como fortalecer el sistema inmune

Cómo fortalecer el sistema inmune

Número de visualizaciones
23/06/2015

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones y, por esto, es muy importante saber cómo fortalecer el sistema inmune.

Por medio de una serie de pasos, su cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que causen daño. Cuando su sistema inmunológico está funcionando adecuadamente, le protege de infecciones que le causan enfermedad.

Las razones por las cuales nuestro sistema inmune se ve debilitado son múltiples. A continuación podremos conocer algunos puntos clave que influyen directamente en el sistema inmune y se darán algunas pautas a tener en consideración para conseguir mejorarlo.

Cómo fortalecer el sistema inmune: los aspectos implicados

Tranquilidad

El estado de nerviosismo o intranquilidad va a afectar de forma exponencial a todos los procesos que se desarrollan en ese momento en las esferas bio-psico-social.  El estar en un situación de excitación permanente, en el que el estado de alerta es superior a la capacidad de soportarlo por el organismo, produce que todos los procesos fisiológicos entre el que se encuentra el sistema inmune, se vean alterados y su funcionamiento no sea el adecuado, dejando vía libre a la intrusión de algunos patógenos.

El nerviosismo y el estrés también generan un consumo de vitaminas y energía que disminuyen nuestras defensas. Nuestra flora intestinal se ve comprometida y normalmente se debilita, el 70% de las defensas de nuestro organismo se encuentran aquí y por ello, la toma de probióticos, los cuales regeneran la flora intestinal, previene la aparición de infecciones.

Alimentación

El sistema inmunológico constituye nuestra protección contra las enfermedades. Dada su complejidad, resulta muy difícil evaluar los efectos de la dieta en este sistema, pero hay evidencia de que algunos factores dietéticos afectan a la respuesta inmunológica de nuestro organismo.

Las claves están en tener una dieta equilibrada y sana, en la que las grasas de origen animal estén disminuidas y las que se aporten sean procedentes del pescado, de frutos secos, etc. La ingesta de bacterias presentes en lácteos fermentados como el yogurt o el kéfir aumentan las defensas intestinales. También es beneficioso el consumo constante de todas las vitaminas y minerales necesarios. Para ello la ingesta de fruta  y verduras es esencial.

Hábitos de vida

Llevar un estilo de vida saludable en el que la dieta y el ejercicio sean los pilares básicos de nuestro día a día, marcará que permanezcamos sanos y fuertes. Evitando los tóxicos como las drogas y dejando a un lado el sedentarismo para dar paso al ejercicio físico moderado, y practicar relajación emocional marcará un camino directo al bienestar pleno de nuestro cuerpo y mente, proporcionando un aumento en el sistema que nos defienda frente a los patógenos que nos afecten.

Sueño

Un adulto debe dormir entre 6 y 8 horas al día para mantener el sistema inmune a punto, dejar en reposo el organismo y poder restablecer el orden interno. Cuando dormimos se producen varias hormonas que están relacionadas con la estimulación del sistema inmune. Al igual que cuando no dormimos otras hormonas aumentan su nivel, concretamente el cortisol.

Por tanto si algo te quita el sueño, este reseteo o puesta a punto no será completado, por lo que tendrá efectos de mal funcionamiento de los sistemas y procesos del organismo. Niveles altos de manera continua dañan los sistemas, provocan aumento de la glucemia  en sangre, subida de peso, aumento de la tensión arterial y disminución de las defensas. Es decir, que estamos más susceptibles de sufrir infecciones y lo que es peor, a largo plazo puede provocarnos una enfermedad: diabetes, hipertensión, trastornos cardiovasculares…

Existen remedios para poder conseguir relajarse, conciliar el sueño, que este sea de calidad y podamos conseguir el efecto deseado.  Desde la fitoterapia podemos encontrar múltiples opciones para tal fin, como por ejemplo, la amapola de californio, valeriana, pasiflora, espino blanco… son algunas que podrían ayudarte a disminuir el nerviosismo, dormir mejor e indirectamente a aumentar tus defensas.

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto