Clonación de mamuts y otras especies extinguidas

Pleistocenic Park: La clonación de Mamuts

25/11/2021
Número de visualizaciones

Con la llegada del CGI y de la mano de los efectos prácticos, la industria cinematográfica consiguió extraer a los dinosaurios del imaginario colectivo para convertirlos en estrellas de Hollywood ¿Quién no recuerda la tan aclamada entrega de Jurasic Park del año 1993?

Para decepción de muchos, resulta completamente imposible clonar un dinosaurio. Los fósiles más recientes datan de hace 66 millones de años y no son otra cosa que roca (no se puede obtener de material genético de ellos).  Sin embargo, no toda esperanza está perdida para los fans de la ciencia ficción. Hace aproximadamente 4600 años (un periodo de tiempo irrelevante desde el punto de vista geológico en nuestro planeta) se extinguió una especie que convivió con nuestros antepasados, el Mamut lanudo (Mammuthus primigenius).

Las extremas condiciones de Siberia permitieron que numerosos ejemplares de esta especie permaneciesen congelados durante miles de años, preservando muchos de sus tejidos y órganos internos prácticamente intactos, incluso se ha llegado a extraer sangre líquida de un ejemplar encontrado en los últimos años. El hallazgo de restos tan bien conservados ha permitido disponer de material genético y de núcleos celulares viables, poniendo sobre la mesa la posibilidad de la clonación de mamuts.

La clonación de Mamuts; tan cerca pero tan lejos...

Si bien esto suena prometedor, existen diversos problemas a los que este ambicioso proyecto deberá enfrentarse. Entre otras cosas, la reprogramación incompleta de las marcas epigenéticas, que puede dar como resultado una metilación aberrante del ADN, patrones erróneos de modificaciones histónicas o inactivación deficiente del cromosoma X.

Por otra parte, algo muy frecuente que ocurre con los clones son las anomalías placentarias (la placenta no se llega a formar correctamente durante la implantación del embrión). Estas pueden llegar a comprometer seriamente la viabilidad del embrión e incluso provocar una interrupción del desarrollo embrionario.

Si a todos estos problemas sumamos el hecho de que los científicos encargados del proyecto pretenden insertar los núcleos de células somáticas de mamut en ovocitos de elefante asiático, el proyecto adquiere nuevas dimensiones de complejidad. Si bien esta especie es la que se encuentra más cercana al mamut desde el punto de vista filogenético, se trata de un animal en serio peligro de extinción. Esta realidad fuerza a los científicos a actuar con cautela, ya que la obtención de ovocitos viables y de madres candidatas se convierte en un cuello de botella.

¿Estamos jugando a ser Dios? Dilemas éticos de la clonación de mamuts

Aunque la clonación de mamuts resulte atractiva desde diversos puntos de vista, ha planteado una serie de dilemas morales dentro de la comunidad científica. La pregunta que más peso tiene al respecto entre los detractores es qué papel desempeñará en los ecosistemas actuales una especie extinta hace miles de años. Por otra parte, los que defienden el proyecto argumentan que la megafauna siberiana no se extinguió por causas naturales, sino por la acción del ser humano. Además, se recalca que esta especie se extinguió definitivamente hace tan solo 4600 años, por lo que el mamut lanudo aun sería capaz de ocupar un nicho ecológico en nuestro planeta.

Por último, los argumentos más contundentes a favor de la resurrección de los mamuts comparan el papel de la megafauna actual con la megafauna extinta. Se ha comprobado que muchas plantas, sobre todo determinadas especies arbóreas con frutos de gran tamaño requieren de la presencia de megaherbívoros para la dispersión de sus frutos y semillas. Además, la evidencia científica ha demostrado que la eliminación de los megaherbívoros de un entorno determinado potencia la abundancia de especies arbóreas. Esto resulta en una reducción de la diversidad de especies vegetales con una mayor demanda de luz solar, conduciendo a su vez a un aumento en la frecuencia de incendios.

Gigantes pero delicados

Si bien es de todos aceptado que el ser humano es el responsable de la desaparición de esta especie, parece ser que además, la baja diversidad genética contribuyó también en mayor o menor medida. El análisis del genoma completo de dos muestras encontradas una en la isla de Wrangel y otra en Oimyakon con una antigüedad de 4336 y 44828 años respectivamente, pusieron este hecho en evidencia. Teniendo en cuenta lo espaciadas que están en el tiempo ambas muestras y lo similares que son entre sí, se presume que el mamut lanudo era extremadamente sensible a los cambios ambientales, pudiendo haber condicionado su desaparición de la isla de Wrangel.

Un pasito más cerca de la clonación de mamuts

Para realizar la clonación de mamuts, lo científicos plantearon dos posibles estrategias:

Teniendo en cuenta que se dispone de la secuencia completa tanto del DNA genómico como del mitocondrial del mamut lanudo, se puede realizar un ensamblaje “sintético” del genoma del mamut. Para este fin se puede organizar el DNA en cromosomas usando como guía el genoma y el cariotipo del elefante. Posiblemente sea necesario utilizar el genoma mitocondrial del mamut y empaquetarlo dentro de una mitocondria artificial.

Otra estrategia sería la transferencia de núcleos aislados de tejido de mamut a ovocitos de elefante. El primer problema que plantea este enfoque está relacionado con la antigüedad del material genético. Aunque las bajas temperaturas a las que se han conservado los restos de mamut han favorecido la conservación de las secuencias intactas, es inevitable que el ADN genómico sufra una degradación progresiva. Normalmente se producen roturas de doble cadena, y desaminación de depurinación, incluso en ocasiones, pueden provocarse delecciones.

En la actualidad, el proyecto de clonación es llevado a cabo por un equipo que tiene su sede en Harvard, al cargo del doctor George Church. Este grupo utiliza la técnica CRISPR-Cas de edición genética para transferir fragmentos de DNA de mamut a fibroblastos de elefante. El objetivo es en esencia generar células madre pluripotentes para explorar la formación de tejidos "similares a los del mamut", y en última instancia, una vez verificada la funcionalidad de estos, se pretende efectuar la embriogénesis mediante el uso de estas células madre.

Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto