarismo y consumo continuado de bebidas azucaradas y grasas saturadas, entre otros), hacen mella en la salud de esta población y repercuten de manera significativa en su edad adulta, generando problemas sanitarios a todos los efectos (enfermedades, ingresos hospitalarios, caros tratamientos farmacológicos, importantes costes para los sistemas sanitarios…etc.).

Si bien es cierto que “más vale prevenir que curar”, también lo es que para prevenir hay que saber.  Y para saber tiene que existir alguien que nos enseñe, ya que la mayoría de los presentes no gozamos del don de ser “autodidactas”. En los contextos sanitarios, la educación también es la clave, y al igual que en el resto de facetas de nuestra  vida, los primeros años son fundamentales para sentar las bases del desarrollo futuro.

¿Código PAOS?

Cada vez es más frecuente escuchar hablar de Educación para la Salud y de su importancia en el ámbito escolar, familiar y sanitario. Padres, profesores y profesionales de las ciencias de la Salud, se encargan de guiar a estos “locos bajitos” en la ardua tarea de la consecución de hábitos de vida saludables que les permitan alcanzar todos los objetivos de su desarrollo y gozar de unas óptimas condiciones y bienestar. Sin embargo, en esa triada de interventores,  se nos olvida el efecto que sobre esta población tiene la publicidad en los medios de comunicación (televisión e internet principalmente), pudiendo echar al traste todos nuestros esfuerzos en esta materia, gracias a su poder incalculable de convicción y a la ingenuidad propia de este segmento de edad. Motivos creo,   más que suficientes como para exigir compromiso por parte de las Industrias Alimentarias, en la elaboración de  sus campañas de marketing.

Conscientes de esta situación, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), viene promoviendo desde el año 2005 el Código PAOS, es decir, el Código de Regulación de Publicidad de alimentos y bebidas dirigidas a los menores como campaña de prevención de la obesidad y la enfermedad.

Los efectos en los mensajes publicitarios dirigidos a menores

De acuerdo con este código deontológico, en los mensajes publicitarios de aquellas marcas de alimentos y/o bebidas suscritos al mismo y que estén dirigidas a menores de 12 años en televisión y menores de 15 ,en internet , no se fomentarán nunca hábitos y patrones de conducta poco saludables (comer de manera excesiva, beber compulsivamente, promover ni presentar de manera condescendiente rutinas sedentarias), haciendo hincapié en todo lo contrario, esto es, mantenimiento de una alimentación balanceada y variada y la realización de ejercicio físico, y no presentando nunca el alimento el cuestión, como sustitutivo de alguna de las comidas principales.

Código PAOS: Objetivo

Con estas medidas se pretende aunar esfuerzos de toda la comunidad en el importante reto que tiene la Salud Pública en materia de obesidad, protegiendo a los menores frente a las comunicaciones por esta vía e induciendo en ellos modificaciones en sus hábitos alimenticios y de actividad física.

 

0
Categorizado en: Ciencias del deporte

1 Comentario

  1. dice:

    En primer lugar quiero felicitarle por este interesante artículo. Esta iniciativa de la FIAB a mi parecer es muy necesaria e importante a la hora de educar a los más jóvenes en hábitos de vida más saludables. Es así porque las horas que los niños pasan delante de la televisión son excesivas en general, y por ella les entra tanta información que se hace prioritario controlarla. La televisión por tanto debe ser un “educador” más, junto a padres, profesores y demás adultos. De todos nosotros depende el futuro de nuestros jóvenes. Pero las familias deben ejercer el papel principal y muchas no lo hacen, por ignorancia o simplemente por pereza. Enlazo el tema con otro buen artículo donde trató dicha problemática.
    En mi trabajo como profesora de Educación Secundaria me asombro cada día de los casos de alumnos que no desayunan, que comen de cualquier manera a la hora del recreo, otros que van camino a su casa a la hora del almuerzo con un puñado de chucherías. Llegan a casa y nadie les enseña a comer sano, y si a esto unimos la influyente televisión todo el día conectada, tenemos una verdadera bomba de relojería para los chavales.
    Por tanto el Código PAOS, que considero excelente y muy necesario, debe estar unido a la promoción del aprendizaje de modos de vida saludables dentro de las familias. Muchas gracias.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto