cómo evitar el bruxismo

Cómo evitar el bruxismo

26/10/2015
Número de visualizaciones

Rechinar de dientes… quizá suene un poco apocalíptico pero si ahora mencionamos “Bruxismo” a lo mejor ya ni os suena.  Se trata del mismo término, y consiste en un hábito involuntario de apretar o desplazar los dientes que puede ocurrir durante el día pero principalmente sucede por la noche en las horas de sueño.

Se estima que más del 70% de la población española sufre  Bruxismo aunque la mayoría no sea consciente de padecerlo (según confirma un informe realizado por expertos en El Hospital Ruber Dental de Madrid.) Descubre más sobre este hábito y cómo evitar el bruxismo

¿Cuales son las causas del bruxismo?

El principal factor de sufrir esta parafunción mandibular es el alto nivel de estrés, ansiedad y nerviosismo que cada vez se incrementa más en nuestra población. Son múltiples las patologías y enfermedades que se derivan directamente del estrés cotidiano haciendo que sea tan mal amigo de la salud, y entre las múltiples formas de somatizar el estrés los dientes también se ven afectados.

El comportamiento más característico del bruxista es una hiperactividad de los músculos temporales y maseteros que puede provocar una hipertensión muscular en la nuca y cuello, como consecuencia se produce dolor facial, problemas cervicales y de espalda, dolor de cabeza y de oído semejante a la otitis.

Por otro lado apretar los dientes también tiene otras consecuencias nefastas para la salud, ya que se produce un desgaste excesivo y prematuro de los mismos, así como una probable movilidad y pérdida dentaria a medio plazo. Por si esto no fuera poco, el bruxismo mantenido en el tiempo también puede llegar a dañar la mandíbula y alterar la alineación dental.

Solución: cómo evitar el bruxismo

Sin embargo no hay que alertarse, puesto que el bruxismo tiene solución y además es sencilla, es verdad que se trata de un hábito que al ser provocado por una disfunción del sistema nervioso central, no se puede erradicar de manera absoluta ni prevenir puesto que es muy difícil de detectar hasta que no se ha desarrollado o se manifiestan sus consecuencias.

Es por ello que hay que resaltar la importancia de acudir a las revisiones periódicas con el dentista para poder evitar los efectos negativos con un diagnóstico precoz.

Para combatir ésta patología los distintos tratamientos van a depender del estado en el que se encuentre el bruxismo. Cuando está en un estadío leve, lo más común es utilizar una “férula de descarga” para proteger los dientes de la presión que se realiza al apretar.

En aquellos casos en los que el factor desencadenante sea algún problema psicológico (como puede ser la ansiedad) es aconsejable, además de utilizar la férula de descarga, recurrir a técnicas de relajación, así como otro tratamiento para disminuir la ansiedad según prescripción facultativa.

Cuando el estadío ya es más avanzado, se recurre a la rehabilitación total con coronas para restaurar los tejidos dentales que hayan sido desgastados y mejorar el funcionamiento biomecánico de la boca.

Y recuerda que para vencer el estrés… “No hacer nada te deprime, hacer mucho te estresa, estar en el medio es destreza

0
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto